El diario económico
del negocio del deporte

Guillermo G. Recio Los Golden State Warriors han batido récords deportivos durante la actual temporada, a falta de ver si puede ganar el título contra los Cleveland Cavaliers en las finales que se están disputando estos días. Pero, suceda lo que suceda ya han ido mucho más allá de la cancha y se han convertido en un fenómeno comercial. Los triples increíbles de Stephen Curry y las jugadas de sus compañeros han recorrido el mundo entero a través de las redes sociales y los medios de comunicación.

Todo ello ha hecho que las marcas contemplen al equipo de la bahía de San Francisco como uno de los más rentables publicitariamente, ya que hace tan sólo un año, antes de convertirse en campeones de la NBA, la franquicia californiana no estaba entre los conjuntos más deseados comercialmente. El salto de los Warriors a la cima donde están los New York Knicks, Los Angeles Lakers y los Boston Celtics, entre otros, ha hecho crecer un 8,1% los ingresos de la competición en patrocinios, hasta situarse en los 799 millones de dólares (714 millones de euros) en la temporada 2015-2016.

Según un informe de la consultora IEG, este crecimiento está por encima del registrado por el conjunto de los patrocinios deportivos en EEUU, que aumentaron un 5% este curso. El volumen de ingresos que se generan por este concepto, además, representa un 39,7% más que hace seis años, cuando en la temporada 2010-2011 la NBA y el conjunto de sus franquicias facturaron 572 millones de dólares (511,3 millones de euros).

 

Aunque el grupo de los más atractivos haya sumado a los Warriors, el conjunto de franquicias que representa menor interés para las compañías ha incorporado a los New Orleans Pellicans. Este equipo, que cuenta con Anthony Davis como el jugador mejor pagado de la liga, se une así a Charlotte Hornets, Denver Nuggets, Philadelphia 76ers, Detroit Pistons, Milwaukee Bucks, Minnesota Timberwolves y Sacramento Kings.

Las compañías de seguros son las más propensas a utilizar la NBA como plataforma para extender su marca en en el mercado nacional, aunque ya no lo hace con tanta fuerza. Si antes suponía uno de cada cinco patrocinios del torneo, ahora lo es de cada 3,2. Esto se debe principalmente al auge de los restaurantes de comida rápida como Taco Bell o Papa John’s, que salta del quinto al segundo puesto. Completan el ranking sectorial la automoción y las bebidas no alcohólicas en este orden.

En este contexto, donde las aseguradoras bajan el peso sobre el total de la NBA debido a la creciente apuesta de otros sectores, State Farm ha reforzado aún más su dominante posición en la liga y ha conseguido estar presente en el 83% de los equipos y la propia patronal. Ello se produce gracias a una mayor apuesta por esta competición y a que el grupo cervecero Anheuser-Busch haya reducido su cuota en cuatro puntos porcentuales.

De entre los pequeños cambios que ha habido durante esta campaña destaca la irrupción de un nuevo actor: FanDuel. La compañía de ligas fantasy ha firmado numerosos acuerdos comerciales con las franquicias hasta alcanzar una presencia del 57%, es decir, que más de la mitad de conjuntos están patrocinados por esta casa de apuestas.

 

Aun así, hay que añadir la relación entre la patronal y FanDuel, ya que la NBA cuenta con parte del accionariado de la tecnológica y desarrolla una liga fantástica exclusiva de la competición. Este acuerdo fue prácticamente el salto de la compañía en la liga, ya que a partir de entonces ha firmado con la mayoría de equipos actuales.

Durante este año, la NBA ha sido uno de los principales actores del mundo del patrocinio con grandes contratos firmados como el de Verizon, que pagará 400 millones de dólares (366,3 millones de euros) por ser el patrocinador oficial de conexiones inalámbricas (Wi-Fi) y tener el nombre del concurso de mates, que se conocerá como el Verizon Slam Dunk, además de la esponsorización de las votaciones para los participantes del partido de las estrellas, el Draft de la NBA y la liga de verano.

Además de la actividad propia de cada franquicia, el departamento comercial de la patronal también ha firmado con Tissot, que desembolsará 33,3 millones de dólares (29,7 millones de euros) por temporada durante seis años y se convertirá en el acuerdo comercial más grande de la historia de la relojera suiza.

Aunque los ingresos por este apartado aumentan cada año en la NBA, parece que el techo estará mucho más arriba, con la novedad de estampar publicidad en las camisetas de los conjuntos y a la espera del nuevo contrato técnico con Nike, que en la temporada 2017-2018 triplicará la cifra que pagaba Adidas hasta los 125 millones de dólares anuales (115 millones de euros).

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Mateu Alemany

Director general del Valencia CF

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Todos los perfiles