El diario económico
del negocio del deporte

M.M.A. El FC Barcelona se ha caracterizado en los últimos años por ser uno de los clubes que más jugadores de élite ha logrado subir al primer equipo, pero en los últimos años este buen ritmo se ha ralentizado y el club quiere darle un nuevo impulso. Para ello han lanzado Masia 360, un proyecto en el que se ha querido sistematizar todo lo que se venía haciendo en el ámbito de la formación de deportistas, de manera que su modelo se convierta en un método.

El club quiere que, a partir de ahora, a cualquier menor que se incorpore al Centro de Formación Oriol Tort se le aplique “un procedimiento ordenado de acciones dirigidas al crecimiento deportivo, humano y de autoconocimiento”. Una tarea en la que se quiere implicar no sólo al personal blaugrana, sino también a la familia y la escuela a la que acuden.

La educación ya no sólo se limitará al estilo de juego, ya que también se les inculcarán “habilidades sociales y personales” a través de un programa que incluirá intervenciones mensuales. “La metodología se basa en el entrenamiento de las competencias emocionales que se transferirán a los entrenamientos y a la competición”, añaden desde el Barça.

Con el objetivo de tutelar el día a día de los deportistas y de su entorno, la junta ha decidido que también se cree un servicio de atención integral al deportista, que dará apoyo en cualquier momento, ya sea en cuestiones escolares, familiares o incluso psicológicas.

El liderazgo de este ambicioso proyecto recaerá en Carles Folguera, exjugador de hockey patines, director de La Masia y quien se ha encargado en los últimos años de dar contenido a la idea de que este centro sea algo más que un lugar en el que producir atletas de primer nivel. En total, dispone de un equipo de cuarenta personas que darán servicio a los 607 deportistas que hoy forman la base del club, de los que 337 son futbolistas y 270 juegan en las categorías inferiores de las secciones profesionales.

Otro de los objetivos de Masia 360 es ir más allá de la formación de menores de edad, para asegurar que nadie puede quedar en riesgo de exclusión social una vez finalice su carrera profesional, un riesgo que hoy preocupa mucho a las grandes competiciones deportivas. “Queremos que tengan los conocimientos de qué será su profesión de deportista y que saquen el máximo partido de esta, para ellos y para el club. Deben conocer el mundo del entorno profesional: el club, las relaciones con la prensa, las finanzas, las redes sociales, la nutrición, el marketing, etcétera”, argumentan.

También se creará un programa de gestión de la retirada, de forma que a los deportistas cuya carrera avanza se le irán enseñando los distintos departamentos del club para ver si podría encajar en alguno de ellos (técnico, administración o incluso embajador) o si encuentra una actividad que le pueda interesar para dedicarse a ella una vez cuelgue las botas. “Ha de ayudarle a aceptar y construir una nueva realidad personal y profesional”, indica el Barça, que ofrecerá esta asesoría durante al menos dos años.

Y en el club existen varios ejemplos de que puede acabar ocupándose un rol dentro de la entidad. El recién nombrado consejero delegado, Óscar Grau, formó parte del primer equipo de balonmano, mientras que existen múltiples exjugadores que hoy ejercen de técnicos y, cada vez más, se utiliza a antiguos futbolistas para que acudan a eventos en representación del Barça.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles