El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 El imperio futbolístico creado por la familia Pozzo está en el punto de mira de la Justicia italiana. La Policía Tributaria de Udine ha iniciado una investigación para esclarecer si los dueños del Udinese, el Granada CF y el Watford FC han cometido delitos fiscales con el movimiento de 12 millones de euros entre sociedades de Italia, España y Reino Unido, con el objetivo de eludir sus obligaciones con el Fisco.

Las autoridades italianas consideran que los dueños de los tres clubes habrían emitido facturas falsas para apropiarse el dinero de los derechos de imagen de varios futbolistas y pagar/cobrar comisiones por traspasos. La investigación, según aseguró ayer la Ser, considera que algunos jugadores del Udinese firmaban contratos de imagen con empresas que los Pozzo tenían domiciliadas en Barcelona y, una vez cobrado el dinero, se transfería a otras mercantiles en Reino Unido.

Por este motivo, y según la emisora de radio citada, la Policía Tributaria de Udine, en colaboración con los Mossos d’Esquadra, registró el despacho de Gino Pozzo en Barcelona y se llevó los ordenadores y documentos. El registro, realizado a finales de febrero, habría durado casi treinta horas y se realizó después de que unas semanas antes ya se hubiera entrado en el domicilio en Italia de su padre, Giampaolo Pozzo, y en la oficinas del club de la Serie A con el que iniciaron su aventura en la industria futbolística.

Los abogados de la familia emitieron ayer un comunicado, tras desvelarse la investigación, en el que aseguran que todo se debe a que “las Autoridades Tributarias italianas se resisten a aceptar que el Sr. Pozzo desde hace más de 15 años viene residiendo en España ininterrumpidamente y desarrollando en nuestro país su centro de actividades empresariales e intereses y, correlativamente, cumpliendo escrupulosamente en España sus obligaciones tributarias, tanto por razón de su renta personal como por razón del impuesto de sociedades de las compañías a cuyo través despliega actividad económica”.

Cabe recordar que, en efecto, Pozzo lleva varios años residiendo en la capital catalana y que incluso en su día adquirió empresas industriales. En el mundo del fútbol, su actual problema es la prohibición del uso de los fondos de inversión en la compraventa de jugadores, lo que corta de raíz la base de su negocio: asumir el fichaje de jugadores a través de sus sociedades y moverlos entre los tres clubes que son de su propiedad. De hecho, como publicó ayer Palco23, sería uno de los motivos que le han llevado a plantear la venta del Granada, el equipo con menos capacidad económica de los tres que posee.

Además, el empresario italiano tiene intención de centrar esfuerzos en China, donde el impulso del Gobierno al fútbol ha animado a las principales corporaciones del país a invertir en la compra de clubes y patrocinios, convirtiendo su mercado de fichajes en uno de los más potentes y, por lo tanto, de los más interesantes para hacer negocio.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles