El diario económico
del negocio del deporte

M.Menchén Pedir nuevamente el aval de los socios, aunque sólo sea la de los poco menos de 4.000 compromisarios que acudirán a la próxima asamblea de compromisarios. Es la decisión que ha tomado Josep Maria Bartomeu, presidente del FC Barcelona y cuya junta directiva ha aprobado sin unanimidad (14 a favor, 2 en contra, 2 en blanco y 2 ausencias) aceptar el pacto alcanzado entre los servicios jurídicos del club, la Fiscalía y la Abogacía del Estado para zanjar parte del caso Neymar.

El mismo supone aceptar que el Barça cometió fraude fiscal entre 2011 y 2013, al no tributar como rentas al trabajo el pago de 40 millones de euros al padre del jugador. En su día se vistió como una indemnización por adelantar un año su fichaje y, por ello, ese pago tributó en Brasil por parte de N&N, mercantil de la familia Neymar. Además de admitirse la culpabilidad del club como persona jurídica, también se abonará una multa de 5,5 millones de euros. A cambio, el expresidente Sandro Rosell y el actual, Bartomeu, quedan exonerados.

Josep Maria Bartomeu Fiscalía 650

Josep Maria Bartomeu, en su comparecencia para defender el pacto con la Fiscalía.

La gravedad de la situación es la que obliga al actual dirigente a someterse a una especie de moción de confianza en la próxima asamblea, donde pedirá un refrendo a su gestión tras obtener hace un verano la mayoría absoluta en las últimas elecciones. Eso sí, a esa cita con una parte de la masa social llegará también con el histórico acuerdo firmado con Nike y, muy probablemente, con la renovación al alzad el contrato con Qatar Airways o un nuevo patrocinador. En cualquier caso, ha confirmado que “si los socios deciden que la gestión es mala evidentemente nos iremos”.

“Ni Rosell ni yo hicimos nada mal. No tuvimos culpa. El club, sí. La Fiscalía y la Abogacía del Estado nos exonera porqué no tenemos culpa. Solo fichamos a un jugador. [...] Aceptamos al multa y pactamos para frenar el proceso. Hemos tomado la mejor decisión para el Barça”, se ha defendido Bartomeu en una improvisada rueda de prensa, en la que no ha asumido ningún tipo de responsabilidad sobre la decisión última en la forma de cómo se fichó a Neymar. “Admitimos errores fiscales, pero en operaciones de este tipo actúa mucha gente, por lo que la responsabilidad está muy repartida”, ha añadido.

El presidente también ha aludido a “razones de oportunidad” para dar el visto bueno al acuerdo: al considerarse que esos 40 millones son técnicamente salario y no parte del traspaso, el club y Neymar tienen nuevos argumentos para tumbar la demanda presentada por DIS en la Audiencia Nacional, donde acusa a las dos partes y al Santos FC de corrupción por haberle ocultado el precio real del traspaso, del que le correspondía un 40%.

Este segundo litigio, y la opción de cerrarlo también, es uno de los principales argumentos que avalarían el pacto, pese a que insistan en que se actuó correctamente. Y es que, si bien en este primer caso se trataba de una discrepancia de criterio tributario, en el segundo sí que parece evidente que si a DIS le pertenecía un 40% del traspaso no debía recibir sólo la parte proporcional de los 17,1 millones que cobró el Santos, sino también de lo que se le pagó a N&N.

Ante este nuevo escenario, el club pasa a pagar 5,5 millones, frente a los 22,2 millones que le reclamaba la Abogacía del Estado en representación de Hacienda. A este importe se le añadían 11,4 millones en concepto de indemnización por responsabilidad civil solidaria, junto a Rosell y Bartomeu, para los que se reclamaban 25,1 millones y 3,8 millones de euros, respectivamente.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles