El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 IBM irrumpe en el negocio del deporte. La multinacional tecnológica quiere abrir mercado en un sector donde ya han entrado Atos, Microsoft o Infosys, y lo hará de la mano de Jim Rushton, que llega a la compañía como responsable del área de deporte, entretenimiento y experiencia del aficionado tras ejercer como director general de ingresos de los Miami Dolphins de la NFL y su estadio, el Sun Life Stadium.

El grupo estadounidense no estará sólo en este proyecto, ya que ha buscado aliados empresariales para crear un consorcio capaz de ofrecer soluciones a medida, además de desarrollar soluciones conjuntas e intercambiar propiedad intelectual. “En conjunto, los miembros del consorcio ya están trabajando con más de 250 de los mejores estadios del mundo; ofrecemos a los clientes una capacidad integrada que abarca el diseño, la estrategia, la tecnología y los datos para impulsar el crecimiento y el beneficio en todos los negocios de la empresa deportiva”, aseguran en un comunicado.

Además de IBM, en el proyecto también están el despacho de arquitectura y diseño HOK, que ha participado en la concepción de equipamientos como el Met Life Stadium; las firmas de ingeniería y construcción AecomWhiting Turner; las empresas de infraestructura tecnológica, software y televisión por Internet Alcatel-Lucent, Anixter, CommScope, Corning, Juniper Networks, Ruckus Wireless, Schneider Electric, Smarter Risk, Tellabs, Ucopia, Zebra Technologies, YinzCam, Zhone, y los proveedores de telecomunicaciones AT&T, Verizon Enterprise Solutions, Level 3 y Zayo.

La multinacional tecnológica argumenta su irrupción en el deporte porque, según un reciente estudio de A.T. Kearney, el deporte genera anualmente 700.000 millones de dólares en todo el mundo y es un mercado que crece a un ritmo muy superior al del PIB de los países. Sin embargo, IBM indica que “menos de la mitad de los centros deportivos estadounidenses ofrecen siquiera la conectividad básica los días de partido; aún menos están equipados para satisfacer las expectativas de los aficionados en cuanto a servicios inalámbricos para dispositivos móviles, opciones de comercio electrónico y de entretenimiento, y la entrega de datos y análisis de eventos y rendimiento deportivo”.

Rushton, el hombre que se encargará de dirigir este gran proyecto, considera que la oportunidad de negocio está en que “las empresas deportivas y los estadios deben buscar la manera de conocer a sus seguidores como individuos, y convertir esa lealtad en nuevas fuentes de ingresos, no sólo los días de partido, sino los 365 días del año”. “Es una experiencia en curso que se inicia cuando un aficionado compra las entradas, viaja a la lugar y asiste a un evento, pero continúa mucho después de que finalice el evento”, añade.

Además del personal que dedique exclusivamente al consorcio cada una de las compañías, Rushton dispondrá de un equipo formado por un centenar de expertos en diseño de experiencias, movilidad, marketing y análisis de datos, que podrán apoyarse en una red mundial de veinte estudios de diseño digital.

En su comunicado, IBM recuerda que ya había participado en la industria del deporte, después de 25 años colaborando con los Grand Slams de tenis y de haber ayudado al Masters de golf a lanzar en su día su primera página web. También ha colaborado en el desarrollo de una decena de estadios de la NFL en EEUU.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles