El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 La industria del fitness, al igual que muchos otros sectores económicos, pagará las consecuencias de la problemática que ha generado el turismo en Barcelona. El Ayuntamiento ha anunciado hoy que suspende durante un año la concesión de nuevas licencias para iniciar actividades de concurrencia pública en el distrito de Ciutat Vella, zona de la capital catalana donde más quejas vecinales se han producido por la actitud de algunos visitantes extranjeros.

El gobierno municipal ha tomado esta decisión para ganar tiempo en la elaboración de un nuevo plan de usos en los barrios de El Raval y el Gótico, con el objetivo limitar las actividades que generan problemas vecinales y “potenciar las que dinamicen el entorno”. Sin embargo, en esta ocasión no sólo se suspende la concesión de permisos para inaugurar establecimientos hoteleros, sino que también a todo tipo de actividades.

La moratoria afecta a las actividades deportivas, como los gimnasios, pero también a bares, restaurantes, discotecas, locutorios, supermercados, bingos, asociaciones culturales y heladerías. Además, y por primera vez, tampoco se darán permisos para abrir comercios relacionados con el turismo como puntos de información turística, de venta de entradas, locales para almacenar equipajes y tiendas de alquiler de bicicletas.

“Esta suspensión permite iniciar las tareas de revisión y modificación del actual Plan de Usos para poder ordenar adecuadamente las actividades afectadas por la suspensión de licencias. Los efectos de la misma serán vigentes durante un año, aunque si durante este periodo se aprueba inicialmente el nuevo instrumento urbanístico revisado, se podrá prorrogar sin poder superar los dos años en total”, ha señalado el consistorio.

La norma no afectará a la zona portuaria y a determinadas actividades del entorno de la Rambla, como tampoco lo hará a aquellas compañías que ya han obtenido su licencia para poner en marcha su negocio. Se da la circunstancia de que, justo esta semana, el Ayuntamiento ha sacado a concurso la gestión de dos centros deportivos municipales, el de Can Ricart y Colom, que se encuentran en esta zona donde durante un año no podrá abrir nuevos gimnasios.

El anuncio del equipo de Ada Colau llega apenas dos semanas después de que el Institut Barcelona Esport (IBE) asegurara a la patronal Adecaf que se había descartado la posibilidad de aplicar una moratoria específica a la apertura de gimnasios en la ciudad, como se había planteado en alguna reunión con operadores. Con lo que no contaban es con que sí se aplicara una suspensión genérica de la concesión de licencias en una determinada zona de la capital catalana.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles