El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 GoPro vuelve a poner en marcha otro plan de reestructuración. El fabricante estadounidense de cámaras de acción ha anunciado que despedirá al 15% de su plantilla para reducir gastos operativos en aproximadamente 650 millones de dólares (611 millones de euros).

En un comunicado, GoPro detalla que este plan incluye el cierre de su división de entretenimiento, la reducción de instalaciones y la supresión de alrededor de 200 puestos de trabajo a tiempo completo y la cancelación de las vacantes pendientes de cubrir.

La compañía, que espera le ayude a alcanzar su objetivo de lograr un negocio rentable en 2017, calcula que este plan de reestructuración tendrá un coste de entre 24 millones y 33 millones de dólares (entre 22,6 millones y 31 millones de euros), que se aplicarán a los resultados del cuarto trimestre. De este importe, entre 13 millones y 18 millones de dólares (entre 12,2 millones y 16,9 millones de euros) serán destinados a las indemnizaciones por despido.

“La demanda de GoPro por parte de los consumidores es sólida y hemos estrechado nuestro enfoque para concentrarnos en nuestro negocio principal”, ha señalado el fundador y consejero delegado de GoPro, Nicholas Woodman. El directivo ha asegurado que cuentan con una “clara hoja de ruta para recuperar el crecimiento y la rentabilidad en 2017″.

Por su parte, el presidente de GoPro, Tony Bates, ha anunciado su intención de abandonar el cargo a finales de este año: “Mi época en GoPro ha sido una experiencia increíble. En los últimos tres años GoPro ha visto un enorme progreso en tecnología de cámaras, software y crecimiento internacional. Hoy GoPro tiene un sólido equipo de liderazgo enormemente enfocado en su negocio principal y la rentabilidad”.

Cabe recordar que en enero de este año ya despidió a 105 de sus 1.500 trabajadores. La razón por la que la compañía dejó de dar trabajo al 7% de su personal se debe a que, después de aumentar su plantilla un 50% en el pasado año, no se cumplieron los resultados previstos para el último trimestre de 2015.

GoPro fue una de las marcas pioneras en la fabricación de cámaras de acción, pero la creciente competencia que ha surgido en este segmento está provocando que 2016 esté tiñéndose de rojo. Las pérdidas de la compañía entre enero y septiembre se dispararon hasta 303,3 millones de dólares, y contrastan con el beneficio neto de 70,6 millones de dólares que obtuvo en este mismo período de 2015.

El principal elemento que explica este desplome de la rentabilidad es la debacle de los ingresos, que se redujeron a la mitad; mientras que en los nueve primeros meses del año pasado facturó 1.183,4 millones de dólares, en este mismo intervalo de 2016 se ha quedado en sólo en 644,9 millones de dólares. Ello, después de que la venta de cámaras pasara de 4,58 millones entre enero y septiembre de 2015 a 2,48 millones de unidades en el mismo intervalo de 2016. Además, la caída en este periodo fue generalizada en América, Europa y Asia.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles