El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 Infinit Fitness ha inaugurado su décimo gimnasio, con una novedad que les hace considerar al centro de Sanchinarro (Madrid) “el más espectacular abierto por la cadena hasta la fecha”. Se trata de la incorporación de una sala de clases dirigidas, de 60 metros cuadrados, en la impartirán sesiones de pilates y zumba, entre otros.

El centro, en la zona de Las Tablas, tiene una superficie total de 552 metros cuadrados que se han dividido en seis zonas de trabajo específico. A la citada sala de clases, hay que añadir un espacio con bicicletas estáticas para clases virtuales de cycling; entrenamiento funcional, donde han incorporado las máquinas de Queenax en virtud de su acuerdo de proveedor con Precor; zona de 150 metros cuadrados para máquinas de cardio, y 150 metros cuadrados para las zonas de peso guiado y libre.

La cadena fundada por Marcos Baroja considera que esta franquicia ha desarrollado uno de los establecimientos “más grandes y mejor equipados de la red”. El centro está gestionado por Diana González y Genaro Lorenzo, quienes se han comprometido con Infinit Fitness a abrir al menos dos gimnasios más. ¿Cuándo? “En cuanto hayamos puesto éste a velocidad de crucero, algo que hemos previsto para finales de año”, avanzan.

Infinit Fitness Sanchinarro 650

El Infinit Fitness de Sanchinarro tiene seis zonas de entrenamiento.

El proyecto de estos dos emprendedores entra dentro de la estrategia de la cadena, partidaria de aliarse con franquiciados dispuestos a construir su propia red de gimnasios. Para facilitar la financiación, Baroja ha creado un club de inversión, por el que algunas entidades financieras y un fondo inversor que él gestiona se comprometen a financiar con hasta un millón de euros a aquellos emprendedores que, por lo menos, se comprometan a abrir tres centros en tres años bajo su marca.

Poner en marcha un Infinit Fitness cuesta entre 250.000 euros y 300.000 euros. Este importe incluye los 120.000 euros de las máquinas de entrenamiento, que ahora Banco Sabadell y Santander podrían financiar hasta en un 70% vía renting. Además, Royal Oaks Capital Partners, el club de inversión creado en 2006 por el fundador de la cadena, financiará hasta en un 40% la inversión total para la puesta en marcha de los centros a través de una sociedad conjunta que pasará a ser 100% del franquiciado cuando cancele la deuda.

De no haberse revisado al alza las previsiones para este año, la cadena confía en sumar seis nuevos gimnasios en 2016 y rebasar los 10.000 usuarios, lo que supondría un incremento del 70% respecto al último ejercicio. En este sentido, y como ya se ha apuntado, no sólo piensan en la apertura de nuevos centros, sino también en la reconversión de existentes que hasta ahora operaban como independientes y sin el paraguas de una marca más reconocida.

Las tarifas de estos gimnasios rondan los 50 euros mensuales, de forma que compite en un segmento donde hay operadores internacionales como Anytime Fitness y, más recientemente, Sidecu con su nueva marca Supera24h. Porque los centros de Infinit Fitness también se caracterizan por abrir las 24 horas de  todos los días del año. Su proveedor de equipamiento es Precor.

La principal ventaja es la de la libertad de horarios y acceso, ya que los abonados pueden acceder al gimnasio automáticamente con su huella dactilar. Además, y pensando en la eficiencia energética, las instalaciones se equipan con “sistemas automáticos de iluminación inteligente por presencia, que acotan el consumo energético, así como televigilancia y botón de pánico por si hubiera algún percance”.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles