El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén Uno de los principales indicadores económicos para evaluar la salud de un sector es el volumen de la inversión extranjera en el mismo. Y si este argumento se traslada a la industria del fútbol, podría decirse que La Liga se encuentra en un muy buen momento. En apenas un año, la inversión asiática en el campeonato ha rebasado los 300 millones de euros. La última operación en este sentido ha sido la entrada de Rastar Group en el RCD Espanyol.

Todas las operaciones tienen un punto en común: se ha compaginado la inversión en acciones con la aportación adicional de recursos para aliviar tensiones de tesorería y reforzar el balance. Ha sucedido con la entrada del fabricante chino de juguetes en el conjunto blanquiazul, así como en la llegada de Peter Lim al Valencia CF o Wang Jianlin al Atlético de Madrid.

En el caso del Espanyol, su nuevo accionista de referencia desembolsará entre 14,3 millones y 17,76 millones de euros para adquirir un mínimo del 50,15% del club. Además, aportará en torno a 45 millones de euros más para que la entidad pueda atender sin problemas al calendario de pagos pactado con la Agencia Tributaria y otros acreedores. Lo que hoy aún se desconoce es si esa inyección se realizará a través de un préstamo participativo o de una ampliación de capital.

 

Lim optó por una fórmula combinada. El magnate singapurense acordó a finales de 2014 al compra del 70% del Valencia, a cambio de subrogarse el préstamo de 88 millones por el que la Fundación controlada por la Generalitat tenía el 70% de las acciones. Además, pagó 4,8 millones al Ejecutivo por los intereses generados por la ejecución de avales, lo que elevaba la inversión inicial a 92,8 millones.

Por si fuera poco, en la próxima junta de accionistas propondrá la capitalización de un crédito de 100 millones que concedió al club nada más aterrizar en Mestalla, lo que elevará su inversión a 192,8 millones. Esta acción, además, le permitirá elevar aún más su peso en el accionariado, ya que el resto de accionistas minoritarios debería aportar 42 millones adicionales en una ampliación de capital adicional para no diluir su participación.

El caso de Jianlin es diferente. El multimillonario chino, propietario de Wanda Group, adquirió el 20% del Atlético de Madrid a través de una ampliación de capital en la que desembolsó 44,98  millones, pero además, como adelantó Palco23, realizó una aportación adicional y sin contraprestación alguna de 15 millones.

Amadeo Salvo Peter Lim Valencia 650

Peter Lim, en la imagen junto al expresidente Amadeo Salvo, ha invertido ya casi 200 millones en el Valencia CF.

Este dinero, en la teoría para dar un impulso a la Academia, también sirvió para permitir al club mantenerse en beneficios y, además, evitar que registrara patrimonio neto negativo por el impacto contable de 72 millones que ha supuesto la paralización del plan para construir una Ciudad Deportiva en Alcorcón.

El desembarco de inversores con reputación y fuerte capacidad inversora contrasta con épocas anteriores, en las que se prometían grandes inversiones que jamás llegaban. “El cambio de imagen ahora es espectacular. Se ve en la llegada de inversores: el primer año y medio que estuve aquí no venía nadie y ahora prácticamente siempre hay alguien que quiere comprar un club. Antes venían falsos jeques a los que todo el mundo les hacía recibimientos, y ahora en cambio vienen dueños de franquicias de ligas profesionales americanas y se les dice que no”, indicaba recientemente en una entrevista con Palco23 el secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal.

Pero la mejora de la competición no sólo se ha traducido en la llegada de inversores, sino que la mejora de la exposición mediática de La Liga en el extranjero también ha ayudado a captar nuevos patrocinadores. Para ello ha sido clave la centralización de todos los derechos, que facilitó un acuerdo histórico con Suning en China, por el que el grupo de distribución adquiría las retransmisiones de los partidos en exclusiva a través de su plataforma online PPTV y comercializará productos oficiales en sus más de 1.600 establecimientos en el país.

Sin ir más lejos, el Real Betis anunció la pasada semana que la agencia de marketing deportivo y representación UED Sports se convertía en socio principal y que su logo aparecería en la parte central de la camiseta. La compañía, que el año pasado ya realizó pruebas bajo los dorsales en el Getafe CF, ponía así fin a dos años en los que el conjunto verdiblanco no explotó uno de sus principales activos.

Pero no es el único patrocinador que ha llegado desde el continente. Esta es la segunda temporada en la que Qbao aparece como patrocinador principal de Rayo Vallecano y Real Sociedad, una alianza que también contempla programas formativos en China y que incluía la participación de ambos equipos en un partido amistoso en el país. Además, en el caso del club donostiarra se ha profundizado en la relación y el grupo tecnológico ayudará a sufragar parte de la remodelación de Anoeta, previsiblemente a cambio de dar nombre al estadio o más activos publicitarios.

Por último, aparece East Bank, aunque en este caso existen más dudas sobre el origen de la compañía. Presentado hace un año como grupo inversor de capital australiano y surcoreano, ahora se promociona en la equipación del Levante UD como Beteast, un portal de bingo online. En principio se han mantenido los términos del acuerdo, cifrado en su momento en un millón de euros.

Barça y Madrid

Qatar Airways y Fly Emirates son los principales patrocinadores de La Liga.

 

Con Oriente Medio, la inversión se dispara a cerca de 500 millones

En el análisis no se ha incluido la inversión realizada por Oriente Medio, lo que dispararía aún más la apuesta asiática por el fútbol español. Qatar Airways ha desembolsado 170 millones de euros aproximadamente desde 2010 por su patrocinio con el FC Barcelona, mientras que ahora trabaja en una renovación que supondrían 240 millones adicionales por cuatro temporadas más a partir de la 2016-2017.

En paralelo, Fly Emirates apostó por el Real Madrid en 2013 con un contrato de 150 millones de euros en cinco campañas para que su logo apareciera en una de las camisetas más vendidas del mundo. Además, el conjunto presidido por Florentino Pérez también ha conseguido que Ipic, grupo petrolero de Abu Dhabi, financie parte de las obras del Santiago Bernabéu con el pago de 20 millones anuales para dar nombre al estadio cuando se desencalle el proyecto.

Oriente Medio no sólo ha limitado su apuesta por el balón a los patrocinios, ya que el jeque catarí Abdullah bin Nasser Al-Thani ha aceptado no recuperar su inversión de 137 millones de euros en el Málaga CF a través de diversos préstamos. Y, aunque a menor escala, la academia Aspire se ha hecho con la mayoría accionarial de la Cultural Leonesa de Segunda División B tras aportar 1,7 millones.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles