El diario económico
del negocio del deporte

Guillermo G. Recio La distribución no quiere quedarse atrás. Los fabricantes de artículos deportivos cuentan con sus propios portales de comercio electrónico desde hace años y ya ofrecen experiencias digitales a los consumidores cuando visitan sus tiendas propias. Sin embargo, las cadenas y centrales de compra que antes copaban el total de las ventas deportivas, ahora deben ponerse al nivel de sus proveedores para seguir creciendo y competir en atractivo frente a los clientes.

Los consumidores de artículos deportivos confían cada vez más en los e-commerce, y es que cada mes se buscan 1,3 millones de bicicletas y 800.000 productos de running sólo en Amazon.es. La plataforma fundada por Jeff Bezos tiene cada vez más importancia en España, donde en diciembre recibió 7,7 millones de visitas únicas a su página web.

Su director de comunicación en el país, Adam Sedó, remarcó este lunes en una jornada organizada por la Ispo Academy Barcelona que el principal reclamo para la distribución deportiva es su market place, que pone en contacto al vendedor con el comprador. “Tenemos 285 millones de clientes activos (han realizado una compra en los últimos doce meses) en el mundo, por lo que aportamos a las tiendas mucho más tráfico y con un alcance internacional”, señaló.

El director de la tienda de deportes de Amazon España e Italia, Hernando Moncaleano, añadió que “es una opción muy interesante para marcas que quieren vender fuera”, ya que el 40% de las empresas españolas que utilizan este sistema tienen el 40% de sus ventas en el extranjero.

El directivo también comentó la gran oportunidad para fabricantes, porque “contamos con unos servicios para ayudarlos en sus ventas, como puede ser el envió de muestras de productos a los usuarios que más opinan en la plataforma para proporcionar reviews antes de que el artículo salga al mercado”.

Amazon bicicleta e-commerce

Captura de pantalla del producto deportivo más buscado en Amazon.es

Sin embargo, no todo es tan fácil, ya que algunas centrales de compra admiten que hay marcas que no permiten que cuelguen sus productos en este tipo de market place, lo que puede ser un obstáculo más al negociar con los proveedores o incluso un motivo de poner fin a su relación comercial.

Por otro lado, donde no hay conflicto de intereses es en la experiencia del consumidor en el propio punto de venta. María Fernanda González, consejera delegada de la compañía de marketing de proximidad Moca, explicó que con la colocación de beacons se está permitiendo impactar a los clientes con una segmentación que antes era impensable. “No se trata de recibir un push porque sí, sino que el consumidor vea una recompensa por tener tu aplicación y compartir sus datos”, comentó.

El socio y presidente de la consultora RocaSalvatella, Genís Roca, hizo énfasis en el nuevo paradigma de los datos. “Nos enfadamos si las compañías tienen nuestros datos, pero también nos enfadamos si no los utilizan”, añadió. Roca también concretó que desde la aparición de Internet, los cambios en la actividad empresarial han ido a más: “en 1995 se trataba del departamento de tecnología, en 2005 del de comunicación y marketing, y en 2015 se implica a la dirección general”.

Es decir, que mientras antes se focalizaban los esfuerzos en mejorar la tecnología y estar en redes sociales para participar en la conversación de los consumidores, ahora las necesidades del mercado muestran que el cambio se está produciendo en el negocio digital, donde el Big Data es imprescindible.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Mateu Alemany

Director general del Valencia CF

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Todos los perfiles