El diario económico
del negocio del deporte

M.Menchén El pulso entre Telefónica y Mediapro por la Champions League continúa. El grupo audiovisual catalán ha salido hoy al paso de las declaraciones de algunos directivos del grupo de telecomunicaciones y han negado que estén exigiendo 200 millones de euros para que el canal de fútbol pueda verse en Movistar+. De hecho, aseguran que los importes filtrados en algunos medios de comunicación “no se acercan en absoluto a la oferta que, hace ya cuatro semanas, Mediapro hizo” a la plataforma de televisión de pago.

Fuentes de la industria consultadas por Palco23 aseguran que el mínimo garantizado que la compañía catalana estaría exigiendo ahora al operador estaría en torno a los 130 millones, muy por debajo de los 180 millones de euros que estos días se está asegurando que le pedían a Telefónica y que corresponde propuestas anteriores. A esta cifra se le habría que añadir no más de diez millones por variables, en función del grado de contratación de beIN Sports entre la base de más de cuatro millones de abonados que tiene Movistar+.

Estos datos situarían el precio mayorista del canal en torno a los 2,7 euros mensuales, adoptando como base que la plataforma de televisión de pago tiene esos cuatro millones de clientes y que el precio exigido por Mediapro sería por doce meses, ya que el canal no sólo emite durante la temporada oficial. En cualquier caso, son cifras de hace un mes, ya que, según expresaba hoy Mediapro en un comunicado “no se ha producido contestación alguna por parte de Telefónica” a la propuesta que les enviaron “hace ya un mes”.

beIN Sports presentadores 650

Jaume Roures, en el centro, aseguró hace unas semanas que podrían vivir sin Telefónica.

 

En el sector apuntan que fuentes conocedoras de los últimos borradores de contrato establecían que esos aproximadamente 130 millones equivaldrían a la garantía de que en torno a un 40% o 50% de la base de clientes de Movistar+ añadirían beIN Sports a su propuesta. Como se ha indicado ya, en caso de que el grado de penetración fuera finalmente mayor se activarían los variables.

Estas cifras, por poner un ejemplo, estarían muy cerca de lo que Orange y Vodafone han pagado a la propia Telefónica por hacerse con las retransmisiones de Primera División, pese a que su base de abonados es mucho más pequeña y, por lo tanto, suponía un importante esfuerzo económico difícil de rentabilizar. En sus casos, el grupo presidido por César Alierta les exigía un mínimo garantizado del 80% de los clientes.

El problema para Movistar+ no es otro que como repercutir el precio de beIN Sports en los planes de contratación que ha ofrecido a sus clientes. Especialmente después de las agresivas campañas comerciales que han lanzado sus dos rivales. La primera ofrece la Liga BBVA y la Champions League por 9,95 euros al mes adicionales a su plan de móvil, Internet y fijo si contratan este mes, por los 6 euros de la segunda.

Barça Roma Champions League 650

Piqué y Mathieu, el día del partido del Barça frente a la Roma y en el que se registraron varias incidencias en Total Channel. /FC Barcelona

Estos precios contrastan con los 25 euros de Telefónica, que para evitar la fuga de clientes mientras resuelve el conflicto con Mediapro ha ofrecido todos sus canales premium por 10 euros al mes hasta diciembre. También ha dado un importante acelerón a la compra de derechos exclusivos, como la Asobal, a la que abonará 700.000 euros por temporada, o la ACB, a la que ha puesto 46 millones encima de la mesa por tres temporadas.

Las necesidades reales de Telefónica se conocerán al cierre de este mes u octubre, cuando podrá apreciarse el número de clientes que se han dado de baja de la plataforma por no ofrecer la Champions League. Las urgencias de Mediapro no son menores, después de ver cómo su plataforma de televisión bajo demanda, Total Channel, no ha sido capaz de soportar el elevado número de conexiones al mismo tiempo para seguir los partidos de Valencia CF o FC Barcelona.

El sistema ya ha logrado rebasar las 100.000 contrataciones, pero sus problemas y la petición de que los usuarios se conecten una hora antes del partido también va en contra de Telefónica: el cliente que no quisiera cambiarse a Orange o Vodafone y quisiera complementar la oferta de Movistar+ con Total Channel sabe que tampoco tiene 100% asegurado el visionado de los partidos.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles