El diario económico
del negocio del deporte

M.Menchén Los gimnasios que operan en Barcelona bajo el régimen concesional siguen al alza. Los centros deportivos municipales de la ciudad consolidaron en 2015 la recuperación de clientes y, por segundo año consecutivo, aumentaron su base de abonados. Además, los datos aportados ayer por Marta Carranza, comisionada de deportes del consistorio, hacen prever que en este 2016 se apuntalará la mejoría e incluso se alcanzarán niveles previos a los peores años de la crisis.

La alto cargo del Ayuntamiento reveló que al cierre de abril se contabilizaban 187.113 usuarios, un dato superior al de 2012 e incluso al de 2010. Por ahora se queda lejos de los 193.455 clientes que se lograron 2011, un año en el que como admitió Carranza “pensamos que habíamos tocado un techo en el que íbamos a mantenernos”. Sin embargo, el estallido de la burbuja inmobiliaria y la recesión económica provocó que se retrocediera casi un 9% en los ejercicios sucesivos. “Una caída libre”, resumió en su intervención durante el tercer Congreso de Gestión de Centros Deportivos organizado por Wuics.

Estos datos corresponden a los 44 centros deportivos municipales (CEM, por sus siglas en catalán), que gestionan Claror, CET10, Eurofitness o Duet, entre otros operadores. Carranza cifró en 88,25 millones de euros la facturación agregada en 2014 de todas estas instalaciones, no siempre rentables. Según los datos que maneja, el beneficio que obtuvieron, previo pago de 1,99 millones al consistorio, se situó en 1,8 millones, pero un 38,4%, es decir, unos 17 centros, son deficitarios.

 

La alto cargo del Ayuntamiento restó importancia a esta circunstancia, recordando que muchos de estos equipamientos no están pensados para ganar dinero, sino para prestar un servicio a los ciudadanos, como por ejemplo puede ser una pista de baloncesto o un pabellón. “Queremos reivindicar el deporte como un derecho de toda la población y no sólo en la infancia”, enfatizó sobre uno de los objetivos del gobierno municipal de Ada Colau en este ámbito.

Carranza puso en valor los logros que se han conseguido a través del “triángulo mágico” formado por el Ayuntamiento, el tejido asociativo y las instalaciones deportivas que difícilmente podrían gestionar los funcionarios. En este sentido, recordó que un 55% de los centros deportivos de la ciudad los explotan clubes, asociaciones o federaciones, mientras que este porcentaje sube al 66,7% en el caso de instalaciones deportivas especializadas, como pueden ser el velódromo o los campos de béisbol.

La alto cargo aseguró que el modelo no está en cuestión, aunque sí es mejorable y en ello están. “Políticamente tenemos trabajo por hacer”, anunció, y no sólo porque en los próximos cuatro años habrán inversiones por 70 millones en equipamientos deportivos. En su intervención aseguró que, primero, se ha procedido a la regularización del catastro para que estas instalaciones también paguen el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), aunque con una bonificación del 95% para este año y los cinco ejercicios anteriores que no han prescrito.

Y, segundo, ya se están diseñando los pliegos de concesiones administrativas del futuro. De las líneas maestras de las nuevas licitaciones destaca que la intención es que la duración de los contratos no sea superior a los diez años, las inversiones se centren sobre todo en mejoras de las instalaciones y se introduzca una tarificación más flexible, incluso por horas. Además, se buscará articular campañas de promoción conjunta para poner en valor que estar abonado a un CEM revierte en la ciudad.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles