El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 Este ha sido el año de Regreso al futuro y Kelme ha querido aprovecharlo para lanzar una original campaña comercial de cara a la Navidad. El fabricante ilicitano de artículos deportivos abrirá una tienda temporal en Madrid entre el viernes y el sábado de esta semana (días 18 y 19), en la que los clientes sólo podrán pagar con pesetas que aún puedan tener por casa.

En concreto, Kelme pondrá a la venta cien modelos de su colección K Generation, inspiradas en los modelos con los que la marca se dio a conocer en la década de los ochenta y los noventa. Y sí, los vendedores sólo aceptarán como contraprestación el pago de cien pesetas, es decir, que el par de zapatillas no costará ni siquiera un euro. Esta iniciativa se pone en marcha en pleno fervor por las sneackers en España tras la irrupción de grandes multinacionales como New Balance.

CARTEL KELME POP UP

Campaña de Kelme ambientada en la película de ‘Regreso al Futuro’

Con el lema “Vuelve la marca que nunca se fue”, Kelme pretende ambientar la tienda de 76 metros cuadrados en una habitación de un adolescente de los años 80-90 con elementos característicos de la época: casetes con auriculares, vinilos, relojes digitales, pósters de películas antiguas, entre otros. El local está situado en la calle San Lorenzo, en la zona del barrio de Chueca.

El objetivo de esta iniciativa es “crear un punte de unión entre dos generaciones: los padres, que sí conocieron la marca, y sus hijos entre 18 y 25 años”. “Por eso, la mejor forma de hacerlo es a través de algo que hoy en día une a las dos generaciones: el mundo retro. Con esta acción se pretende que los hijos vuelvan a pedir a sus padres que les presten cien pesetas“, explican.

La compañía, controlada por el fondo de capital riesgo Tirant, pretende dar una oportunidad a las pesetas ya que el plazo de cambio de estas monedas finaliza en el año 2020. Según el Banco de España, en febrero de 2015 “todavía faltaban por cambiar 1.661 millones de euros en pesetas, el equivalente a 276.367 millones de pesetas, de los que 858 millones de euros (142.769,19 millones de pesetas) se guardan en billetes, y 803 millones (133.607 millones de pesetas) en monedas”.

En paralelo, Kelme irrumpió en octubre en el negocio del pádel con su propia línea de palas y pistas. La compañía ilicitana ha anunciado que completa su oferta de calzado específico para este deporte con una “colección de palas con características técnicas de primer nivel, donde la potencia, el control y la técnica se combinan a la perfección”. Kelme también dispone de textil y accesorios como pelotas, por lo que considera que “ofrece una gestión 360º a clubes”.

Kelme espera alcanzar los 15 millones de euros de facturación en 2015, después de crecer un 30% en 2014 y alcanzar los once millones en ventas. Europa es el continente más importante para Kelme, con una presencia relevante en mercados como Holanda, Bélgica y Europa del Este. Uno de los retos de la compañía alicantina es introducirse en Francia y Reino Unido. La firma también vende sus zapatillas en Rusia, China, Japón e India; en este último país, dispone de un acuerdo de licencia con el Grupo Shivas para operar una decena de tiendas monomarca.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles