El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén Es viernes por la mañana, y Miguel Cardenal regresa de un periplo que le ha llevado por Bruselas, con escala en Lille para acompañar a la ÑBA en la semifinal del Eurobasket contra Francia, y nuevamente a Madrid para pasar por La Moncloa y, después de atender en exclusiva a Palco23, presentar un informe sobre la reducción de deuda de La Liga. Es una muestra del ritmo de actividad que ha imprimido el presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD) a este organismo.

Ha metido mano en las federaciones, logrado un acuerdo de TV para el fútbol y potenciado los deportes menos mediáticos… ¿Los objetivos que se marcó al llegar eran tan ambiciosos?
Cuando llegué hice un documento y algunas de estas medidas ya estaban ahí y otras no, pero la situación económica ha obligado a ellas porque nos ha conducido a un ejercicio de realismo. La que para mí es más querida de todas desde el punto de vista profesional es la reconducción del fútbol como yo la entiendo. Yo siempre decía que aquí había una crisis endémica porque no había un año que no fuera deficitario; en los últimos quince años los concursos de acreedores han sido un plan de saneamiento encubierto porque se ha quitado mucha deuda y se ha refinanciado… Eso parecía imposible de revertir, pero fijamos el control económico. Más de un equipo amenazó con impugnarlo judicialmente, pero estos años están teniendo beneficios, reduciendo deuda, e incluso en crisis han logrado un sector serio, que no lo había sido nunca.

E incluso clubes, como el Levante UD, que pueden permitirse llegar a decir que no quieren venderse
Tras las manifestaciones por Celta y Sevilla en 1995, la gente pensó que aquí se podía incumplir, que no pasaba nada. El cambio de imagen ahora es espectacular. Se ve en la llegada de inversores: el primer año y medio que estuve aquí no venía nadie y ahora prácticamente siempre hay alguien que quiere comprar un club. Antes venían falsos jeques a los que todo el mundo les hacía recibimientos, y ahora en cambio vienen dueños de franquicias de ligas profesionales americanas y se les dice que no. Pero es que también han venido operadores extranjeros de televisión, como beIN Sports; es bueno que haya competencia, que vengan todos, y yo creo que vendrá Fox… Valoro mucho la transformación porque era difícil; había un respeto para el fútbol profesional desde los gobiernos que era excesivo e injustificado, y creo que no se había defendido el interés general y ahora es difícilmente reversible lo que se ha hecho en estos últimos años.

Miguel Cardenal Entrevista 650

Miguel Cardenal, presidente del CSD, atendió a Palco23 en su despacho oficial.

¿Estrecharán aún más el control sobre los clubes?
Todavía hay prácticas que no consideramos que sean oportunas, pero los clubes saben que tienen que ir con cuidado. En estos meses que todavía quedan de legislatura vamos a aprobar alguna medida legislativa en el reglamento de desarrollo del Real Decreto Ley de derechos de televisión que va a ser muy importante para garantizar la buena gobernanza del fútbol.

¿Puede dar alguna pista?
Aún tenemos que ver cuál sería su encaje, pero nos estamos planteando que sería una buena medida que, junto a las auditorías que los propios clubes y SAD encargan, haya también una auditora común que les audite a todos conjuntamente o alguna otra fórmula. Todas estas irregularidades que se están destapando… En el caso de Osasuna, por ejemplo, su auditor no había detectado nada y ese caso lo podríamos replicar hasta el infinito. Creemos que hay una debilidad en lo que tiene que ser un instrumento de control básico y que no está funcionando, y nos gustaría darle una solución. Estamos barajando varias alternativas.

¿Confía en que el próximo verano sea el último en el que el CSD deba decidir si un equipo asciende o desciende?
No es bueno que existan estos problemas, y creo firmemente en la oportunidad de que los equipos que tienen un deporte profesional se agrupen y gestionen todo lo que tiene que ver con la economía del mismo y lo que es el modelo de liga. Ahora bien, las ligas están para eso y no puede ser que caigan en lo que también es una tentación razonable: ayudar al club de los que ya están dentro. Lo que viene ocurriendo en algunos ámbitos invita a una reflexión y se lo hemos dicho a la ACB: es oportuno que haya reformas legales que encaucen los problemas que se están viendo.

¿Y por que no se ha hecho?
En esta legislatura, la gran reforma que se ha hecho del deporte profesional creo que era la más urgente. Es la de la venta centralizada de los derechos de televisión del fútbol,  porque llevaba dos décadas de retraso respecto a Europa. Es verdad que en otros aspectos no hacen falta reformas de tanto calado, pero sí algún retoque con la experiencia de los casos que comenta.

La ley de transparencia ha ayudado a conocer la realidad de muchos federaciones, pero, ¿es una medida suficiente para este necesario control o hacen falta nuevas medidas?
En general hay que decir que tenemos suerte, e incluso en el mundo federativo se ha instalado la conveniencia de seguir las buenas prácticas, exigencias que antes no tenían, pero lo que yo querría señalar es que filosóficamente la mejor manera de controlar una federación es el control interno. El Estado, a parte de las cautelas que ya toma al igual que hace con las empresas del Ibex35, lo que tiene que hacer es fomentar y garantizar la democracia interna; es la mejor manera de que no se incurra en prácticas que consideramos incorrectas.

¿Y cómo se consigue despertar ese espíritu?
En lugar de estar todo el día vigilando a ver dónde me están engañando, hay que activar a la gente de dentro para que vea que esas cosas no se pueden hacer. No es una preocupación nueva: las órdenes electorales se aprueban en el CSD. Un conflicto importante de nuestro país con la Fifa fue cuando hace ocho o diez años se intentó cambiar la orden electoral del fútbol y finalmente se cedió a las presiones de la Fifa y no se hizo lo que se quería hacer. Cómo se fomenta la democracia interna es una experiencia común; en las federaciones hay que fomentar lo mismo que en cualquier otra corporación, sindicato, partidos políticos y asociaciones de empresarios. Labor pedagógica, normativa, que se adecúe a su estructura. En general, insisto, el nivel de gobernanza de nuestras federaciones, comparado con el de otros países de nuestro entorno, es razonable. Siempre hay excepciones.

¿No tenemos que pensar que lo sucedido con el fútbol, el tenis, la caza o el tiro con arco son situaciones normales del ámbito federativo?
Son unos cuantos, pero estamos hablando de que hay 66 federaciones en España. El control ha sido tan exhaustivo para poder garantizar que las cosas se están haciendo razonablemente bien. El 90% no genera problemas, sin que ello no suponga que tenemos que avanzar, por ejemplo, con la mayor representación de los deportistas de alto nivel, que sabemos que eso es un contrapeso y necesario. Siempre es bueno profundizar y es una demanda ciudadana de toda la sociedad que haya más instrumentos de participación.

Antes hablábamos de los derechos de televisión. Tras la aprobación de la venta centralizada puso mucho el acento en que un porcentaje de dinero vaya a los deportistas de disciplinas menos mediáticas. ¿Se podrá aplicar esta misma temporada?
Este año no se puede porque aún no ha habido venta centralizada de manera formal. Vamos a tener mucho dinero y podremos plantear ayudar a estos deportistas del pasado, a quienes están en activo y esto les coge ya en el final de su carrera… Aquí convives con los deportistas del Centro de Alto Rendimiento (CAR), y es muy injusto que una persona se vaya de aquí con 35 años y cero días cotizados. Hay reconocidos atletas del pasado cuya pensión de jubilación es de 700 euros, y  hay exjugadores que con 71 años aún no se pueden jubilar porque no tienen el periodo mínimo de tiempo cotizado. Es muy injusto por parte de un país.

A nivel de patrocinios, muchos clubes celebran el programa España Compite, pero piden más ayudas para atraer a las empresas a deportes menos mediáticos. ¿Se profundizará en este ámbito con incentivos fiscales?
La valoración es buena y hemos llegado a donde queríamos llegar. Hay una regla en la economía del deporte que dice the winner takes all (el ganador se lo lleva todo) y aquí de lo que se trata es de que el fútbol profesional no se quede todos los patrocinios. Esa medida estaba pensada para eso, limitando el patrocinio a 50.000 euros, y ha permitido que sea muy capilar. Hay una medida que no se ha ponderado todavía suficientemente porque no se ha aplicado, que es la reforma de la ley del IRPF y ha establecido un microfunding espectacular, con una desgravación del 75% en el IRPF para donaciones de hasta 150 euros y de un 30% para importes superiores. Para entidades de este tipo va a ser muy positivo y la cantidad de dinero que puede llegar ahí.

Las entidades dicen que no es suficiente…
Es evidente que cuanto más profundas sean las medidas fiscales más ayudas se van a recibir. El PP ganó las elecciones asegurando una ley de mecenazgo, que quizás no ha sido tan ambiciosa porque tampoco conocíamos la situación real del Gobierno y la consolidación fiscal se convirtió en prioridad. Pero, en el ámbito del deporte, en este contexto hemos salido muy bien parados y hemos tenido muchos eventos de especial interés que han permitido financiar campeonatos importantes.

Desde aquí hemos hecho mucho trabajo de acercar a algunos deportes minoritarios a las empresas, que creo que era importante. Las reformas fiscales en sí mismas son poco eficaces: el mundial de tiro con arco recibió la calificación de evento de especial interés y, pese a que las empresas podían desgravarse un 90%, no han conseguido apenas ningún patrocinador. Tiene que haber un producto que se ponga en valor y en eso hemos trabajado mucho aquí: que la gente los vea, exposiciones por las calles, acuerdos con la asociación de moda para que las chicas no sólo salgan en Polideportivo sino que tengan notoriedad. Creo que lo hemos conseguido. Mire los patrocinadores del balonmano hace cuatro años y ahora, o la natación sincronizada. Faltaba un compromiso del CSD para decir que los nuestros eran los débiles, el fútbol profesional no necesita que yo vaya a hacerme fotos con ellos.

Miguel Cardenal Entrevista2 650

Durante la entrevista, Cardenal…

¿Y con las empresas se ha hecho algún tipo de pedagogía?
También a las empresas les hemos pedido una cosa vital. Antes, cuando patrocinaban un evento deportivo minoritario o un atleta, lo hacían casi más como si fuera RSC, y lo que les hemos ido diciendo es que pongan en valor a los deportistas, que demuestren que ese patrocinio es rentable. Son ellas las que saben crear riqueza o valor. No me importa tanto los 100.000 euros que me pueden dar a un deportista, club o federación, como que digan que se los han dado y que su retorno ha sido de medio millón o 300.000 euros. Eso es lo que tiene que hacer que venga más dinero. O implicarse para saber en qué países pueden utilizarlo.

¿Carbonell y su apuesta por el bádminton sería el caso?
Carolina Marín, por ejemplo, en Asia es un fenómeno. Si usted quiere vender aceite de oliva en este continente, sepa que esta chica venderá más botellas de aceite que el Real Madrid en Asia, o en algunos países por lo menos. Y eso tienen que descubrirlo los responsables de marketing de las empresas. Si me quiero ir a Corea o México, igual es bueno ir con el taekwondo, o si me quiero ir a Canadá, como hizo OHL, igual es mejor coger a Javier Fernández, porque allí el patinaje sobre hielo es brutal, y eso también se puede llevar a la microescala aquí. Si quiero hacer un desayuno ecológico, por qué le voy a pagar X dinero a una actriz y no a Ruth Beitia. Que no vayan a lo fácil.

Aquí es muy importante la exposición mediática. Movistar+ ha apostado fuerte por la Asobal y la ACB. ¿Eso libera a TVE para una apuesta más decidida por estos deportes emergentes?
Sí, pero creo que se mitifica un poco a la televisión. Si ve las audiencias de Teledeporte, por ejemplo el waterpolo lo ven unas 35.000 o 40.000 personas. Y sin embargo hay atletas de este deporte, como Jennifer Pareja, que tienen un potencial de atracción grande… la capacidad de penetración en la sociedad no es exclusividad de la televisión, y hay mucho trabajo por hacer y que también lo tienen que hacer las federaciones. Hasta ahora se les ha pedido que sean excelentes en lo deportivo, y ahora tienen que ser capaces serlo a la hora de generar recursos.

Tanto remover el sector del deporte a nivel institucional y económico le ha valido muchas críticas de injerencias. ¿Supone un gran desgaste o le quedarían fuerzas para seguir cuatro años más si alguien se lo pide?
Yo no tenía una vinculación política y estoy muy agradecido de que me ofrecieran este puesto porque lo he disfrutado mucho. Con aciertos y errores, he intentado hacerlo lo mejor posible. Si gana el PP, que me gustaría, pues habrá un ministro o ministra que asuma el ministerio con la cartera de deportes y será esa persona la que con toda la libertad decide si me quiere proponer que siga. Yo me lo pensaré con cariño, pero no quiero condicionar a nadie. No sería justo.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles