El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 El Ayuntamiento de Madrid avanza en su idea de poner fin a la política de dejar en manos del sector privado la gestión de instalaciones deportivas. El director general de Deportes del consistorio, Francisco Javier Odriozola, ha anunciado esta mañana que las instalaciones deportivas de El Espinillo II y Adelfas volverán a estar en manos públicas, toda vez que han finalizado las respectivas concesiones administrativas.

El alto cargo ha negado que se trate de una “remunicipalización”, ya que la Administración jamás gestionó estos dos equipamientos y la idea es que no sean funcionarios los nuevos responsables de ambos. Eso sí, en lugar de hablar de colaboración público-privada, su intención es ir hacia un modelo “público-social”.

¿Eso qué quiere decir? Según ha comentado Odriozola, que se buscará la participación de colectivos vecinales en la gestión de los centros deportivos municipales. No obstante, será decisión de los distritos valorar “en función de varias variables” cuál de las opciones de gestión es la más viable en función del “tejido social” de cada barrio.

Ello significa que en la ciudad podrían darse varios modelos al mismo tiempo, desde la gestión directamente pública, a la realizada a través de un operador privado, pasando por, como propone Ahora Madrid, a que sean las entidades de cada zona las que asuman la organización.

Odriozola ha remarcado que la municipalización de los servicios no es siempre la mejor opción, de ahí que se hayan encargado análisis jurídicos, financieros y organizativos para determinar lo mejor en cada caso. Y, aunque no la ha hecho pública, ha asegurado en su intervención en el Ayuntamiento que “existe ya una propuesta” sobre el modelo de gestión de las instalaciones deportivas básicas.

En otra pregunta sobre la construcción de un centro deportivo en Valdebebas, el director general ha dicho no tener duda de que “la externalización no es el mejor camino posible” y que las concesiones no son “la panacea”, como demuestran los “innumerables recursos púbicos” gastados en defender los intereses de las empresas concesionarias ante las quejas de los vecinos.

La concejal socialista Mar Espinar ha comentado que Madrid cuenta con 472 instalaciones básicas en los distritos, de las que 78 son de gestión indirecta, y ha pedido al director general que cuente con los empleados y elabore una memoria económica antes de tomar la decisión de devolver a la gestión municipal esas instalaciones, además de pedirle que informe a la oposición.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles