El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 Los problemas de corrupción en la Conmebol han acabado por salpicar a Gorka Villar, director general de la confederación de clubes sudamericanos. El también hijo de Ángel María Villar, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (Rfef), ha sido acusado por varios directivos del fútbol en este continente de haberlos “extorsionado y presionado” para “no investigar los hechos de corrupción” que rodean a este organismo y que ya han provocado la dimisión de altos dirigentes de la industria.

Ante estos testimonios, recogidos por el diario La República de Uruguay, la Justicia del país está estudiando si llama a declarar a Villar, “para que comparezca en el juzgado del Crimen Organizado”. Siempre según la información recopilada por el citado medio, los testigos aseguran que las acciones del dirigente español buscaban asegurar que no presentarían “denuncias penales y civiles en la Justicia ordinaria, ya que en caso de hacerlas, les caerían las más duras sanciones deportivas a sus instituciones y a la propia federación”.

El hijo del veterano dirigente del fútbol español no estuvo solo a la hora de ejercer presión, ya que el mismo diario informa de que le ayudaron Julio Humberto Grondona y Eugenio Figueredo. Éste último, presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) y anteriomente de la Conmebol, es uno de los inhabilitados por la Fifa después de que el FBI lo situara en la trama corrupta que se embolsó 150 millones de dólares a cambio de adjudicar contratos comerciales de forma fraudulenta.

Las presiones empezaron en enero del año pasado, después de que se presentara “una denuncia en Crimen Organizado de Uruguay por parte de Peñarol, otras siete instituciones charrúas y la propia Mutual de Futbolistas. Esta denuncia por distintos ilícitos movió la estructura de la Conmebol y sus principales dirigentes a tal punto que el propio Eugenio Figueredo dijo en su círculo más íntimo: “Si no paramos la denuncia, terminamos todos presos porque los dirigentes uruguayos no comen vidrio…”.

Villar se habría jactado de su poder para influir sobre el resto, asegurando a Figueredo que “la Justicia uruguaya no tiene jurisdicción, esto lo aborto personalmente cambiando el estatuto de la Conmebol y si mantienen la denuncia, no juegan más la Libertadores, la Sudamericana y el tema le damos un punto final en la justicia paraguaya…”. Su actuación habría funcionado, ya que según el mismo la información publicada en Uruguay, “Peñarol y los otros siete clubes uruguayos levantaron la denuncia en la Justicia Penal, ya que de lo contrario, quedaban afuera de los torneos continentales”.

Gorka Villar (Bilbao, 1975) está casado y tiene dos hijos. Antes de incorporarse a la estructura ejecutiva de la Conmebol, ejerció como abogado especialista en derecho deportivo en la firma Sports&Advisers. Entre algunos de sus casos destaca la defensa de Alberto Contador ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por sus siglas en francés), cuando el ciclista fue acusado de dopaje. También ha asesorado legalmente a diferentes asociaciones miembro de la Conmebol y a otras organizaciones deportivas ligadas al fútbol.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles