El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 Vodafone y Orange han empezado a poner cifras al riesgo real que tiene Telefónica encima de la mesa si no alcanza un pacto con sus rivales por el fútbol. El grupo español de telecomunicaciones tiene actualmente unos 60.000 bares en su cartera de clientes, que ahora podrían abandonarle si no alcanza un acuerdo con los otros dos operadores, que han adquirido conjuntamente los derechos de televisión de La Liga para las próximas tres temporadas por 300 millones de euros.

Se trata de una oferta que no colmaba las expectativas de la patronal, pero se les adjudicó el lote porque el importe ofrecido (100 millones fijos más 10 millones variables por campaña) se acercaba a lo esperado y era superior al que puso encima de la mesa la propia Telefónica. Ello evidencia el interés de la multinacional por contar con estos contenidos para su oferta de Movistar+ pensada para establecimientos públicos, a la que este año no ha podido ofrecer la Champions League.

Ello le supuso la pérdida de unos 15.000 clientes de restauración y otros espacios públicos, como hoteles y gimnasios, según los cálculos de Vodafone. Y es que esta es la cifra de abonados que ha logrado el grupo británico en el canal horeca desde que en verano lanzara su paquete para este tipo de establecimientos. A su favor juega esta temporada que compró La Liga a Telefónica por 100 millones, mientras que abonó otros 40 millones a Mediapro por incluir el canal beIN Sports.

Vodafone es consciente de que ahora sí posee un activo realmente atractivo para su rival, de ahí que al firmar el contrato con la patronal de clubes lanzara un serio aviso junto a su socio de UTE: “Vodafone y Orange anuncian además su intención de sublicenciar en condiciones económicamente razonables, objetivas y no discriminatorias los contenidos que le han sido adjudicados a cualquiera que esté interesado en ellos. Del mismo modo, Vodafone espera obtener acceso al resto de lotes de fútbol nacional en condiciones justas y razonables”.

Es decir, que están dispuestos a vender a un precio justo estos derechos a Telefónica si ella hace lo mismo con el lote que se ha adjudicado para el canal residencial por 250 millones anuales: partido de FC Barcelona o Real Madrid en primera elección cada jornada, partido de Segunda División y fase de ascenso. Está  por ver cómo plantearán la negociación con Mediapro, titular de los otros ocho partidos en plataformas de pago y que no tiene un interés especial en operar en el ámbito de los bares.

Antonio Coimbra, consejero delegado de Vodafone en España, no escondía hace unos días su “preocupación” por el fuerte incremento de los costes del fútbol en España, ya que La Liga pasará de recibir los 600 millones que acordó con Telefónica para esta temporada, a los 933 millones que ya se ha asegurado para cada una de las tres próximas campañas. Su temor sobre la rentabilidad se centra en el segmento de particulares, ya que está convencido de que los 100 millones anuales por su paquete podrán rentabilizarse.

En la actualidad, y según los cálculos de la compañía, en España existen 80.000 establecimientos interesados en contar con el fútbol en su oferta para atraer a los clientes. Y, con el nuevo planteamiento comercial que realizarán y al que se suma ahora también Orange, el mercado potencial asciende hasta los 100.000 clientes. Se trata de contratos más lucrativos, con un coste medio mensual que de media ronda los 180 euros al mes, aunque en el caso de Movistar+ supera los 200 euros.

Ahora está por ver qué sucede con las negociaciones a tres bandas, ya que Mediapro también ha abierto el plazo para que las plataformas interesadas realicen sus ofertas para incorporar a su cartelera beIN Sports Liga, el segundo canal que lanzará de la mano del grupo catarí en el mercado español. Por ahora no han trascendido las condiciones que impone la compañía catalana, aunque se entiende que ni Vodafone ni Orange querrán pagar más de los 100 millones que ya han pagado este año a Telefónica.

“La intención es, sí o sí, mantener la oferta total de fútbol para nuestros clientes”, ha indicado Coimbra. En el caso de la multinacional presidida por César Alierta, el interrogante es si podrá estar una temporada más sin ofrecer la Champions League y si incluso estaría dispuesta a limitar su oferta futbolística a El Partidazo de cada fin de semana.

En este sentido, sostuvo que el plan de negocio es rentable en cualquier escenario, tanto si se alcanzan acuerdos con otros operadores como si, finalmente, sólo Orange y Vodafone tienen acceso a estos derechos de retransmisión. “Creemos que será positivo”, dijo Coimbra, ya que “es un modelo sostenible en cualquier escenario”.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles