El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén Peter Lim quiere sanear de un plumazo las cuentas del Valencia CF y ha decidido proponer la mayor ampliación de capital ejecutada nunca por un club deportivo en España. El empresario singapurense no sólo propondrá en la próxima junta de accionistas la capitalización de un crédito de 100 millones de euros, sino que propondrá a los socios una operación adicional que de cubrirse al 100% supondría una inyección adicional de 242,74 millones y multiplicar por dos el capital social.

Se trata de una operación que persigue dos objetivos: por un lado, se rebajará en 100 millones la abultada deuda del club, al que además su máximo accionista le ha prestado otros 80 millones; por el otro, la segunda ampliación de capital dotaría a la entidad de una posición de tesorería jamás vista en Mestalla que permitiría acometer determinados fichajes y cumplir holgadamente con sus compromisos financieros.

Ahora bien, este ambicioso objetivo de Lim supone un duro contratiempo para los pequeños accionistas de la entidad, que en conjunto deberán aportar 72,67 millones de euros si no quieren ver diluido aún más su peso en el accionariado en favor del máximo accionista. De lo contrario, el empresario que adquirió a la Generalitat su paquete del 70,06% podría llegar a controlar el 90% ya en 2016.

14032015 Entrenamiento Valencia CF

Peter Lim, junto al central Mustafi, en una visita a la Ciudad Deportiva. /Valencia CF

En la primera operación, el club propondrá que los 100 millones del crédito que se capitalizará se dividan entre incremento del capital social en 35,79 millones y una prima de emisión de 64,21 millones. De esta manera, se emitirán 1.481.368 nuevas acciones ordinarias que pasarán a manos de Lim y que se corresponden al mismo número de acciones que ya posee. Dicho de otra manera, ahora controlará 2.962.736 de los 3.595.843 títulos que hay en circulación, lo que elevarán su paquete accionarial al 82,39%.

En la segunda operación, lo único que se refleja es que se propondrá emitir el mismo número de acciones que las existentes tras la capitalización del préstamo y que existirá “derecho de preferencia”. Es decir, que en principio cada socio podrá comprar tantas acciones como las que hoy ostenta, con un precio de 67,5 euros por título entre nominal y prima de emisión. En total, se persigue multiplicar por dos el capital social y elevarlo de 86,876 millones a 173,751 millones de euros, lo que le convertiría en el club con mayor capital social de España. Además, se añade una prima de emisión de 155,862 millones.

En el orden del día no se aclara si se abrirá una fase para incorporar a nuevos accionistas en esta ampliación de capital, ante la evidencia de que no todos los minoritarios podrían estar en disposición de acudir a la compra de títulos. “Se prevé expresamente la posibilidad de suscripción incompleta del aumento de capital, de manera que, si éste no fuera suscrito íntegramente, la cuantía del aumento de capital quedará limitada al valor nominal de las acciones efectivamente suscritas y desembolsadas dentro del correspondiente periodo de suscripción, quedando sin efecto en cuanto al resto”, explican en el orden del día.

 

Se desconoce el objetivo de la fuerte capitalización que persigue Lim, ya que desde La Liga incluso aceptaban una menor inyección de recursos para cumplir con las normas de control económico y disponer de un tope salarial suficiente para competir en la Champions League.

Los estados financieros de la temporada 2014-2015 no se han hecho públicos aún, pero en su previsión aprobada en diciembre se apuntaba a un beneficio antes de impuestos por 984.070 euros. Está por ver si se ha cumplido el presupuesto, aunque es cierto que la clasificación para la máxima competición continental supusiera un incremento en los 53,779 millones previstos en costes salariales por el pago de primas. Tampoco se conoce si se han realizado provisiones por algún motivo, que es lo que podría haber impactado en el patrimonio neto.

 

Un club ya rentable, pero con un altísimo endeudamiento

Los ingresos de la temporada 2013-2014 alcanzaron los 91 millones de euros, lejos de los 112 millones de la campaña anterior y que se explica esencialmente por la ausencia del club en competiciones europeas. Pese a ello, logró contenerse el gasto en salarios (de 60,7 millones a 57,5 millones de euros) y se obtuvieron más recursos por el traspaso de jugadores (de 10,9 millones 23,2 millones de euros). El resultado neto sí se contrajo considerablemente, al pasar de 5,1 millones a sólo 121.893 euros.

El resultado de explotación del club está por encima de los diez millones de euros, un margen muy justo para hacer frente a todos los gastos financieros asociados a la deuda porque rondan esa misma cifra. A los préstamos concedidos por el propio Lim para dar liquidez al Valencia CF a finales del año pasado, se le suman el préstamo de 150 millones a devolver en quince años a Bankia para la construcción del nuevo Mestalla; pólizas de 40 millones repartidas entre el mismo banco y CaixaBank, y otros 61 millones en créditos que se reparten entre la entidad madrileña (56 millones) y la catalana (5 millones). A esta cifra se le añaden las deudas con otros clubes y que alcanzaban los 17,1 millones a junio de 2014, así como otros acreedores que en conjunto superan los diez millones

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Mateu Alemany

Director general del Valencia CF

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Todos los perfiles