El diario económico
del negocio del deporte

Guillermo G. Recio El nuevo contrato de la ATP con Emirates mantiene al tenis en el crecimiento medio de patrocinios. Aunque Rafa Nadal no está en su mejor momento y la hegemonía de Novak Djokovic continúa, este deporte sigue batiendo récords y las marcas ven en él un escenario con mucho arraigo local y muy diversificado, desde torneos 500 y 1.000 hasta los cuatro Grand Slam y las series finales.

El valor de los acuerdos comerciales en el mundo del tenis aumentará un 4,2% durante este año hasta los 801 millones de dólares (713 millones de euros), mientras que el importe global en el mundo del patrocinio está previsto que crezca un 4,7%, según un informe de la consultora IEG.

La aerolínea con sede en Dubái empezó en enero de 2016 a ser el patrocinador principal de la ATP, en sustitución de la cervecera Corona, por lo que pagará alrededor de 10 millones de dólares (8,89 millones de euros) por temporada durante los próximos cinco años.

 

Junto a la compañía de aviación, Peugeot, InfosysLeSports también se han unido al circuito profesional, y aunque tienen rangos inferiores, han ayudado a incrementar los ingresos por patrocinio. Sin embargo, en la WTA, el torneo femenino, no ha habido ningún cambio este curso. “La ATP sigue asegurando nuevas ofertas significativas, mientras que la WTA ha tenido un crecimiento limitado”, explica el editor del informe de IEG, William Chipps.

La diferencia entre el circuito masculino y el femenino se demuestra también en que los socios oficiales de la WTA (SAP, Usana y Peak Sports, entre otros)no aparecen entre las marcas con más notoriedad en el mundo del tenis, mientras que las que apuestan por la ATP están en las primeras posiciones.

La compañía más activa en este escenario es la aerolínea dubaití, con un porcentaje de exposición del 66%, y tras ella se encuentran la empresa estadounidense de logística FedEx y la automovilística francesa Peugeot, con un 24% de notoriedad.

 

Después de éstas, con algo más de un 15% de visibilidad están marcas que no son socias directas del circuito, sino que son patrocinadores principales de algunos de los torneos más importantes, como BNP Paribas con las citas de París e Indian Wells junto con la Copa Davis y la Fed Cup; Rolex con Shangái y Montecarlo, y los fabricantes de equipamiento Wilson y Head.

Sin embargo, la presencia de Emirates en el sector aéreo no iguala la cobertura publicitaria que tiene la banca en este deporte. Las entidades financieras cuentan con un 71%, aunque a diferencia de las aerolíneas el pastel está mucho más repartido por todos los eventos del año debido al factor local. Desde Barcelona con Banc Sabadell hasta el patrocinio estrella de la Final ATP World Tour por Barclays, pasando por BNL en Roma, Itau en Miami y Citi en Washington, entre otras.

Otra industria con mucho peso en el tenis es la automoción, con un 69% de exposición, pese a que no hay fabricante alguno que preste su nombre ni el patrocinio principal a algún torneo. Más allá de estos tres sectores, con una imagen destacada en los torneos profesionales están las bebidas alcohólicas y sin alcohol, como Coca-Cola; las relojeras como Rolex, y las firmas de retail como RakutenGerry WeberDubai Duty Free, que precisamente también es uno de los premium partners de la WTA.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Mateu Alemany

Director general del Valencia CF

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Todos los perfiles