El diario económico
del negocio del deporte

M.Menchén El Elche CF es hoy un equipo de Segunda División. Así lo decidió el pasado viernes el juez de disciplina social de La Liga, al considerar que el club no había logrado un acuerdo con la Agencia Tributaria para saldar o aplazar una deuda vencida que en total asciende a los 8,5 millones de euros. El consejo de administración que preside Juan Anguix ha admitido su error de dar por bueno un pagaré y espera pagar al menos 3,5 millones para conseguir un certificado positivo de Hacienda para aplazar el resto, para lo que está tratando de implicar a empresarios locales ante la falta de liquidez.

Elche Anguix Prado

Juan Anguix, presidente del Elche, en el centro junto a miembros de su equipo.

Ahora bien, ello sólo podría servir de cara al recurso que presentarán ante el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) y no soluciona los problemas reales de la entidad y que podrían suponer problemas mayores. A continuación, un cuestionario para entender mejor la situación del Elche y por qué el pagaré con el Fisco es sólo la punta del iceberg.

 

¿Por qué La Liga desciende al Elche a Segunda si asegura tener acuerdo con Hacienda?

En su resolución, el juez Manuel Rivero señala que en realidad la Agencia Tributaria también había puesto de manifiesto que la deuda del Elche seguía estando líquida, vencida y exigible. El conjunto ilicitano daba por hecho que el acuerdo estaba hecho gracias al pagaré, pero la legislación actual no considera a los mismos como un mecanismo de pago. Por lo tanto, ese compromiso de liquidar realmente la deuda a 28 de julio mediante un pagaré previo no era válido para evitar la sanción.

 

¿La sanción se produce sólo por el problema con Hacienda?

Los Estatutos de La Liga no consideran que un expediente por impagos a organismos públicos sea motivo de descenso administrativo, sino la reincidencia en la comisión de infracciones graves o muy graves. Es el caso del Elche CF, que al proceso abierto por sus impagos a la Agencia Tributaria este año se le añadían tres procedimientos anteriores.

En la temporada 2013-2014 ya se multó al club por el impago de las deudas que mantenía con el Fisco, una sanción que se repitió este mes de febrero y a la que se añadió una adicional por “incumplimiento de los regímenes de responsabilidad de los administradores y la facilitación de datos erróneos de carácter económico”. De hecho, Anguix ya asumía en la víspera del fallo del juez de La Liga que el descenso podría venir motivado más bien por los reiterados incumplimientos de los estatutos de la patronal de clubes que por el citado pagaré.

 

¿Existen opciones reales de que el TAD acepte los argumentos del Elche?

No existen certezas, a la espera de ver qué argumentos presenta Anguix en su recurso. Desde su consejo piden tener en cuenta la buena fe de los nuevos administradores y los esfuerzos realizados en las últimas semanas como atenuantes para rebajar la sanción. En este sentido, cabe recordar que tanto el instructor como el juez único de disciplina social ya han tenido en cuenta estos factores, recordando en su escrito que la gravedad de los hechos les habrían permitido imponer incluso la expulsión del Elche de competiciones profesionales por un período de tres a cinco años.

¿Hay margen por la vía judicial para rebatir las decisiones de La Liga y el TAD?

Sí, pero cada vez menores. Después de los acontecimientos de la última temporada, en la que el Real Murcia estuvo a punto de lograr la permanencia en Segunda División por la vía mercantil, el Gobierno ha decidido reforzar el papel de los estamentos deportivos. Como adelantó Palco23, el Ejecutivo de Mariano Rajoy aprovechó el Real Decreto Ley que regula la venta de los derechos de televisión para que las decisiones que cuando La Liga o alguno de sus órganos considere que una infracción es muy grave tenga la misma consideración que los preceptos que recoge la Ley del Deporte.

El marco legislativo hasta ahora vigente abría un resquicio para que los clubes sancionados con el descenso administrativo, como el Murcia, pudieran recurrir por la vía de los juzgados mercantiles alegando la falta de habilitación suficiente de los organizadores de un campeonato para imponer criterios de participación en las competiciones, que afectan a la libre competencia.

 

¿Es realmente el problema con Hacienda el único que tiene el Elche?

No, e incluso antes de agosto podría darse la situación de que el equipo no sólo pase a la Liga Adelante, sino que incluso baje a Segunda División B. El fair play financiero de La Liga introduce aún este año una moratoria por la que hasta el 31 de julio los clubes tienen tiempo para ponerse al corriente de pago con Hacienda, clubes y empleados. Ello no significa haber liquidado la deuda, algo imposible, sino que se hayan logrado acuerdos sobre los pagos y no existan denuncias por incumplimientos.

Y aquí está el verdadero problema. El club no tiene liquidez para afrontar nóminas y premios pendientes con los jugadores de la primera plantilla, que en conjunto sumaban 7,1 millones de euros a junio de 2014. La Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) anunció que se reuniría con los integrantes del Elche para buscar soluciones, ya que a la ausencia de dinero en la caja se uniría ahora la drástica caída de ingresos al bajar de categoría.

Por si fuera poco, el club también está perdiendo la posibilidad de hacer caja con algunos futbolistas que podían tener salida en el mercado de fichajes, como Mosquera. En el caso de este jugador, él mismo fue quien salió para recordar que en su contrato se estableció que quedaría libre si el Elche bajaba a Segunda División. Otros, como Aarón, se han mostrado partidarios de facilitar las gestiones del club.

 

¿Qué pasa ahora con la ampliación de capital?

El problema real del Elche es la falta de dinero para hacer frente a todos sus gastos y afrontar con un mínimo de garantías el futuro. El plan de Anguix pasa por una ampliación de capital de 14 millones de euros, en la que los aficionados tendrían un papel clave a través de la campaña de abonos que se puso ayer en marcha. “Es la campaña de la salvación, el Elche necesita a su afición”, admitían los dirigentes del club sobre la urgencia de lograr efectivo de forma inmediata.

Pese al descenso, el consejo ha decidido mantener precios de Primera División: entre 165 euros y 745 euros para toda la temporada en el caso de los que no compren acciones. En cambio, el precio será de 92 euros el abono para los que compren títulos en la ampliación de capital, con paquetes accionariales que van desde los 96 euros a los 1.0008 euros.

La idea inicial era que los aficionados aporten al menos 2,5 millones de euros, mientras que el resto debería proceder de los distintos miembros del consejo de administración (Anguix podrá capitalizar los pagos que haya realizado en nombre del club) y de empresarios locales. Sin embargo, el propio vicepresidente, Daniel Rubio, lamentaba este fin de semana la falta de implicación de los empresarios locales a la hora de ayudar a la institución.

Las recientes ampliaciones de capital en clubes de Primera o Segunda no invitan al optimismo, pues sólo se han logrado cuantías importantes en operaciones donde ha participado un gran inversor, véase la entrada de Wang Jianlin en el Atlético de Madrid o el papel protagonista de Carlos Slim en el Real Oviedo.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles