El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén Los socios del FC Barcelona decidirán este sábado quien quieren que sea el presidente de la entidad durante los próximos seis años. El proyecto deportivo es uno de los ejes básicos de las cuatro candidaturas, pero las propuestas económicas también han ganado relevancia y Palco23 ha reunido en el restaurante Ca la Nuri, de la Barceloneta, a los responsables de esta materia de cada uno de los aspirantes para debatir las claves de este futuro. En el que ha sido el último debate antes de los comicios, ha quedado claro que La Masia puede ser uno de los pilares para garantizar la viabilidad del club, junto al incremento de ingresos por marketing a nivel global.

En la última asamblea de compromisarios, el actual presidente de la comisión gestora, Ramon Adell, advirtió a la junta directiva de Josep Maria Bartomeu del peligroso aumento de los costes salariales. Lejos de solucionarse, esta situación ha ido a más en la campaña 2014-2015 por los éxitos deportivos y las renegociaciones de algunos contratos. Y aquí, una de las claves pasaría por dar un nuevo impulso a La Masia para conseguir que vuelva a tener un papel relevante en el primer equipo.

Panorámica700

Susana Monje, Albert Deulofeu, Enric Vallbona y Joan Oliver, moderados por el director de Palco23, Marc Menchén.

“Los análisis de mercado muestran que el Barça debería haberse gastado 500 millones de euros para tener a los jugadores del primer equipo que proceden de la cantera”, ha indicado Albert Deulofeu, del equipo del candidato Toni Freixa, sobre los beneficios de un fútbol formativo fuerte. Enric Vallbona, hombre fuerte de la candidatura de Agustí Benedito, ha enfatizado la necesidad de “blindar La Masia” y ha advertido de cómo se han utilizado las amortizaciones y las plusvalías de algunos traspasos para mejorar el beneficio de explotación.

Joan Oliver, futuro director general si Joan Laporta es presidente del club, ha ahondado sobre la cuestión de las amortizaciones, al advertir que “el problema de estabilidad financiera viene dado por los fichajes” que se realizarían fruto de la ausencia de canteranos en la primera plantilla. “No podemos pensar que cada generación será maravillosa, pero hay que asegurar que el 50% del equipo proceda de La Masia y rehacerla será cuestión de años”, ha advertido.

“El Barça no tiene un problema de salarios”, ha añadido. Sin embargo, Susana Monje sí ha considerado que “los sueldos son los que te pueden hacer sobrepasar los ratios [recomendados] de gasto sobre ingresos”. “Tener un equipo basado en La Masia no supone por sí solo fortaleza económica ni es una garantía siempre de un nivel de salarios bajos”, ha enfatizado quien asumiría la vicepresidencia económica del Barça si Bartomeu gana las elecciones.

 

Monje se ha desmarcado de los temores del resto de participantes del debate y ha recordado que la última junta ha logrado reducir la deuda casi a la mitad, sin que ello afectara a la capacidad para invertir 50 millones de euros anuales en fichajes. “El rigor nos ha caracterizado”, ha defendido, para añadir que “el club está muchísimo mejor” que en 2010, cuando el expresidente Sandro Rosell relevó a Laporta.

Su optimismo ha sido rebajado por Deulofeu, quien pese a formar parte de la candidatura de Freixa, exdirectivo de la última junta, ha advertido del estancamiento de ingresos. El economista ha recordado que “la cifra neta de negocio se ha estancado en los 485 millones de euros” y “el resultado de explotación lleva dos temporadas disminuyendo”. Vallbona ha ahondado sobre este punto, criticando un elevado aumento de los gastos de explotación y el incumplimiento de una de las promesas de Rosell en 2010: “Hablaban de un plan de beneficios del 12% de los ingresos, al final están en el 6% y, si eliminamos el efecto de los traspasos, en sólo el 3%”.

Oliver ha señalado que en el mandato de Laporta se lograron triplicar los ingresos del club, mientras que la última junta se ha anotado una mejora del 45% aproximadamente. En su opinión, se debe a la firma de contratos de larga duración que han quedado desfasados en los últimos años. En este sentido, ha propuesto “trocear los paquetes de patrocinio” existentes para maximizar los ingresos gracias a una diversificación geográfica. Para ello, ha propuesto retomar la idea de abrir oficinas comerciales.

Susana Monje Albert Deulofeu Debate Palco23

Susana Monje, de la candidatura de Josep Maria Bartomeu, junto a Albert Deulofeu, del equipo de Toni Freixa.

 

Monje se ha defendido recordando que los ingresos de marketing se han más que duplicado, aunque también se ha mostrado partidaria de abrir delegaciones para estar más cerca de los patrocinadores regionales. Latinoamérica, EEUU, Sudeste Asiático y Oriente Medio serían los enclaves más importantes. Vallbona se ha mostrado escéptico sobre la necesidad de tener presencia física en los cinco continentes, ante las ventajas que ofrecen hoy las nuevas tecnologías. “Hay que calcular bien el incremento de gasto que supondría”, ha avisado.

En cuanto a la presencia internacional, mientras que la candidatura de Monje ha planteado durante la campaña abrir tiendas oficiales con Nike, esta idea ha sido desestimada por el resto de responsables económicos. Oliver ha defendido la importancia del comercio electrónico en un futuro como alternativa a planes de apertura de tiendas, enfatizando que “el Barça no debe ser un Zara”. Como ha añadido Deulofeu, “ya hay cadenas especializadas que podrían abrir tiendas; hacerlo iría en contra de la eficiencia”.

Este cambio se planteará en el marco de las negociaciones con Nike, a la que en opinión de Vallbona abría que arrebatar la gestión de todo el merchandising del club para potenciar este negocio con “el diseño de productos”. Monje también se ha manifestado en esta línea, mientras que Oliver ha añadido que la modificación del acuerdo actual también debería servir para que el Barça pueda buscar socios en cada mercado a los que ceder la distribución de sus productos.

Enric Vallbona Joan Oliver Debate Palco23

Enric Vallbona, ‘hombre económico’ de Agustí Bendito, con Joan Oliver, quien asumiría la dirección general del Barça si gana Joan Laporta.

Junto al contrato de Nike, otro de los que debe negociarse es el de la camiseta. Los compañeros de Laporta, Benedito y Freixa se han mostrado rotundamente partidarios de poner fin a la relación con Qatar una vez finalice el contrato al final de la temporada 2015-2016. Monje, aunque más cauta, ha recordado que se acuerdo se firmó por la delicada situación económica de 2010 y que Bartomeu ya tiene atada a una compañía electrónica de Asia que podría igualar o superar la oferta de 60 millones que ha realizado Qatar Airways.

Benedito también aboga por una marca comercial, y de hecho hoy ha anunciado un preacuerdo con el fabricante de bebidas energéticas Flight Without Wings. La compañía, con sede en Reino Unido pero de capital indio, lanzará su producto en los próximos meses y estaría dispuesta a pagar entre 70 millones y 80 millones de euros anuales durante tres temporadas.

Deulofeu no ha dado ninguna pista sobre qué propondrán en este sentido, mientras que Oliver ha asegurado que han encontrado predisposición de algunas compañías a pagar 35 millones al año por permitir el regreso de Unicef a la parte frontal de la camiseta. “Si ganamos, a los compromisarios les daremos a elegir entre esta opción o la de una marca comercial que asegure más ingresos”, ha dicho.

 

Acuerdo en remodelar al Camp Nou, diferencias en el cómo

En el último bloque del debate, Monje ha defendido la viabilidad económica del Espai Barça, que supone una inversión de hasta 600 millones de euros en remodelar el Camp Nou y construir un nuevo Palau Blaugrana. “Es un proyecto generacional y fundamental para el futuro del Barça”, ha defendido ante un aumento de 50 millones de ingresos estimado por su candidatura.

Oliver ha defendido la necesidad de acometer ambas obras constructivas, pero ha criticado que se sometiera a votación en referéndum un proyecto que aún no cuenta con el visto bueno del Ayuntamiento de Barcelona. “Los contratos largos son un mal negocio”, ha dicho sobre la venta del apellido del estadio a una marca por 15 o 20 años.

Deulofeu también defiende el proyecto, aunque siempre buscando el acuerdo con el entorno y garantizando que no comprometerá la viabilidad del club. Ante este posible riesgo, Vallbona aboga por centrarse en un nuevo Palau Blaugrana (120 millones) y hacer mejoras en el Camp Nou (50 millones). “No es el momento y menos con el plan financiero presentado; en los grandes estadios de Europa se han producido desvíos del 40% del presupuesto original y eso generaría una necesidad financiera que no podemos afrontar”.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles