El diario económico
del negocio del deporte

M.Menchén Telefónica ha conseguido evitar una situación que podría haberle costado varios miles de clientes. Tras varios meses de silencio, el grupo de telecomunicaciones finalmente ha podido cerrar un acuerdo con la UTE formada por Vodafone y Orange para comercializar todo el fútbol español en establecimientos públicos, como bares, hoteles o restaurantes durante las próximas tres temporadas.

Las condiciones económicas del acuerdo no se han hecho públicas, aunque las dos compañías se adjudicaron este lote a razón de 100 millones de euros anuales, a los que se les podrían añadir otros 10 millones en función de cómo evolucione la base de abonados del canal no residencial. Y una parte de este importe será ahora asumido por Movistar+ para frenar la sangría de clientes que ya le obligó a acelerar el acuerdo con beIN Sports para poder incluir la Champions League.

En su momento, la alianza ya dijo que estaría dispuesta a “sublicenciar en condiciones económicamente razonables, objetivas y no discriminatorias los contenidos que le han sido adjudicados”, siempre que el trato fuera recíproco y Telefónica le ofreciera en condiciones justas el lote que incluye un partido cada jornada de FC Barcelona o Real Madrid y el mejor encuentro de Segunda División.

Iniesta Marcelo Ramos Barça Madrid 650

‘El Partidazo’ era la clave de Telefónica para alcanzar un acuerdo con Vodafone-Orange por el negocio de bares.

“Por supuesto Movistar+ ofrecerá esta nueva temporada la mejor oferta de contenidos a sus establecimientos públicos con todo el fútbol al completo”, aseguraba ayer la compañía, que se estima que actualmente cuenta con 60.000 bares en cartera. Todos ellos, si quieren seguir trabajando con la operadora, deberán pagar una cuota mensual de entre 260 euros y 275 euros (IVA incluido), en función de los servicios adicionales, como ADSL o líneas móviles. Es decir, un negocio próximo a los 200 millones anuales.

Eso sí, la oferta de la compañía no se nutre únicamente de beIN Sports LaLiga y beIN Sports, sino también otros contenidos que sí tiene en exclusiva y que, al no considerarse premium, no tiene la obligación de ofrecérselo a sus rivales. Se trata de MotoGP, Fórmula 1, Premier League o la ACB, entre otros.

Vodafone, por su parte, tratará de fidelizar a los 15.000 establecimientos con tarifas especiales respecto a la genérica que han lanzado ahora al mercado. Para nuevas altas, la operadora pide 304,95 euros (IVA incluido), más que su rival, y ello pese a que la oferta de contenidos deportivos es inferior. Más agresiva será la estrategia de Orange, que ofrece el paquete de fútbol a los bares por 196 euros al mes hasta el fin de la temporada 2016-2017.

Ahora la guerra entre los tres operadores está servida, ya que las perspectivas de crecimiento para este segmento (bares, cafeterías, restaurantes, hoteles, prisiones, locales de casas de apuestas, etcétera) son altas. A finales de 2015, Antonio Coimbra, consejero delegado de Vodafone en España, aseguró que en España existían unos 80.000 establecimientos que querrían incorporar el fútbol a su oferta para ganar clientes, cifra que podría llegar a los 100.000 locales con una estrategia comercial nueva.

Hacer más atractiva la contratación de estos contenidos también será mérito de beIN Sports, que ha decidido crear un canal específico para La Liga en el que no sólo se retransmitirán los partidos en directo y se ofrecerán reposiciones, sino que también habrán “programas de producción propia, reportajes, informes especiales, espacios de análisis, entrevistas, informativos y mucho más”, según explicó hace unas semanas Mediapro.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Mateu Alemany

Director general del Valencia CF

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Todos los perfiles