El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén A nadie se le escapa que la paralización de la política española generó incertidumbre entre los españoles. Lo revela el índice de confianza de los consumidores, que se situaba mes a mes por encima de los 105 puntos de media antes de las elecciones del 20 de diciembre, y que a partir de enero se desplomó en más de diez puntos. Una percepción recogida por el Instituto Nacional de Estadística (INE) que también sustentan las opiniones de los gestores de gimnasios, que en el primer semestre crecieron en muchos casos a cuentagotas y en otros incluso debieron ajustar su red. El reto, coinciden muchos, es mejorar la rentabilidad con crecimiento de abonados en los clubes ya operativos.

En el primer semestre, según el balance elaborado por Palco23 con la colaboración de los operadores, la red de las treinta principales cadenas ha crecido 3,2%, al pasar de 494 a 510 centros. Eso sí, las aperturas se han limitado, al menos entre enero y junio, a una decena de compañías, que en muchos casos han aprovechado para adquirir instalaciones dejadas por un competidor, como podría ser Basic-Fit con la compra del Ifitness de Getafe.

Ifitness Basic-Fit Getafe 650

Basic-Fit, con compras como la del club de Ifitness, es el que más apuesta por compras selectivas.

Anselmo Méndez, director general de Grupo Duet, atribuye esta cautela a que “la coyuntura política da inestabilidad a nivel global”, aunque está convencido de que “la reactivación de la economía está empujando al consumo en general, y nuestro sector se ve favorecido por la buena marcha del consumo en general”. Por ello, todo apunta a que en el segundo semestre podría retomarse el crecimiento.

Guillermo Druet, consejero delegado de Supera, considera que ha habido tranquilidad entre enero y junio, aunque ésta “se ha visto alterada, muy posiblemente por la coyuntura política”. No obstante, considera que “esta situación puede ser transitoria”, confirmando la sensación de que, una vez se forme Gobierno, la confianza vuelva a crecer y la campaña de septiembre despegue.

Mientras tanto, todos los movimientos que se han producido han sido más meditados, como los ya mencionados de Basic-Fit o, por ejemplo, la decisión de Altafit de recomprar la franquicia que tenía en Barcelona para gestionarla de forma directa. Lejos están, por ahora, los planes de diez aperturas por año que se producían hasta no hace mucho, ante la necesidad de rentabilizar cada proyecto iniciado y controlar los costes financieros y el margen de explotación de cada club.

Esta sensación es compartida por Ignacio Triana, consejero delegado de Forus, quien apunta a que “se ha frenado un poco el furor incontenible de anuncios de planes de expansión cuasi infinitos, que de manera casi absolutamente general no se han cumplido, sustituyendo esto por la búsqueda de la rentabilidad de lo actual y no tanto el crecimiento desaforado”.

Un buen ejemplo de lo descrito por Triana es Curves, la red de franquicias de gimnasios para mujeres que en poco tiempo alcanzó una red de 111 centros en España, pero que sólo en seis meses ha caído a 81. Una situación de frenazo en seco que también ha afectado a la electroestimulación, un concepto de estudio sobre el que el sector empieza a temer que sea una burbuja. Incluso el CrossFit ha ralentizado su ritmo de crecimiento, y en tres meses sólo ha subido de 272 a 274 centros, según su web oficial.

 

En el modelo tradicional de gimnasio, el líder por red sigue siendo Altafit, que ha inaugurado un club en Pamplona y tras el verano  lo hará en Murcia, por lo que pasará de los 41 ya en marcha a los 42. Eso sí, ha visto cómo Sidecu le ha recortado distancias con su concepto Supera24, que en seis meses le ha permitido pasar de 34 a 37 instalaciones y empezar a hacerse fuerte en Madrid.

La compañía gallega ha visto claro que su crecimiento puede venir sobre todo por el formato de proximidad, ya que “desde hace meses, estamos identificando un notable estancamiento en la actividad concesional por parte de las administraciones. Este hecho puede ser consecuencia de esa situación política indefinida que antes comentaba”, valora Druet.

La relación con el sector público no es nada sencilla, ya que los nuevos contratos que están saliendo a concurso son esencialmente de remodelación de centros existentes, como por ejemplo el que Forus le arrebató en Málaga a AQA. Además, en el caso de Madrid, se han topado con decisiones unilaterales como la de rebajar las tarifas aplicables a los abonados.

La encrucijada del modelo concesional, junto a los cambios en los hábitos de consumo, han impulsado a compañías como Anytime Fitness, que desde enero ha abierto cinco nuevos centros y ha cambiado de director general para reforzar sus operaciones y hacer frente a un crecimiento ordenado y rentable. DreamFit, por su parte, también ha abierto tres nuevas instalaciones y tiene otras tres más en proyecto, incluida la mayor sala de fitness de Europa en Valencia.

De todas las opiniones recogidas por este diario de los principales ejecutivos del sector se evidencia que el gran reto es crecer orgánicamente, digerir las operaciones de los dos últimos años y potenciar la retención, el verdadero reto para los que compiten en precios, como OKMas Fitness Club. Su director de expansión, Juan Gil, advierte de que “el segundo semestre no va a ser tan amable como el primero”, ya que “julio, agosto y septiembre se han convertido en un trimestre en el que el cliente, al tener muchísima mas oferta, no se preocupa de mantener su plaza, sabe que en inicio de temporada de invierno habrá una lucha encarnizada entre operadores para captarles y por tanto, han cambiado sus hábitos de consumo”.

Forus le arrebató a AQA una concesión en Málaga, de las pocas que han salido a concurso este año.

La mejora de servicios e instalaciones ha sido la gran apuesta de DiR en la primera mitad del año, con la renovación de todo el equipamiento de sus centros y ampliaciones de algunos existentes, como el Padel Indoor de Sant Cugat. Se trata de inversiones inferiores a las que exige abrir un gimnasio, estrategia para la que han decidido apostar por la franquicia. Se trata de aprovechar para retener y mejorar los ingresos que obtienen por cliente, después de permitir durante la crisis una rebaja de cuotas mediante la fragmentación de tarifas. Ahora, según Silvia Canela, directora de expansión de la compañía, “se está produciendo un rebote de gente que quiere hacer un upgrade de su cuota”.

Su gran competidor en el segmento medio-alto es Metropolitan, que ha aprovechado la crisis para beneficiarse del músculo financiero de sus accionistas y su bajo endeudamiento para crecer hasta los 23 centros, después de que a principios de año inaugurara finalmente en Badalona. “Estos últimos seis meses son una prueba de la consolidación del éxito de los modelos de centros deportivos premium, como nuestra cadena, frente a la sobresaturación de gimnasios low cost con servicios básicos. Tenemos un perfil de público muy fiel, que valora todos los servicios que prestamos, y que aconseja a sus allegados acudir a nuestras instalaciones”, explica su consejero delegado, Javier Pellón.

De las sensaciones del ejecutivo se desprende cierto optimismo de cara a la segunda mitad del curso, ya que estos resultados los atribuye a una “progresiva mejora de la economía en nuestro país, y especialmente a que el incremento de gente que practica deporte no es sólo una moda pasajera. Cada vez más personas adoptan un estilo de vida saludable por convicción”. “Confiamos en seguir creciendo durante los próximos meses”, añade Druet.

Muchos de estos operadores han tenido que variar su modelo de negocio para adaptarse a las nuevas tendencias y no verse arrastrados, como por ejemplo le ha sucedido a Virgin Active. La compañía británica, con importantes planes para Asia y Reino Unido, ha decidido seguir con su repliegue en España y cerrará también en Móstoles, dejando en la calle a unos 40 trabajadores, mientras que Fitness Place también se está viendo superada por los gigantes del low cost y ha seguido replegándose. Cuestión de oferta y demanda.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles