El diario económico
del negocio del deporte

Albert Malla Las relojeras ponen en hora al deporte. En una industria en la que cada vez hay más activos para patrocinar, estas compañías han sabido encontrar su espacio. Hablamos de Omega y Rolex, con una larga tradición como esponsors, y recién llegados como Tissot, Tag Heuer o Hublot, que patrocinarán algunas de las competiciones deportivas más importantes del mundo, como la NBA o la Champions League.

Una de las firmas de relojes pioneras en este ámbito ha sido Omega. La compañía suiza empezó a colaborar con los Juegos Olímpicos en 1932 y sólo ha faltado a su cita en tres ocasiones. Desde 2004 es socio global del Comité Olímpico Internacional (COI), lo que le garantiza aún más visibilidad. ¿Quién no tiene en mente a atletas como Usain Bolt posando ante el crono con su récord?

Omega COI Usain Bolt 650

Omega empezó a colaborar con los Juegos Olímpicos en 1932.

“Omega será, por 27ª ocasión, la firma Cronometradora Oficial de los Juegos Olímpicos, cuando el increíble espectáculo deportivo haga su debut en Sudamérica. La firma anhela en ofrecer sus servicios de cronometraje y manejo de datos a cada atleta participante en los Juegos y se enorgullece de medir, registrar y exponer los resultados de los medallistas que harán historia olímpica en Río, en 2016″, asegura la relojera suiza en su página web.

Esta exitosa experiencia con Omega ha animado a Swatch Group a replicar esta estrategia de patrocinio deportivo con otra de sus marcas. Desde 2013, la enseña Longines es el principal socio de la Federación Ecuestre Internacional (FEI) por unos 12 millones de euros al año, según publicaron varios medios entonces, y este año se vinculó al Roland Garros. Por otro lado, Tissot se ha reforzado en la industria del deporte convirtiéndose en patrocinador oficial de la NBA.

El presidente de la relojera suiza, François Thiébaud, aseguró que este acuerdo es “el más importante en sus 162 años de historia”. Aunque los términos económicos del contrato no transcendieron, la prensa estadounidense cifra el acuerdo en 33,3 millones de dólares (29,7 millones de euros) por temporada durante seis años. Una de las claves del acuerdo es que la marca de Tissot aparecerá en los cronómetros que haya en todos los pabellones, incluidos los que hay encima de cada canasta, con un gran impacto mediático por la constante sucesión de canastas sobre la bocina.

Esta compañía también tiene presencia en otros deportes, como reloj oficial de MotoGP, el Campeonato del Mundo de Superbikes, la Federación Internacional de Hockey Hielo, el Torneo Seis Naciones de Rugby o la Unión Ciclista Internacional. Sin embargo, de todos estos eventos el que mayor notoriedad garantiza es la NBA, que en las redes sociales acumula más de 875 millones de seguidores entre la liga, los equipos y los jugadores. Por si fuera poco, su web registra en torno a 30 millones de páginas vistas por temporada.

Wimbledon-Rolex-Federer

Rolex se convirtió en el reloj oficial de Wimbledon en 1978.

Al igual que Swatch Group, Rolex es otra de las veteranas en la esponsorización y también ha combinado su presencia en deportes elitistas como el golf y la hípica con fenómenos de masas como la Fórmula 1. En 1967, se estrenó con el golfista Arnold Palmer y desde 2007 también es el cronometrador oficial del PGA Tour.

Su vinculación con el tenis se inició en 1978, cuando se convirtió en el reloj oficial de Wimbledon, y actualmente, también patrocina otros torneos de la ATP como el Open de Australia o los Masters de Shanghái y Montecarlo; a estos dos últimos eventos también les da nombre en virtud del acuerdo.

La presencia de Rolex en el automovilismo es aún más longeva, ya que la compañía asegura que desde los años 30 del siglo XX colabora con diversos eventos. Esta relación dio un paso al frente en 2013, cuando la firma se convirtió en socio mundial y reloj oficial de la F-1.

Tag Heuer, por otro lado, es otra de las compañías del sector que hasta ahora había priorizado su presencia en el mundo del motor con el patrocinio de carreras como el GP de Mónaco, escuderías como McLaren y pilotos como Lewis Hamilton. Además, desde este año pondrá en hora a la Bundesliga.

La empresa de relojes estará presente en las dos máximas categorías del fútbol alemán. En virtud del acuerdo, la marca tendrá visibilidad en las vallas publicitarias del terreno de juego, así como en los distintos canales de comunicación del torneo. “La Bundesliga es una de las plataformas más potentes y completas. Este acuerdo nos permitirá seguir con una perspectiva diferente, en términos de patrocinio, con grandes nuevas posibilidades, sobre todo en el ámbito digital”, asegura Jean-Claude Biver, director general de Tag Heuer. “Nos estamos preparando para el futuro”, añade.

Ricardo Guadalupe, presidente de Hublot, con los dos paneles que utilizarán los cuartos árbitros.

Ricardo Guadalupe, presidente de Hublot, con los dos paneles que utilizarán los cuartos árbitros.

Una estrategia similar es la que ha seguido Hublot. La marca suiza ha firmado un acuerdo para las tres próximas temporadas (2015-2018) por el que se convierte en reloj oficial de la Champions League y la Europa League, algo que también le permite diseñar el panel de los cuartos árbitros, en el que se muestran los cambios y el tiempo añadido. Ricardo Guadalupe, presidente ejecutivo de Hublot, ha indicado que para la relojera “supone un inmenso honor y un privilegio convertirse en proveedor de la mayor competición de clubes organizada por la Uefa; el trabajo que hemos desarrollado juntos forma parte de una relación a largo plazo”.

No es el primer contrato que la compañía cierra con la Uefa, ya que en su día alcanzó un acuerdo similar para la Eurocopa de 2012. Además, acaba de firmar como reloj oficial del Chelsea FC después de que en 2014 ya fichara al entrenador de los blues, Jose Mourinho, como embajador mundial de la marca. También tiene acuerdos comerciales similares con otros clubes de primer nivel, como el Bayern de Munich, Juventus o Paris Saint-Germain.

En España, La Liga por ahora no ha comercializado este activo. Mientras, el FC Barcelona, fichó a Maurice Lacroix, como nuevo partner en el negocio de la relojería. La marca suiza ha logrado nuevos espacios en el interior del Camp Nou donde promocionará sus productos que su predecesor en esta relación comercial, Seiko, no consiguió. Además se ha instalado en el estadio el reloj retroiluminado más grande del mundo sobre los marcadores situados en cada extremo del campo.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles