El diario económico
del negocio del deporte

Palco 23 Mediapro gana la guerra del fútbol a Prisa, aunque las consecuencias económicas para la productora catalana no serán menores. El Tribunal Supremo ha estimado en parte el recurso de casación interpuesto por la empresa que lidera Jaume Roures contra una sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que le obligaba a pagar 320 millones de euros a su rival. En su lugar, rebaja este pago 32 millones.

La historia se remonta a 2007, cuando de forma unilateral Prisa acusó a Mediapro de incumplimiento contractual y dejó de darle la señal de los partidos de fútbol para las televisiones en abierto y la distribución internacional, según recuerda la productora catalana. Según su versión, Prisa pretendía que Mediapro no podía firmar contratos por su cuenta con clubes de fútbol, pretensión ésta que Mediapro tachaba de abiertamente contraria a las leyes de la competencia.

El Supremo considera que esa cláusula del grupo editor de El País es contraria a la libre competencia. “La nulidad [...] afecta a todo el acuerdo contractual de 24 de julio de 2006″, según el auto que ha difundido la propia Mediapro. La suspensión de este acuerdo se extiende a “la obligación de aportar los derechos en exclusiva que tenía Mediapro, lo que da lugar a que no pueda prosperar la pretensión de condena a su aportación ni la indemnización basada en aquel incumplimiento, pues no cabe hablar de incumplimiento”, señala.

En una primera sentencia, el Juzgado 36 de Madrid falló a favor de Prisa, condenando a Mediapro al pago de más de 100 millones de euros y que provocó que Roures solicitara el concurso voluntario de acreedores para su compañía. Posteriormente, la Audiencia Provincial de Madrid confirmó en parte la sentencia del juzgado 36 y Prisa elevó sus pretensiones a más de 320 millones de euros, que el Supremo ha rebajado ahora 32 millones.

Esta cifra corresponde a las liquidaciones entre ambas compañías por la temporada 2006-2007, un importe que ya se adeudaba antes de que estallara la batalla jurídica entre Prisa y Mediapro. La rebaja del pago supone un alivio para la productora catalana, que este marzo debía pagar 105 millones a su competidor y presentar avales por otros 220 millones, lo que la abocaba a renegociar su deuda con la banca.

Tras casi ocho años de litigios, Mediapro es la única de las dos que sigue presente en el mercado de los derechos televisivos del fútbol español, con acuerdos con casi el 90% de los clubes de Primera y Segunda División. En lugar de Prisa, Telefónica está asumiendo algunos de sus contratos, con equipos como la Real Sociedad o el Celta de Vigo, a la espera de la venta centralizada que lanzará la Liga de Fútbol Profesional (LFP) a partir de la campaña 2016-2017.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Mateu Alemany

Director general del Valencia CF

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Todos los perfiles