El diario económico
del negocio del deporte

M.M.A. El AC Milan cambia definitivamente de manos. Silvio Berlusconi, propietario del holding Fininvest y presidente del club durante los últimos treinta años, ha anunciado un acuerdo por el que un consorcio de inversores chinos adquiere el 99,93% del conjunto italiano. La operación se ha cerrado por 740 millones de euros, de los que 220 millones corresponden a deuda que asumen los nuevos accionistas.

La cabeza visible del grupo inversor, que opera a través de la mercantil Sino-Europe Changxing Sports Investment Management, es un empresario que responde al nombre de Yonghong Li. Entre las firmas que han invertido está Haixia Capital, una firma de capital riesgo participada por el Gobierno de China y que, hasta ahora, invertía en Haixi, una región central del gigante asiático.

El club ha informado que, más allá de la compra de acciones, en el contrato vinculante firmado se contempla que los propietarios realizarán una inyección adicional de 350 millones de euros en tres años. Los primeros cien millones se aportarán mediante ampliación de capital al cierre de la operación, previsto para finales de 2016. “Los compradores se comprometen a aplicar una recapitalización significativa del balance general y a fortalecer financieramente al AC Milan”, aseguran.

“A lo largo de la negociación, la redacción del contrato y de los compromisos en virtud del mismo, Fininvest siempre ha tenido como objetivo principal lo que Berlusconi había indicado claramente: dotar al Milan, a través de una propiedad financiera, de los recursos cada vez más altos que ahora son esenciales para llevarlo a competir con los principales clubes del fútbol mundial”, indican en su comunicado.

La negociación, en la que han intermediado firmas como Rothschild & Co, Lazard o BNP Paribas, entre otros, se ha alargado durante más de un año. A mediados de agosto de 2015, un consorcio representado por el tailandés Bee Tauchebol tenía firmada la compra, pero a la hora de la verdad no dispuso de los recursos necesarios para afrontar la compra y en los últimos meses se había especulado con la entrada de distintos empresarios, incluido el dueño de Alibaba, Jack Ma.

La inyección de recursos, en cualquier caso, era totalmente necesaria. A falta de conocer los resultados de la campaña 2015-2016, los últimos datos disponibles revelaron unas pérdidas de 89,3 millones de euros en la temporada 2014-2015, que se añaden a los 91 millones perdidos en el ejercicio anterior. El patrimonio neto consolidado fue negativo en 33,37 millones, mientras que se amortizó deuda financiera por 58,3 millones, dejando el saldo neto pendiente por saldar en 188,5 millones.

La facturación del club se situó en 219,7 millones de euros, casi treinta millones menos que un año antes. La dirección atribuye la caída del negocio a los menores ingresos percibidos por no disputar la Champions League, con un impacto de 12 millones, y la menor afluencia de seguidores al estadio, con una merma de 7,5 millones. A nivel comercial, la facturación se habría mantenido relativamente estable gracias a las aportaciones que recibe de sus patrocinadores principales, entre los que figuran Adidas, Emirates y la propia Mediaset. En todo el año 2015, los gastos de personal aumentaron en 9,4 millones, hasta 163,9 millones.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Mateu Alemany

Director general del Valencia CF

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Todos los perfiles