El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 El fútbol vuelve a crear disputas empresariales. Los operadores de telecomunicaciones Vodafone y Orange han reclamado a Telefónica que les debería dar acceso a los contenidos de La Liga para las tres próximas temporadas, que este martes adquirió en exclusiva a Mediapro por 2.400 millones de euros.

La operación, por la que la multinacional presidida por César Alierta incorporará desde ya el canal existente de beIN Sports con la Champions League, permite al dueño de Movistar+ alegar que no está comprando los derechos y, por lo tanto, no está obligada a compartirlos, ya que se trata de un acuerdo de distribución de un canal.

Orange, en cambio, ha indicado en un comunicado que “podrá tener acceso a todos los contenidos de fútbol de La Liga para las tres temporadas siguientes, ya que Telefónica tiene obligación a distribuir los derechos que adquiera en exclusiva”. Por su parte, Vodafone ha explicado que entienden que Telefónica tendrá que incluir dentro de su oferta mayorista estos contenidos. Ambas compañías se refieren a una de las condiciones impuestas en su día por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para autorizar la compra de Canal+ por Telefónica: compartir con sus rivales el 50% de sus contenidos premium, como películas de estreno, series o el fútbol español.

Por su parte, Mediapro aseguró ayer en un comunicado que su decisión se basa en que “la oferta presentada por Movistar+ supera claramente la del resto de operadores”, por lo que el canal ha decidido aceptar esta opción de estar presente sólo en la plataforma de Telefónica. Se sobreentiende que ni Vodafone ni Orange presentaron propuestas que permitieran al grupo catalán rentabilizar los 633 millones anuales que pagará a La Liga por el lote de ocho partidos de Primera cada jornada y una parte de la Copa del Rey.

Cabe recordar que, además de todo el fútbol español y la Champions League, también se ha adjudicado en exclusiva la Premier League, la ACB y la Asobal para los próximos años. Además, este año ya podrá comercializar en exclusiva los campeonatos de MotoGP y Fórmula 1, que actualmente vende por 20 euros al mes junto al canal de golf y lo dos generalistas de deportes.

En el caso del Mundial de F-1, el acuerdo con Formula One Management (FOM) establecía que las emisiones serían compartidas con Atresmedia y TV3, en el caso de Catalunya, durante 2014 y 2015. Sin embargo, a apartir de 2016, los monoplazas abandonarán la televisión en abierto y se verán en exclusiva por Movistar+, a cambio de unos 70 millones anuales. En el caso de MotoGP, el pacto con Dorna Sports aún permitirá a Mediaset retener en Telecinco los cuatro grandes premios que se disputan en España, mientras que el resto sólo podrá verse a través de la plataforma de Telefónica. Supone una mejora sustancial para el grupo de telecomunicaciones, ya que este año sólo ha tenido la exclusiva en 10 de las 19 carreras.

A estos dos contenidos, que se emiten a través de canales específicos, hay que añadir también los derechos de todos los Masters1000 de la ATP para los próximos cuatro años, a excepción del de Madrid. En total, 34 torneos que también incluyen los trece ATP500 y la mayoría de los ATP250. A ello se le suma la exclusiva de Wimbledon y que los otros tres Grand Slam (US Open, Australia y Roland Garros) se emiten por Eurosport, un canal que sólo la plataforma de Telefónica ofrece en toda España.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Mateu Alemany

Director general del Valencia CF

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Todos los perfiles