El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 Mediapro ha logrado minimizar el impacto negativo de uno de los últimos laudos que mantenía con Prisa a raíz de la guerra del fútbol. El grupo audiovisual ha sido condenado por la Corte Internacional de Arbitraje de la Cámara de Comercio de París a pagar unos 32 millones de euros a Canal+ y no a Prisa, como publicábamos ayer. Este importe, aunque elevado es sólo en torno a un 15% de los más de 200 millones de euros  que exigía la plataforma de televisión de pago, ahora controlada por Telefónica y que es la que recibiría el dinero. En total, la compañía con sede en Barcelona ha tenido que abonar 64 millones a Digital+.

La compañía que lidera Jaume Roures enfatiza en un comunicado que, en su fallo, “la corte arbitral únicamente reconoce ajustes por un valor total de treinta millones de euros, ajustes mínimos si tenemos en cuenta que el volumen total del contrato suma alrededor de 2.460 millones”. En este sentido, añaden que estas cuestiones podrían haberse acordado “perfectamente” si “Prisa se hubiese sentado a negociar el cierre económico de cada temporada en lugar de, unilateralmente, dejar de pagar las cantidades que estaban pactadas con Mediapro (más de 120 millones de euros)”.

La compañía catalana, que ayer presentó el canal beIN Sports que lanza de la mano del grupo catarí del mismo nombre, ha mostrado su “satisfacción por que la resolución muestra claramente las desorbitadas y exageradísimas pretensiones de Prisa, como ya ocurriera en el mismo sentido con la sentencia del Tribunal Supremo”. En la misma, esta instancia judicial también rebajaba de 320 millones a 32 millones de euros el importe que Mediapro debía abonar al grupo español de comunicación por las liquidaciones entre ambas compañías de la temporada 2006-2007.

La disputa se inició en el verano de 2013, y, según Mediapro,finalmente fue la intermediación del secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, el motivo por el que las partes acudieron a la Corte Internacional de Arbitraje de la Cámara de Comercio de París. “En ambos casos queda patente la estrategia de Prisa de exigir cantidades astronómicas a Mediapro por incumplimientos inexistentes con el único ánimo de desestabilizar económicamente a un competidor”, denuncia la compañía.

Ahora quedarían por resolver los múltiples litigios que Mediapro anunció que plantearía para exigir reclamaciones por los daños y perjuicios derivados de este contencioso. Éstas alcanzaban los 203 millones de euros, entre ellas la ejecución del aval de 50 millones de euros que depositó en su día Audiovisual Sport (filial de Sogecable y, por ende, de Prisa) para que se aplicaran unas medidas cautelares en 2007, por las que Mediapro debía dejar de explotar los derechos de televisión que tenía firmados con varios clubes.

A esta cifra se añadirían ahora otros 153 millones de euros, divididos entre 17 millones por los daños provocados por los impagos de los contratos televisivos y otros 136 millones en concepto de lucro cesante desde la entrada en concurso de acreedores en 2010.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles