El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 Carolina Marín y el bádminton español pierden uno de los motores que debía ayudar a fomentar la práctica de este deporte en el país. Carbonell ha anunciado la rescisión precipitada del acuerdo de patrocinio que firmó en abril de 2015 con la dos veces campeona del mundo y la federación “debido al actual contexto económico global”. El contrato tenía una duración de tres años, por lo que todavía quedaban dos más en vigor, y suponía un total de 500.000 euros en el trienio.

La empresa aceitera argumenta que “la nueva situación actual ha obligado a los responsables de la compañía a replantearse la estrategia de comunicación y patrocinios dentro del nuevo plan estratégico”, y en el mismo no sería prioritario crecer en un mercado como el asiático, cuyas divisas están sufriendo y en el que Marín debía ejercer como embajadora de la marca.

Carolina Marín Carbonell 650

Carolina Marín ha lucido el logo de Carbonell en su camiseta.

“La decisión ha sido muy difícil y triste para nosotros. Agradecemos a Carolina su contribución a la difusión de nuestra marca y la cultura del aceite de oliva del mundo. Estamos encantados de haber podido colaborar con una deportista de su talla profesional y personal, y le deseamos nuevos éxitos que seguro van a llegar”, asegura Francisco Rionda, director de marketing de Carbonell, en un comunicado. “Su profesionalidad ha hecho que trabajar con ella sea muy sencillo, y estoy seguro de que el proyecto de futuro de la Federación Española de Bádminton, liderada por David Cabello, asegura la continuidad de nuestra campeona en la elite mundial”, añade.

El acuerdo se firmó con la jugadora, pero se estableció que una parte del dinero se destinara al fomento de este deporte entre los más jóvenes. De esta manera se ponía también fin a la disputa que se abrió entre la Federación y los jugadores, después de que el organismo intentara quedarse con un 70% de los ingresos que generan los derechos de imagen de los jugadores.

En virtud del acuerdo, Marín ha lucido el logotipo de Carbonell en su camiseta y ha ejercido como embajadora de la marca de aceites y aceitunas en Asia. “Para mí es un honor y una responsabilidad contribuir a la expansión de un producto tan español como el aceite de oliva; me habría gustado poder ondear la marca en los últimos torneos, que han tenido tanta repercusión internacional”, señaló entonces la atleta.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles