El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 Nike quiere dar un impulso a su producción el continente americano, y ha escogido a Apollo Management Global para hacerlo. La multinacional de artículos deportivos ha sellado una alianza con uno de los principales fondos de inversión en el mundo para construir una red de suministro capaz de “aumentar la capacidad de fabricación regional, permitir la entrega más rápida y de más productos personalizados a los consumidores, e impulsar la inversión en sostenibilidad”.

Los términos económicos del proyecto no han trascendido, pero sí que Apollo ha tomado el control de varios proveedores textiles que ya operaban en Norteamérica y Centroamérica: New Holland, un fabricante de ropa que emplea a 9.000 personas, y el operador logístico ArtFX. La nueva compañía creada tiene “planes para invertir en avanzar en sus operaciones de fabricación y su experiencia para producir ropa innovadora, técnica y personalizada”, según explican en un comunicado.

Además, aseguran que la nueva subsidiaria del fondo seguirá adquiriendo otros proveedores para diversificar. “Esto creará un ecosistema textil más integrado verticalmente, desde los proveedores de materiales y fabricantes de prendas de vestir, a retoques finales, almacenaje y logística”, añaden. “Estamos encantados de poder trabajar con Apolo en el replanteamiento de un nuevo modelo de cadena de suministro para revolucionar la fabricación de prendas de vestir en las Américas”, ha celebrado Eric Sprunk, director de operaciones de Nike.

La multinacional estadounidense, líder en este segmento de negocio, también ha dejado claro que uno de los motivos del sí a esta iniciativa ha sido que Apolo “se ha comprometido a integrar la sostenibilidad y la transparencia en el negocio, la inversión en nuevas tecnologías, la integración vertical de los elementos críticos de la cadena de suministro y la entrega de los mejores productos de Nike a nuestros socios del comercio minorista y el deporte”.

Josh Harris, cofundador y director senior del fondo de inversión, ha argumentado sobre esta operación que “vemos una tremenda oportunidad para satisfacer la creciente demanda de fabricación responsable de ropa para atender a las crecientes expectativas de los consumidores por los productos entregados cuándo y dónde ellos quieran”. Y, pese a que Nike no aporta un sólo dólar a la creación de un gigante regional del aprovisionamiento, el ejecutivo asegura que “esta alianza estratégica es una muestra del compromiso de Nike para aumentar las capacidades de fabricación regionales, impulsar la inversión en la innovación y la creación de crecimiento a largo plazo”.

La multinacional de artículos deportivos cerró su ejercicio fiscal 2016, finalizado en mayo, con un beneficio neto de 3.760 millones de dólares, lo que supone un incremento del 15% respecto al año anterior. La facturación del grupo creció a un ritmo más moderado por el impacto de las divisas (+6%) y alcanzó los 32.376 millones de dólares, lo que la mantienen como la principal marca de este negocio.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles