El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén Nike va a tener un papel fundamental en el próximo salto de ingresos que figura en la hoja de ruta del FC Barcelona, pero en la temporada 2015-2016 ya ha sido determinante. El club ha conseguido esquivar el impacto negativo del laudo arbitral con La Llave de Oro gracias a un premio de 24 millones de euros, vital para que el último ejercicio se haya cerrado con un beneficio neto de 28,77 millones, incluso superior al presupuestado, y una facturación récord de 678,9 millones.

Además, estas operaciones han ayudado incluso a mejorar el ratio de deuda sobre ingresos, que ha bajado del 3,2 de la campaña 2014-2015, que suponía un incumplimiento de los estatutos, al 1,9. Ello gracias a que el beneficio de explotación finalmente ha sido mejor de lo esperado por el presidente, Josep Maria Bartomeu, en su última comparecencia, ya que se ha situado en los 140 millones, el segundo ebitda más alto de la historia.

La vicepresidenta económica, Susana Monje, ha explicado que, pese a que ha tenido que pagar 47 millones a la inmobiliaria por una operación fallida con los terrenos de Can Rigalt (L’Hospitalet de Llobregat), el impacto neto en las cuentas ha sido finalmente de unos 30 millones: por un lado, se han imputado como gastos financieros 11,67 millones, a los que hay que sumar una provisión de 17,9 millones.

Sobre la decisión de computarlo todo al último ejercicio y no a otros, ha explicado que Deloitte les avisó de que introduciría una salvedad si lo cargaban contra fondos propios, como ya apuntó este diario que podría suceder; en cambio, de esta forma la auditoría ha quedado limpia. Además, ha añadido, “no era óptimo fiscalmente”. Por otro lado, haberlo cargado a 2005, cuentas de la anterior junta de Joan Laporta, “suponía abrir un debate con coste social y otro frente legal”.

 

En cuanto a la diferencia hasta alcanzar esos 47 millones, se explica por la reversión de provisiones por 7,38 millones, que se realizaron en su día para asumir los costes de urbanización. En paralelo, la entidad ha encargado una tasación de la parcela a Gesval, que ha situado el valor de mercado en 10 millones de euros, considerando la calificación de la misma y con una previsión de que la urbanización pueda realizarse en unos tres años. Por si se demorara, además se ha realizado otra provisión de dos millones.

Esta situación también podría generar nuevos ingresos a medio plazo, ya que el club tiene en balance una parcela en esta misma zona valorada en 900.000 euros, pero que con la nueva tasación tendría también un precio superior a los diez millones, por lo que la diferencia sería una plusvalía latente importante.

El otro frente judicial que se ha cerrado este año ha sido el del caso Neymar, por el que club ha aceptado una condena por delitos fiscales y una multa de 5,5 millones. En este sentido, y como que las provisiones realizadas para cubrirse en este proceso eran mucho más altas, también se han podido liberar dotaciones por 6 millones de euros que se han contabilizado como ingresos.

En otras palabras, el golpe económico que suponía el laudo arbitral se ha podido amortiguar completamente con la liberación de provisiones (13 millones en total) y las consecuencias derivadas del contrato con Nike. La renovación con la multinacional estadounidense ha supuesto el cobro anticipado de 12 millones “por prestaciones vivas” del contrato que se da por finalizado, a lo que hay que sumar otros 12 millones por la mejora del dinero que ingresa por licensing, que en un año ha pasado de 13 millones a 24 millones.

Pancho Schröeder, director corporativo del Barça, ha aclarado que no se trata de un signing bonus, ya que de haber sido así no se podrían haber contabilizado todos estos ingresos en un mismo año, sino que debería haberse periodificado hasta 2028, período en el que estará viva la relación con Nike.

“Es difícil batir los ingresos de este año; estaré satisfecha si volvemos a estar cerca de los 700 millones de euros”, ha avanzado Monje sobre por dónde podría moverse el presupuesto de la campaña 2016-2017. En total, los ingresos han subido un 12% interanual, con el marketing como principal locomotora gracias a la renovación con el proveedor técnico y la firma de nuevos patrocinadores regionales. Esta partida sube un 19%, hasta los 268 millones, y se consolida ampliamente como la principal fuente de ingresos.

Los ingresos por las retransmisiones en televisión apenas suben un 3%, hasta los 168 millones, debido a que el nuevo ciclo audiovisual de La Liga no empieza hasta este año. La facturación por socios cae un 3% pero sigue en los 18 millones, debido a un mayor uso del Seient Lliure, el sistema de liberación de entradas por el que los socios recuperan parte del dinero pagado por el abono. Esto se compensa con un mayor negocio vinculado al estadio, que sube un 6% y alcanza los 158 millones. Aquí ayuda la venta de entradas, que sube en 9 millones, y también al auge de FCB Events, que pasa de 3 millones a 7 millones. Pero sobre todo el museo, que crece un 20% hasta los 35 millones.

 

Uno de los aspectos más positivos de la cuenta de resultados es que los ingresos han crecido más rápido que los gastos, que subieron un 8% hasta los 630 millones. El incremento habría sido inferior de no ser por el laudo de Can Rigalt, ya que la inversión en salarios deportivos (nóminas y amortizaciones) sólo subió un 4%, hasta los 435 millones. En este sentido, otro aspecto positivo es que el ratio de esta partida sobre ingresos ha bajado cuatro puntos y se sitúa en el 69%, al límite de lo máximo recomendado.

Este importe ya incluye la reclasificación de los 40 millones de euros que pagaron al padre de Neymar por los derechos del jugador, y que tras el pacto con la Fiscalía supone cambiar el concepto de este pago, de inversión en fichaje a nómina. “Sube en la línea de lo que pensábamos; si estamos por debajo del 70% en este ratio ya sabemos que habrán beneficios”, ha apuntado Monje, quien ha admitido que en el actual contexto las ventas de jugadores van a seguir siendo un puntal para obtener beneficios, ya que ayuda a compensar el fuerte gasto en amortizaciones.

En el resto de departamentos el aumento del gasto ha sido comedido en las nóminas no deportivas, que suben un 3%, hasta 37 millones, pese a que la plantilla de los departamentos corporativos se ha incrementado un 10% y ya supone unas 400 personas. El resto de gastos de explotación subieron un 10%, que el club atribuye a los costes de desplazarse al Mundial de Clubes. “Se empieza a percibir el fruto de las nuevas políticas de gestión implementadas en el área corporativa con el plan estratégico, especialmente en ámbitos como las compras, los desplazamientos, los recursos humanos o la protección de la marca Barça”, aseguran.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Todos los perfiles