El diario económico
del negocio del deporte

M.Menchén DiR acaba de lograr uno de sus propósitos para este año. La cadena de gimnasios celebró el pasado martes una junta de bonistas, a la que asistió el 69% de los titulares y en la que se aprobó por unanimidad la refinanciación a tres años de una emisión de 1,5 millones de euros. Aunque el tipo de interés no ha trascendido, de media anual rendían a un mínimo del 6%.

Una vez conseguida esta renovación, el vencimiento más cercano será el 31 de marzo de 2017, cuando deberá amortizar 2,5 millones. El 30 de junio de 2018 vencen otros 999.000 euros y el 31 de marzo de 2019 lo harán los 1,5 millones que captó a finales de marzo en la primera emisión que realizaba la compañía desde 2010, como ya adelantó Palco23.

En paralelo al diferimiento de los bonos, la compañía ya consiguió en enero del año pasado refinanciar su deuda bancaria, que asciende a algo más de 17 millones de euros y que le permitirá no afrontar vencimientos hasta 2021. Entre sus principales acreedores figuran BBVA, La Caixa, Banco Sabadell y el Institut Català de Finances (ICF), entidad de crédito de la Generalitat. Todas aceptaron que la compañía no aportara garantías adicionales a cambio de dar entrada a un inversor, situación que aún no se ha producido.

El aplazamiento de todos estos vencimientos, junto a una tenue recuperación del consumo, son los que deberían permitir a la compañía controlada por Ramón Canela acometer el plan de aperturas previsto para 2016. Tras abrir en la zona de Sant Gervasi su segundo YogaOne, la intención pasa por abrir otros tres centros más durante los próximos meses.

Todavía se desconocen las ubicaciones, aunque el propio Canela explicó a este diario hace unas semanas que la intención es no replicar el actual formato de gran centro de DiR. Su intención es introducir el fenómeno boutique en Barcelona y ampliar la apuesta por el yoga a otras actividades como el spinning e incluso el boxeo, ya que consideran que el consumidor ya está preparado para este tipo de locales en los que sólo se ofrece un tipo de clases dirigidas, con un valor añadido: “por una tarifa un poco más cara, ya no sólo les permites entrar a esta boutique, sino que le ofreces poder entrenarse en cualquier otro DiR”, explican.

DiR cuenta actualmente con cerca de 72.000 socios, casi 5.000 más respecto al cierre de 2014, aunque lejos de los 80.000 que llegó a acumular antes de la crisis y la irrupción de los gimnasios low cost. La facturación también ha ido retrocediendo y hoy supera ligeramente los 40 millones de euros anuales. La compañía aún no ha hecho públicos los resultados de 2015.

 

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles