El diario económico
del negocio del deporte

M.M.A. El Real Madrid ha puesto fin a una de las situaciones que más chocaban dentro de la industria. Luis Blasco ha presentado su dimisión como miembro de la junta directiva que preside Florentino Pérez, alegando motivos profesionales, según explican desde la entidad. El hasta ahora presidente de Telefónica Argentina regresa a España para ponerse al frente de la sociedad que controla Canal+, lo que habría supuesto un evidente conflicto de intereses a las puertas de que La Liga saque a subasta los derechos de televisión de la próxima temporada.

El grupo de telecomunicaciones optará a la compra de las retransmisiones para fortalecer su oferta de pago, y Blasco será uno de los hombres clave en las negociaciones y a la hora de diseñar la oferta. La situación parecía ya insostenible desde hace unas semanas, especialmente después de que el Real Madrid se alineara con Telefónica frente a Mediapro, que era la tenedora de los derechos audiovisuales del conjunto blanco para la próxima temporada.

Luis Blasco Real Madrid Telefónica

Luis Blasco, alto ejecutivo de Telefónica.

El club no estaba de acuerdo con la decisión de La Liga, que aceptó encargar la comercialización internacional de las retransmisiones durante seis años a la multinacional que encabeza Jaume Roures, a cambio de que liberara la treintena de contratos que tenía firmados con otros tantos equipos de Primera y Segunda División. El contrato asegura el cobro de 50 millones a Mediapro si logra colocar los partidos en el extranjero por más de 450 millones, y la patronal ya estima que obtendrá casi 600 millones de euros.

Telefónica trató de frenar esa alianza con una oferta de 450 millones fijos para los clubes durante tres temporadas. Sin embargo, La Liga no aceptó la propuesta porque su intención es negociar directamente con cada plataforma de televisión en los diferentes países, y no vender todos los derechos a una sola compañía que después sólo los revenda en base a criterios económicos y no de exposición de la competición en cada uno de los mercados.

No es la única ocasión en la que el nombre de Blasco ha puesto en algún aprieto al Real Madrid. El ejecutivo es uno de los implicados en el caso de las tarjetas black de Caja Madrid, por el que se investiga a varios altos cargos de la antigua caja de ahorros por haber realizado gastos personales a cargo de la empresa.

En la investigación que instruye el juez Andreu, en la que se ha imputado a los 82 titulares de estas tarjetas que gastaron 15,2 millones de euros entre 1999 y 2012, Blasco declaró que pensaba que no había nada ilegal. Por si a caso, realizó una declaración complementaria ante la Agencia Tributaria sobre estos gastos.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Mateu Alemany

Director general del Valencia CF

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Todos los perfiles