El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 DiR renueva todas sus instalaciones. La cadena catalana de gimnasios ha iniciado la fase final de la renovación de todo el equipamiento cardiovascular de ocho de sus centros, que se sumarán a la mejora ya realizada en 2015 para el resto de sus clubes.

Para llevar a cabo esta renovación la compañía ha elegido a la maquinaria de Precor y Matrix, que incorporarán un total de 355 nuevas estaciones de diferentes tipos como bicicletas reclinadas, verticales e híbridas, cintas de correr, elípticas normales y de paso variable y escaleras.

“Con esta renovación, que terminará a lo largo del mes de agosto, se pretende mejorar la experiencia de los socios y por lo tanto, facilitar la práctica del ejercicio físico al incorporar equipamientos dotados de diferentes funcionalidades y grados de intensidad, cubriendo así la más amplia gama de targets de Barcelona”, ha explicado DiR en un comunicado.

Además de mejorar su zona cardiovascular DiR también renovará toda la zona muscular de su centro Claret con Matrix, incorporando 21 estaciones musculares selectorizadas con contador de repeticiones, bancos multiajustables y estaciones de peso libre con soportes para discos incorporados, entre otros.

Por su parte, en DiR Seven, uno de sus centros más exclusivos, ha apostado por Technogym para renovar dos estaciones musculares selectorizadas y dos poleas de última generación, mientras que en los clubes Hispà, Maragall y Castillejos se comprarán más de 250 bicicletas entre las tres las salas de SpinDiR con nuevos modelos de Keiser M3i, que permite descargar el entrenamiento realizado en una aplicación vía bluetooth.

DiR lanzó hace unas semanas tres propuestas de franquicia con las que permitir que sean terceros los que desarrollen su marca: gimnasio de proximidad, club de boxeo o centro de yoga. Su objetivo no es sólo el aumento de la red, sino también “expandir su presencia en el territorio nacional”.

La cadena controlada por Ramón Canela cifra la inversión mínima en 118.000 euros si se apuesta por abrir un Boxing DiR, importe que sube a 140.000 euros en el caso de YogaOne y a 270.000 euros si se quiere abrir un BDiR, el nombre con el que promoverán su nuevo concepto de gimnasio de proximidad. La puesta en marcha podría irse hasta los 800.000 euros en función del punto de partida, como por ejemplo si se dispone ya de un local, su superficie y cuál es su estado.

DiR cuenta actualmente con cerca de 72.000 socios, casi 5.000 más respecto al cierre de 2014, aunque lejos de los 80.000 que llegó a acumular antes de la crisis y la irrupción de los gimnasios low cost. La facturación también ha ido retrocediendo y hoy supera ligeramente los 40 millones de euros anuales. La compañía aún no ha hecho públicos los resultados de 2015.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Mateu Alemany

Director general del Valencia CF

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Todos los perfiles