El diario económico
del negocio del deporte

Guillermo G. Recio El deporte mueve miles de millones de euros y una parte pasa por manos de pocas personalidades. La mayoría de ellos han hecho fortuna en sectores ajenos al balón, entre otros, pero actualmente la consideran como una de sus principales actividades, aunque también hay quien solamente invierte por afición.

La lista, elaborada por Palco23 a partir el ranking de Forbes, contiene a las personas más ricas del mundo que tiene como negocio primordial el deporte. El hombre más rico de China y máximo accionista de Dalian Wanda Group, Wang Jianlin, que cuenta con 28.700 millones de dólares gracias a sus centros comerciales y operaciones inmobiliarias, es ya el segundo accionista del Atlético de Madrid. Pero su apuesta deportiva pasa por adquisiciones como la de la agencia Infront Sports & Media o la de World Triathlon Corporation (WTC), con una inversión que ya supera los 1.500 millones.

La misma línea sigue el magnate del ladrillo Stephen Ross, que es el propietario de los Miami Dolphins y de un fondo de inversión llamado RSE Ventures con el que ha apostado por la primera liga de drones y la International Champions Cup, entre otros. Cabe destacar la presencia de más de diez multimillonarios que son dueños de franquicias de la NFL.

 

También hay varias personalidades que controlan equipos de la NBA como los Cleveland Cavaliers, los Houston Rockets y los Chicago Bulls y que desarrollan una parte de su negocio a través de estos conjuntos. En este grupo sobresale Mark Cuban, dueño de los Dallas Mavericks y que ha creado un fondo de inversión con el propietario de los Washington Wizards, Ted Leonsis; ha invertido en la liga de fútbol sala de Estados Unidos y en la tecnológica Saportradar junto a Michael Jordan.

Precisamente el ex jugador de baloncesto es el único atleta profesional que está en la lista. El actual propietario de los Charlotte Hornets tiene una fortuna estimada de 1.100 millones de dólares gracias a sus derechos de imagen, pero sobre todo al royaltie que actualmente percibe de Nike por la explotación de Air Jordan, una de las marcas más importantes de baloncesto.

Aunque en estas ligas estadounidenses también hay otros magnates como uno de los fundadores de Microsoft Steve Ballmer con Los Angeles Clippers que no desarrollan una parte de su negocio a través de la industria y no se considera que el deporte sea uno de sus principales actores de enriquecimiento. En este apartado podríamos incluir también a Silvio Berlusconi, Roman Abramovich o Carlos Slim, dueños de equipos de fútbol europeos.

En el mundo de los eventos deportivos también destacan varios dueños de equipos de la MLB y algunos con participaciones en clubes de la Premier League como el Crystal Palace y el Liverpool FC. Además, la familia de los casinos Fertitta controlan la Ultimate Fighting Championship (UFC), con la que articulan gran parte de sus negocios. En cuanto a deportes individuales como la lucha, solamente está presente el dueño de la Fórmula 1, Bernard Ecclestone, y el de la Nascar, James France, ambas vinculadas al motor.

Pero no todos son dueños de equipos, ya que Jeremy Jacobs se dedica con su compañía Delaware North a gestionar instalaciones deportivas como la cancha de los Boston Celtics, el TD Garden, el estadio de Wembley y el Emirates Stadiums, entre otros. Este hijo de un empresario de palomitas y cacahuetes también controla el Boston Bruins de la NHL.

 

El sector de la distribución

La importancia de la moda deportiva se refleja en el segundo lugar de esta lista, ocupado por el fundador de Nike, Phil Knight, que con 24.400 millones de dólares es la primera personalidad que ha conseguido su fortuna gracias a la industria deportiva. También en las primera posiciones se encuentra el dueño de New Balance, Jim Davis, al que le sigue el propietario de Under Armour, Kevin Plank, en el segmento de los fabricantes.

 

Igualmente, lo acompañan el dueño de la firma de outdoor Columbia Sportwear y los propietarios de la firma china de equipamiento deportivo Anta Sports. Stephen Rubin, el dueño de Pentland Group, que engloba marcas como Speedo, también cuenta con el máximo control de la distribuidora JD Sports.

Entre los actores de la distribución deportiva destaca el dueño de una cadena de macrotiendas estadounidenses de caza y pesca Bass Pro Shop, John Morris. El fundador de Sport Direct y máximo accionista del Newscatle United, Mike Ashley, también está en la parte alta de este ranking junto a Michel Leclercq y su familia, que son los impulsores de Oxylane, la compañía a través de la cual se articula Decathlon.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles