El diario económico
del negocio del deporte

Alexander Guede, abogado La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), como órgano público e independiente con las capacidades delegadas para garantizar la libre concurrencia de empresas en los diferentes mercados, abría a finales del año 2015 un expediente sancionador a la Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB) por supuestas prácticas restrictivas de la competencia en el mercado del baloncesto profesional en España, concretamente, por la imposición del conocido canon de ascenso a la ACB.

El canon es un requisito económico-administrativo que impone la ACB a los clubes que, siempre que con anterioridad no hubieran sido miembros de competición que organiza, hayan ganado por méritos deportivos el derecho a ascender de la Liga LEB a la Liga ACB Endesa, es decir, a participar en la máxima competición profesional de baloncesto español. Este canon, para la actual temporada 2015/2016, está fijado en 3.782.789 Euros, cantidad que se ha ido incrementando exponencialmente en los últimos años.

La razón del canon, según la ACB, es sufragar de alguna manera la inversión —en sus diferentes formas— que los clubes miembros han ido realizando para constituir la competición que hoy en día conocemos. Cabe indicar que el pago del canon se realiza a fondo perdido y tal cantidad se reparte a partes iguales entre los clubes miembros de la ACB. En otras palabras, con el abono del canon por parte del club recién ascendido por méritos deportivos, que normalmente se trata de un club de limitados recursos, se transfieren partes alícuotas directamente a otros clubes competidores como por ejemplo son Unicaja, FC Barcelona, Estudiantes, etc. por el simple hecho de competir contra ellos durante la siguiente temporada. Es decir, como ejemplo, con ese canon no se financia una mejor promoción internacional de la ACB para lograr mayores ingresos, o para apoyar a las canteras y al baloncesto juvenil, sino que, como indicamos, pasa directamente a los clubes miembros para su libre disposición.

El canon, sin duda alguna, supone un obstáculo para los clubes de baloncesto que no pueden asumir semejante “impuesto” por el hecho de haber logrado deportivamente un derecho de ascenso a la máxima competición nacional. A la luz del Derecho de la Competencia, y de ahí el expediente sancionador llevado a cabo por la CNMC con el caso del Club Baloncesto Tizona, el canon supone una barrera de entrada al mercado profesional del baloncesto en España que va mucho más allá de la estricta participación en la competición, ya que puede interpretarse que se está excluyendo desmesuradamente a terceros competidores en la generación de ingresos por patrocinios, derechos televisivos, entradas, etc. Además, en el marco del Derecho comparado, este tipo de canon no existe en otros países.

Con el ánimo de profesionalizar las máximas competiciones deportivas de baloncesto y fútbol en España, la Ley del Deporte de 1990 señala taxativamente la obligación de que todos aquellos clubes que no cumplieran en aquel momento unos determinados requisitos económicos, debían de transformarse en Sociedad Anónima Deportiva (SAD), como condición indispensable para la participación tanto en la ACB como en la Liga de Fútbol Profesional (LFP), lo que, consecuentemente, se trata de una exigencia de participación emanada por una norma con rango de ley. Sin embargo, el canon o impuesto por participación, como condición implementada por la ACB, en ningún momento viene amparada en la normativa deportiva y, pese a que la propia ACB tiene autonomía organizativa, pone en entre dicho el cumplimiento de la Ley de Defensa de la Competencia.

El expediente en cuestión está todavía en fase interna ya que no hay una resolución formal por parte de la autoridad de Competencia sobre esta materia. No obstante, el canon de la ACB puede tener los días contados por lo que se derribaría la mayor barrera de entrada al mercado del baloncesto profesional en España.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles