El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 Infinit Fitness no quiere ponerse aún techo. La cadena de gimnasios, que opera bajo el régimen de franquicias, prevé abrir seis nuevos centros en los próximos doce meses, que se incorporarían a los diez existentes y que se concentran en la Comunidad de Madrid. Y para lograrlo, no descartan lanzar su particular opa sobre “gimnasios que ya estén en funcionamiento, pero que necesitan adaptarse a los nuevos tiempos”.

La compañía fundada por Marcos Borja, que concluyó 2015 con cuatro nuevos gimnasios, confía en poder rebasar los 10.000 usuarios durante el presente ejercicio, lo que se traduciría en un crecimiento del 70%. En este sentido, la ventaja de trabajar con gimnasios ya existentes pero que necesitan una puesta al día sería la menor inversión necesaria por parte del franquiciado. “Estamos en conversaciones con propietarios interesados en nuestro modelo, que les permitirá renovar su equipamiento, a la vez que reducen gastos, obtienen un soporte en marketing e imagen, y logran una mayor cuota de mercado”, defiende el empresario.

Se trata de una gran ventaja para determinados gimnasios que se mantienen independientes, pero que han visto cómo marcas internacionales se despliegan en sus mercados con proyectos renovados y cuotas mensuales agresivas con las que es difícil competir. “El nuevo año supondrá la aceleración de la reestructuración del sector de los gimnasios, muy atomizado, y en el que ya se ha venido observando cómo los gimnasios independientes se unen a grandes cadenas”, opinan en Infinit Fitness.

Más allá de la búsqueda de nuevos franquiciados, algunos ya existentes, como Juan Francisco Ramírez, han anunciado su intención de abrir “no menos de 6 ó 7 nuevos gimnasios durante el próximo lustro”. “Mantenemos nuestros planes de expansión junto a nuestros franquiciados, que ya se unen a la marca con la previsión de gestionar varios establecimientos”, añade ahora Borja.

La apertura de un centro de Infinit Fitness 24/7, según explican, exige una inversión inicial de entre 70.000 euros y 300.000 euros, en función del proyecto. Se trata de un esfuerzo económico inferior al que exigen otras cadenas, pero que “permite recuperar la inversión en unos 18 meses”. En conjunto, la red existente generó una facturación de 1,8 millones de euros en el último año completo, cuando sólo habían seis instalaciones abiertas.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles