El diario económico
del negocio del deporte

Guillermo G. Recio Curves confía en recuperarse tras el fuerte repliegue de 2016. La red de franquicias de gimnasios para mujeres quiere volver a crecer en España el próximo año y, de momento, tiene firmada la apertura de cinco centros. El objetivo: volver a crecer tras el pinchazo de una burbuja que le permitió alcanzar los 111 clubes en poco tiempo y que, después del estadillo, perdió un tercio de su red y cayó hasta los 78 centros actuales.

La responsable del desarrollo de negocio de Curves en España, Martha Aguiar, explica a Palco23 que la fuga de franquiciados viene dado por la solicitud de más capital por parte de la compañía. “Estamos mejorando la experiencia de los centros y esto requiere que nuestros franquiciados inviertan más en su propio club con nuevas máquinas y personal cualificado”, indica.

Aguiar asume que “es inevitable que en este proceso algunos de los franquiciados prefieran buscar otras oportunidades”. Aun así, la directiva de la cadena estadounidense considera que van “a volver a un escenario de crecimiento en España y otros países europeos”, donde buscan ciudades con un mínimo de 25.000 habitantes.

De momento, las zonas geográficas donde están más presentes en el país son la Comunidad de Madrid y la ciudad de Barcelona, Tarragona, Bilbao, Sevilla, Valencia. También tienen algunos centros en Galicia y algunas capitales de provincia como Jaén, Córdoba, Cádiz y Elche.

160519Curves

Una de las salas con las máquinas hidráulicas con tarjeta./ Curves

La compañía confía en volver a expandir su marca por el territorio español ya que “estos entrenamientos permiten compaginar las apretadas agendas de las mujeres gracias al efectivo sistema de 30 minutos”. Su método es el principal reclamo para convencer a las mujeres de pagar una media de 44 euros al mes, aunque hay más de una tarifa disponible.

La franquiciada del club de Sant Cugat, Núria Torres, comenta que su programa cuenta con máquinas hidráulicas que funcionan con una tarjeta de cada socia y guarda cuánta fuerza ha hecho y cuántas calorías ha quemado en el total del entrenamiento. “Este tipo de sistema hace que el 70% de socias vengan recomendadas, por lo que la rotación es de entre el 2% y el 3%, y además llamamos a las usuarias que no vienen regularmente para saber el por qué e intentar reducir las bajas”, añade.

Torres detalla que para abrir un centro Curves hace falta una inversión de entre 70.000 y 100.000 euros, en los que se incluye la compra de la maquinaria a la propia matriz y un local de aproximadamente 180 metros cuadrados. Se trata de locales pequeños comparados con los de la industria del fitness, ya que el entrenamiento se realiza en forma de circuito de alta intensidad y pueden realizarlo un máximo de 24 personas.

Curves empezó en España hace 15 años, cuando la marca comenzó su expansión en Europa. En 2014, estableció sus oficinas internacionales en Holanda, desde donde se dirigen las operaciones de la Península Ibérica y otros mercados de Asia y Oceanía, junto con las licencias Master Licenses. Con toda esta estructura, Curves llega ya a 65 países.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles