El diario económico
del negocio del deporte

M.M.A. Movistar+ se ha hecho con los derechos audiovisuales de dos competiciones que tradicionalmente no han cosechado grandes audiencias. Sin embargo, la plataforma de televisión de pago controlada por Telefónica se ha propuesta conseguir que la Liga Adelante y la Asobal den un salto cualitativo con un formato de retransmisiones deportivas al más puro estilo made in USA. El objetivo no es otro que mejorar la experiencia del espectador para acercarlo a dos torneos que no arrastran a tantos seguidores como la Primera División de fútbol.

El presidente de La Liga, Javier Tebas, ha opinado hoy que “Movistar+ va a hacer una revolución, una revolución necesaria; hay que aprovechar esta oportunidad que nos dan porque vamos a hacer cosas que no hace nadie”. Entre las grandes novedades figura la introducción de dos minicámaras GoPro en el interior de todos los vestuarios de Segunda, de manera que los aficionados podrán escuchar y sentir el estado de ánimo de los futbolistas antes de saltar al terreno de juego y después del pitido final.

Estas nuevas imágenes, que en competiciones estadounidenses como la NBA y la NFL ya son habituales, irán complementadas con un mayor grado de conocimiento sobre la reacción de jugadores, técnicos y árbitros sobre el césped. Movistar+ introducirá “cuatro parabólicas con cañones de largo alcance” que permitirán registrar con gran calidad los comentarios que se realizan durante el partido, como discusiones tras una falta o las indicaciones de los entrenadores a sus respectivos equipos.

Movistar+, que al pagar 600 millones por los derechos nacionales se estima que distribuirá unos 56 millones de euros entre los clubes de Segunda, ofrecerá los 11 partidos todas las jornadas a través de Canal+ Liga 2; tres de estos encuentros se retransmitirán con todas las novedades tecnológicas antes comentadas. Además, la compañía permitirá a los usuarios seguir de forma simultánea los partidos a través de Yomvi, su plataforma de televisión a través de Internet, mientras que los resúmenes con lo más destacado de la semana se cargarán en la aplicación Fútbol App de Movistar+, según explican en un comunicado.

Algo similar sucederá con la Asobal, que se ha asegurado el cobro de 700.000 euros anuales durante las próximas tres temporadas, según explicó su presidente, Eduard Coll, este martes. Además, y como novedad, Movistar+ podrá introducir micrófonos en las charlas que los técnicos den a sus jugadores durante los tiempos muertos, como ya sucede en la ACB o la LNFS. Por otro lado, los medios de comunicación podrán acceder a los vestuarios, aunque desde la plataforma audiovisual no han podido concretar si también habrán microcámaras para grabar los momentos previos al partido.

“Este nuevo contrato nos va a dar un impulso económico muy importante; veremos algo que nunca se ha visto en televisión con nuestro balonmano”, indicó Coll, en referencia a que hasta ahora lo único que habían conseguido era no tener que asumir los costes de realización de los partidos. Pero, además, cada fin de semana se fijará un partido estrella que siempre se jugará a la misma hora y se instaurará “un carrusel con tres partidos más que se podrán ver en directo y a la vez”. “La producción televisiva será distinta, con muchas más cámaras que nos permitan disfrutar más del balonmano”, aseguró.

El importante acuerdo con la televisión de Telefónica se suma al alcanzado previamente con Bauhaus, por el que el grupo de distribución especializado en bricolaje dará nombre a las principales competiciones del balonmano español. “Hacía seis años que no teníamos un patrocinador; el año pasado sembramos y tuvimos ingresos reducidos, pero esa siembra ha permitido que Bauhaus renueve el contrato con nosotros”, indicó. En este sentido, apuntó que la compañía realizará un “esfuerzo económico muy importante”, ya que ahora, además, su logo aparecerá en la pista de todos los pabellones, que se homogeneizará.

Mientras se busca una maximización de ingresos y la captación de nuevos aficionados, la patronal de clubes de balonmano ha decidido rebajar las exigencias para poder competir en la élite de este deporte, después de los problemas de algunos equipos para cumplir con los estatutos. “Hemos rebajado la cuota de participación a la mínima expresión; se ha pasado de pagar 40.000 euros a una previsión de 30.000 euros y este año intentaremos que los clubes inviertan ese dinero en hacer un equipo más potente. La cuota, en estos momentos, es de 10.000 euros”, indicó en su intervención en Zaragoza.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Mateu Alemany

Director general del Valencia CF

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Todos los perfiles