El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 La gamificación se ha convertido en uno de los conceptos estrella de la industria de los gimnasios, y hay empresas dispuestas a aprovechar esta nueva tendencia en España. MyZone, empresa nacida en 2012 en Reino Unido, ha incorporado a su equipo a Fran Gutiérrez como nuevo responsable del fabricante de bandas de monitorización del entrenamiento en el país para abrir mercado.

El objetivo del hasta ahora director de expansión de Rock Gym, la cadena lanzada por los creadores de las peluquerías Marco Aldany, es ganar presencia en el mercado español, donde hasta ahora no había operado y en el que se encontrará con la competencia de marcas locales como WeFitter, que, con un modelo de negocio distinto, apuesta por estrategias de fidelización mediante juegos.

Y eso que a nivel global ya existen 2.500 clubes repartidos en 32 países (especialmente EEUU y Reino Unido) que utilizan esta tecnología como herramienta para fidelizar a más de 300.000 usuarios. “La tecnología proporciona a los usuarios información instantánea sobre la intensidad del entrenamiento, así como la retroalimentación con el tiempo, lo que permite realizar un seguimiento del progreso tanto si están entrenando dentro de la instalación como lo hacen fuera”, explica MyZone en un comunicado.

El fundador y consejero delegado de la empresa, Dave Wright, asegura que su apuesta por España responde al plan de internacionalización trazado, y que al otro lado del Atlántico les ha permitido firmar un acuerdo con LA Fitness, que posee 800 instalaciones en Estados Unidos y California. Jorge Rosales, consultor de MAS y que ayudará a desarrollar la marca en el país, ha añadido que la marca “dará a los operadores españoles una herramienta con la cuál conocer el entrenamiento y la intensidad de sus usuarios a través de métricas muy precisas, además de una estrategia de comunicación y marketing muy potente que les hará destacar de la competencia”.

El sistema se basa en puntos que se asignan por cada entrenamiento, basado en el porcentaje de frecuencia cardíaca de cada usuario. De esta manera, dos personas de diferente constitución física pueden competir de igual a igual porque lo que se mide es su esfuerzo en relación a su capacidad.

Una de las principales barreras de acceso para MyZone podría ser su precio, ya que cada una de estas bandas de frecuencia cardíaca cuesta 149,99 euros que debería asumir el usuario. Según explica Rosales, este precio se rebaja a 99 euros si el cliente compra la banda a través del gimnasio, que además se queda un porcentaje de la venta. Sus creadores, además, defienden que la inversión permite a los centros deportivos “hacer acciones de gamificación permitiendo que sus clientes puedan competir entre sí, en igualdad de condiciones e independientemente de su nivel de condición física”.

Frente a este modelo está el de WeFitter, que ha optado por centrarse en el desarrollo de la app de gamificación y aprovecharse de los sistemas de análisis de sistemas ampliamente utilizados por los consumidores, como el propio MyZone, Garmin, Polar, FitBit o Suunto. Con menor grado de precisión que éstas, también están Endomondo o Strava. En su caso, la puntuación se basa en las calorías quemadas por el usuario, para lo que deben fiarse en su caso de que ofrece su peso y altura real antes de trackear su actividad.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles