El diario económico
del negocio del deporte

M.Menchén Los eventos deportivos se han convertido en el único gran imán para concentrar grandes audiencias en televisión y eso ha derivado en un paulatino traslado de las emisiones hacia plataformas de pago. El gran beneficiado ha sido Telefónica, que ha logrado estructurar una gran oferta en torno a Movistar+, pero una de las víctimas que ha quedado por el camino es TV3.

La televisión autonómica de Catalunya es una de las que tradicionalmente más ha apostado por estos contenidos, e incluso tiene un canal exclusivo, Esport3, pero las tendencias que hoy dominan el mercado han dejado prácticamente a cero su inversión. Según los datos que maneja la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA), y a la que ha tenido acceso Palco23, su inversión en derechos deportivos se ha desplomado desde los 49 millones de euros en 2010 a sólo 7,054 millones para esta temporada, la última en la que tendrá parcialmente la Fórmula 1.

Barça Roma Champions League 650

La Champions League, el único evento que tiene asegurado TV3 la próxima temporada.

Ello supone un hundimiento del 85,6% en su gasto para retransmitir eventos de este tipo, aunque la caída ya será mucho mayor el próximo año, ya que los acuerdos que hoy siguen vigente dejan la cifra en sólo 5,789 millones para 2017 y 2018, los últimos dos años para los que aún tiene garantizadas las emisiones de la Champions League en abierto y de forma compartida con Atresmedia.

La primera caída importante se produjo en el presupuesto de la temporada 2012-2013, al pasar de 49 millones a 38 millones de euros. Después de varios años en los que siempre había emitido el partido en abierto del sábado y cuatro partidos del FC Barcelona en la Copa del Rey, Mediapro decidió sacar a concurso el lote y se lo acabó adjudicando Mediaset, en lo que suponía la primera gran pérdida.

A ello se le sumaron las restricciones presupuestarias de la Generalitat, que aplicó un fuerte recorte al gasto de la corporación de medios y ello provocó que también se rompieran los acuerdos de patrocinio por los que el logo de TV3 aparecía en la manga de la camiseta de FC Barcelona y RCD Espanyol. El primero se embolsaba tres millones anuales, por los dos millones que percibía el conjunto blanquiazul.

A la 2013-2014 se llegó con una partida destinada a retransmisiones deportivas que se reducía a 22 millones, menos de la mitad respecto a dos años atrás. La cadena autonómica todavía pudo mantener todos los partidos de Segunda División en los que hubiera involucrado un club catalán, como el filial del Barça, el Girona FC o el CE Sabadell, según lo acordado con Mediapro. También preservaba los derechos para emitir un resumen de la jornada de Liga y los primeros cuatro partidos del conjunto blaugrana en la Copa del Rey.

 

En la 2014-2015 la cifra ya bajó a 20 millones de euros, que principalmente correspondían a los derechos de la Fórmula 1, cuyos costes se pudieron ir rebajando hasta una cifra ligeramente superior a los 10 millones anuales por la irrupción de Telefónica. A ello había que añadir los 5 millones de la Champions League, entonces aún compartidos con TVE, y los cerca de tres millones que suponía la Euroliga. Además, existían contratos menores con Mediapro por la Segunda División y los resúmenes, la ACB o la Federación Catalana de Fútbol (FCF) por los partidos de Segunda B y los amistosos de la Selección catalana.

Para este año, la cifra de gasto ya se ha bajado a apenas 7,05 millones. Por un lado, los pagos pendientes con Mediapro por la Fórmula 1 son inferiores porque en el Mundial de 2016 ya no ofrecerá ninguna carrera. Por si fuera poco, también ha perdido los encuentros de Segunda División y la ACB, que también se ha adjudicado Telefónica en exclusiva, y los resúmenes de Primera, que han sido asignados a TVE.

En esa partida sí se incluyen los dos millones en los que se ha logrado dejar el pago a la Euroliga tras renovar a la baja para la 2015-2016, así como los cerca de cinco millones que supone la Champions League. Aquí hay que añadir otra vez los pagos a la FCF por la Segunda B y el tradicional partido de Navidad de la Selección catalana.

 

¿Tiene sentido mantener Esport3?

De todos estos acuerdos, el que no está asegurado para la 2016-2017 es el de la máxima competición continental de baloncesto, de ahí que por ahora sólo se contemplen pagos de 5,789 millones por derechos deportivos para esta temporada y la siguiente. Se desconoce qué sucederá, dada la decidida apuesta de Movistar+ por este deporte.

En cualquier caso, el interrogante que surge es si la limitada oferta de contenidos que acabará teniendo la CCMA permitirá sostener Esport3, canal temático lanzado en 2011 cuando los derechos que controlaba la televisión pública eran importantes. Ahora, sin embargo, sus programas de debate no pueden utilizar más que un minuto y medio de los partidos de Barça y Espanyol conjuntamente, mientras que próximamente tampoco podrá reutilizar imágenes del baloncesto o la F-1.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Mateu Alemany

Director general del Valencia CF

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Todos los perfiles