El diario económico
del negocio del deporte

M.Menchén “Es un elemento más de la cadena de valor del deporte”. Ignacio Arrola, director de marketing de Mediapro, ha argumentado así la decisión del grupo audiovisual de apostar por el negocio de las apuestas deportivas. Se trata de Carcaj, un portal de apuestas cruzadas entre usuarios que se ha presentado hoy oficialmente y que confía en hacer el ruido necesario para calar entre los aficionados con vistas a El Clásico de este fin de semana.

La compañía ha apostado por un nicho de mercado dentro del negocio del juego online, ya que en la modalidad que ha escogido sólo deberá competir con Betfair Exchange. Y es que, a diferencia de las casas tradicionales como Bet365 o Sportium, Carcaj no marca las cuotas que se ofrecen, sino que son los propios usuarios las que las fijan. De ahí el eslogan “Apunta y apuesta”, y de ahí su nombre, que en el mundo del tiro con arco hace referencia a la funda de las flechas.

Ignacio Arriola Dani Helguera Carcaj Mediapro 650

Ignacio Arriola, director de marketing de Mediapro, junto a los exjugadores Dani e Iván Helguera, hoy en Madrid.

Para lanzar este proyecto han fichado a Roger Ferrús, que se incorporó a Mediapro en junio de 2015 procedente de Suertia, donde era responsable de operaciones y producto desde 2012. El ejecutivo forma parte de un equipo de unas diez personas que Mediapro ha destinado para este proyecto, aunque la empresa también se beneficia de todos los servicios con los que ya cuenta el grupo, como marketing.

Ferrús ha explicado a Palco23 que ahora era el momento ideal para entrar en el negocio de las apuestas cruzadas, con un mercado maduro que ya mueve más de 4.000 millones de euros en España, un mayor conocimiento sobre lo que supone el juego y un regulador que con sus exigencias ha permitido que el sector de las apuestas ya no sea mal visto. Eso sí, advierte de que ellos se dirigen a un jugador más experto, que busca una mejor retribución del dinero apostado. “Esto es como la Bolsa”, resume.

“Las mejores cuotas las ofrecemos nosotros, casi seguro”, ha enfatizado Arrola sobre uno de los motivos que les puede permitir ganar mercado en un sector con grandes players internacionales. En este sentido, ha recordado que allí es el jugador que puede querer arriesgar más que el operador el que fija la cuota, a la espera de ver si alguien quiere cruzar. “Nosotros no ponemos límites a los ganadores, simplemente cobramos una pequeña comisión”, ha ampliado sobre su modelo, que implica menos riesgo económico para Mediapro respecto a una casa de apuestas.

En el formato tradicional, es el operador el que fija las cuotas a pagar por cada jugada en función de los límites que ella considera que financieramente puede asumir y en base a sus cálculos de probabilidad. Además, tiene el derecho de eliminar la cuenta de un usuario que ya haya ganado demasiado dinero. En Carcaj, por el contrario, los jugadores pueden actuar libremente, y el único control es para cumplir la legislación en lo referente a evitar casos de ludopatía.

Ferrús explica que el único límite que han puesto es el de las cuestiones sobre las que se puede apostar, para evitar una dispersión que pueda poner en peligro su ventaja: ofrecer cuotas más altas en apuestas tradicionales, como quién ganará el partido o el número de goles que se anotarán. Por el momento, los deportes disponibles son fútbol, tenis, baloncesto, Fórmula 1, balonmano, rugby, fútbol americano, hockey y artes marciales. Próximamente, según aseguran, habrán nuevas modalidades.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles