El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén Despacito y con buena letra. Es la premisa bajo la que trabaja el FC Barcelona a la hora de introducir innovaciones tecnológicas en el Camp Nou. La actual junta directiva lleva prometiendo que instalaría Wi-Fi desde la primera temporada, pero llegarán a las urnas sin haberlo conseguido. El directivo del área tecnológica, Dídac Lee, ha admitido que esta opción no estará disponible hasta la primavera de 2016, ya que su prioridad ahora pasa por aprovechar la mejora de la conexión 3G y 4G para centrarse en lo que ellos denominan el smart stadium.

Este concepto no es otro que aprovechar las oportunidades que brindan las nuevas tecnologías e Internet para hacer más eficiente la infraestructura, reducir costes y ofrecer servicios adicionales a los aficionados. En la Ciudad Deportiva de Sant Joan Despí, a las afueras de Barcelona, ya se han puesto en práctica algunas de las medidas que pronto llegarán a las oficinas y el estadio, en el distrito de Les Corts: uso de coches eléctricos en colaboración con Audi, mejor conexión a Internet, tecnología contactless para el control de accesos y aplicaciones específicas para los jugadores y para la gestión de la escuela, el comedor o la operativa de los taxis.

Camp Nou aérea 530

El Barça instalará 1.079 puntos de conexión Wi-Fi en el Camp Nou y su entorno.

El club empezará a probar estos días una nueva aplicación para los socios que se lanzará oficialmente de cara al Joan Gamper, el trofeo estival que organiza el Barça. Esa app incluirá algunas de las cuestiones anteriores, como la posibilidad de tener digitalizado el carné y el abono, de manera que con el teléfono móvil se pueda acceder a los partidos.

Por ahora, será la gran novedad, ya que el resto de servicios que incluirá, como el chat con la Oficina de Atención al Barcelonista (OAB), el servicio de noticias y las estadísticas minuto a minuto durante los partidos ya se ofrecen en la app actual. También habrá una encuesta para valorar qué servicios les gustaría recibir, a partir de las propuestas que surgieron en un taller de cocreación en el que participaron medio centenar de socios. Habrá otra aplicación para los aficionados, aunque con menos opciones.

“Lo más importante no es tener el Wi-Fi, sino qué podemos hacer con él”, ha defendido hoy Lee. Aunque no se han dado plazos, la intención es ir ampliando el contenido de la aplicación: buscador de opciones para utilizar el transporte público; visionado de repeticiones y el propio partido en directo desde dentro del Camp Nou; compra de entradas y camisetas, o incluso encargar un bocadillo en los puntos de restauración para ir a buscarlo al descanso.

Son servicios más allá de lo que ofrecen otros equipos y en el club creen que serían pioneros en Europa en la creación de un smart stadium. Por ello, el directivo no quiere precipitarse pese a ser consciente del punto a favor que se habría anotado la junta de cara a las próximas elecciones y de que otros rivales ya se están moviendo en esta línea. El Real Madrid y Microsoft ha lanzado una app con la que pretenden revolucionar la experiencia dentro del Santiago Bernabéu y el Valencia CF ultima también un proyecto similar junto a Huawei, Qualcomm y Vodafone.

 

Búsqueda de alianzas para no poner un euro

El Barça ya tiene asegurados los cuatro millones de euros que cuesta instalar el Wi-Fi y que serán asumidos por Telefónica, dentro del acuerdo por el que el grupo de telecomunicaciones será patrocinador durante las próximas tres temporadas a razón de 13 millones por cada una; además, adquiere los derechos de televisión del ejercicio 2015-2016 por 140 millones. El objetivo pasa por instalar 1.079 puntos de acceso a la red para evitar problemas de conectividad en entornos de alta densidad, ya que en el Camp Nou pueden llegar a concentrarse hasta 98.000 personas en día de partido.

WiFi Camp Nou

A día de hoy sólo hay Wi-Fi gratuito en algunas zonas del entorno del Camp Nou.

Actualmente ya se están haciendo pruebas en los aledaños del estadio, en otoño se extenderá la conectividad al Museo y la pista de hielo, en invierno al Palau Blaugrana y en primavera de 2016 ya llegará al interior del Camp Nou, el aparcamiento y el entorno más próximo al estadio, donde hay una cafetería. También se instalarán desde ya las FCB Tablets, unas pantallas táctiles de grandes dimensiones en las que poder consultar información útil.

Una de las claves es la instalación de los aparatos electrónicos que deben permitir que el Wi-Fi no falle y de los centros procesamiento de datos (CPD), que ayudarán a recopilar la información que generen los sensores que se repartirán por las instalaciones. Éstos registrarán los patrones de comportamiento, lo que ayudará a introducir cambios en ámbitos como la movilidad, la seguridad e incluso el comercial en función de las preferencias de la gente. En otras palabras, evitar aglomeraciones en un determinado acceso o personalizar las ofertas que se envían al socio o aficionado según su actividad.

La instalación de estas infraestructuras está pendiente de formalizarse, ya que la intención del club es no tener que gastar dinero más allá de los aproximadamente 50.000 euros que costará desarrollar las aplicaciones que conviertan los dispositivos móviles “en un mando a distancia del Camp Nou“. Lee no ha querido desvelar el nombre de la empresa que asumirá este trabajo, aunque se ha descartado a Cisco, con la que se tenía un preacuerdo que se acabó cayendo en el último momento. Las apps se han desarrollado junto a tres firmas catalanas, ya que el directivo ha querido potenciar el trabajo de emprendedores locales.

También se está trabajando con los patrocinadores y los operadores que gestionan los puntos de restauración (Serhs, Eat Out y Damm) y de venta de productos oficiales (Nike) que hay en las instalaciones de Les Corts. El Barça quiere ver hasta qué punto quieren implicarse en el proyecto, ya que de ellos dependerán cuestiones como el envío de ofertas personalizadas o la posibilidad de realizar encargos a través de la app.

 

Colaboración con el Ayuntamiento en ‘smart cities’

El responsable de liderar a nivel ejecutivo todo este proyecto es Sergio Jérez, que se incorporó a la dirección de tecnologías de la información del club procedente del Ayuntamiento de Barcelona, como adelantó Palco23. El ejecutivo ha explicado que precisamente se ha firmado un acuerdo con el consistorio para colaborar en materia de smart cities y aprovechar los conocimientos adquiridos por la Administración en el uso de estos sistemas para recplicarlos en el Camp Nou.

Este proceso no supondría un coste adicional, ya que se aprovecharían los mismos sensores que se instalarán para registrar los patrones de conducta para adaptar las apps a cada socio. Con la diferencia de que, aplicado a nivel de gestión del club, se podrá incidir en otras cuestiones: eficiencia en el uso de la iluminación y el ciclo del agua, reciclaje de residuos, gestión de la seguridad, información de los accesos en tiempo real y centralización de todo lo que sucede en el Camp Nou y sus aledaños.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles