El diario económico
del negocio del deporte

M.Menchén El CA Osasuna consiguió durante la temporada 2015-2016 algo que a muchos otros clubes se les había resistido durante los últimos años: lograr el ascenso a Primera División y, al mismo tiempo, cerrar el ejercicio económico con beneficios. En concreto, el club navarro obtuvo unas ganancias de 2,17 millones de euros, la mitad que un año antes pero casi veinte veces más de lo que se había presupuestado el verano de 2015.

Uno de los principales motivos que han favorecido este escenario son los ingresos extraordinarios: 1,6 millones de euros por una sentencia favorable en el litigio que mantenía con Mediapro y 3,714 millones por el traspaso de Mikel Merino al Borussia Dortmund, operación que se acordó en febrero de 2016. A ello se le suman los 10,38 millones que facturó por su actividad ordinaria, un 38,5% más en comparación con su otro año en Segunda.

Osasuna celebración ascenso

El club repartió 1,8 millones en primas por lograr el regreso a Primera División.

El motor de esta mejora ha sido el nuevo contrato audiovisual, que permitió doblar los ingresos por televisión entre 2014-2015 y 2015-2016, hasta 5,5 millones. También se multiplicaron por dos los cobros por participación en competiciones deportivas (0,6 millones), mientras que la explotación del negocio comercial (1,5 millones) y la recaudación por cuotas de socios y abonados (2,85 millones) se resintieron, aunque en ninguno de los casos la caída fue superior al 10%.

Esta mejora de la actividad recurrente sirvió también para poder realizar un mayor esfuerzo económico en el pago de salarios, que, si bien cae un 13,5% respecto a 2014-2015, hasta 7,95 millones de euros, finalmente fue superior a lo presupuestado en 1,5 millones. La comisión de control económico de Osasuna atribuye esta circunstancia al pago de las primas por la consecución del ascenso, que se situaron en 1,8 millones de euros. De este importe, 5,093 millones corresponden a la plantilla inscribible en La Liga (primer equipo, entrenador y asistente).

En términos de empleo, cabe recordar que la entidad aplicó un plan de ajuste con el objetivo de reducir su deuda y equilibrar su cuenta de resultados. Entre junio de 2015 y el mismo mes de 2016, la plantilla ha pasado de 141 a 135 personas, con un recorte importante en el área administrativa, donde el número de efectivos bajó de 77 a 68 personas. Las indemnizaciones por despido subieron a 319.568,17 euros, algo menos de lo que hubiera costado mantener esas nóminas.

En el resto de partidas de gastos, el club celebra la reducción de los gastos en aprovisionamientos, especialmente por el traspaso de la gestión de la tienda oficial a Adidas. En cambio, se ha elevado el gasto de servicios profesionales en 257.000 euros para afrontar los distintos procesos judiciales en los que se encuentran inmersos, tanto por la acusación de amaño de partidos como por las denuncias contra los anteriores gestores.

 

En Primera, sin deuda con Hacienda e ingresos récord

La citada comisión advierte en su informe que “la situación económica del Club Atlético Osasuna es delicada debido a su fuerte endeudamiento”, aunque valora que medidas como la reestructuración de la deuda gracias al acuerdo con el Gobierno de Navarra y el regreso a la élite del fútbol español “evidencian un cambio positivo hacia su estabilidad y mejora, y un esperanzador panorama para poder liquidar la deuda aplazada con el Gobierno de Navarra en el ejercicio 2016-2017, quedando el resto de la deuda a largo plazo estructurada en sus vencimientos de pago hasta el año 2030″.

Por lo pronto, la entidad que preside Luis Sabalza cancelará este año 9,7 millones de esa deuda pendiente con el Ejecutivo autonómico. En total, la deuda neta se ha reducido un 10,9% entre 2015 y 2016, al bajar hasta 28,8 millones de euros. Además de los compromisos tributarios, también están pendientes de amortización varios préstamos bancarios.

El organismo que supervisa las cuentas también pide que se hagan los esfuerzos necesarios para mantener al equipo en la Liga Santander, ya que el nuevo contrato audiovisual apuntalaría el saneamiento del balance y garantizaría la viabilidad en el camino para recuperar también a medio plazo la propiedad de El Sadar.

El presupuesto para 2016-2017 asciende a 50,71 millones de euros, casi el doble que en su último año en Primera. De este nuevo importe, 44,175 millones corresponden a los derechos de televisión y supone un aumento de casi diez veces respecto a lo percibido en Segunda. También se prevén mejoras en el resto de líneas de negocio, ya que los socios y abonados supondrán unos 3,23 millones y el negocio comercial, donde aún no hay un socio principal, otros dos millones de euros.

La intención es que, pese a esta fuerte mejora, no haya un descontrol en el gasto, para conseguir el objetivo de obtener un beneficio neto de 13,5 millones de euros. Para lograrlo, el tope salarial que se le ha autorizado a Osasuna para este curso es de sólo 15,6 millones para el primer equipo, el techo de gasto más bajo de los veinte clubes que compiten en la Liga Santander.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles