El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 Cambios en el consejo de administración del Córdoba CF. La entidad ha anunciado que todos los integrantes de este órgano de gobierno cesarán en sus cargos durante la próxima junta de accionistas, prevista para finales de año. El presidente y máximo accionista, Carlos González, también abandonará el cargo, que será asumido por su hijo, Alejandro González Muñoz.

El ejecutivo ya es consejero del club, que milita en la Liga 1|2|3, aunque en esta nueva etapa se rodeará de un nuevo equipo que también se anunciará en el encuentro donde deben someterse a votación los resultados de 2015-2016. González padre, por su parte, “agradece a la afición, abonados, patrocinadores, colaboradores, trabajadores del club, y a todas las personas e Instituciones que durante estos más de cinco años han colaborado con el Córdoba CF, su comportamiento, dedicación, esfuerzo y lealtad”.

Su salida se produce después de no conseguir sacar adelante una medida con la que aspiraba a recuperar parte de la inversión: el reparto de 1,5 millones de euros en dividendos. Tanto el Consejo Superior de Deportes (CSD), como el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) emitieron a finales de septiembre sendos informes negativos sobre esta propuesta.

La resolución del organismo dependiente del Ministerio de Economía establecía que el reparto de dividendos aprobado en abril no se ajusta a la legislación mercantil en vigor, ya que no hay “base legal” para ese reparto. Aunque se desconoce qué incumplimientos se han producido, la Ley de Sociedades de Capital establece que, antes, debe haberse constituido una reserva legal equivalente al 20% del capital social y superar determinadas pruebas sobre la fortaleza del patrimonio neto.

La decisión de los dos organismos dependientes del Gobierno choca con la posición del club, que al anunciar el reparto de dividendos aseguró que disponían de una auditoría externa que certificaba que “la tesorería del Córdoba CF tiene capacidad para llevar a cabo este reparto y que el mismo cumple con todas las garantías legales”. La temporada 2014-2015 se cerró con un beneficio neto de 5,8 millones de euros, mientras que en la 2015-2016 se habían presupuestado unas ganancias de 3,4 millones que servían para compensar los números rojos de 5,4 millones que generó el año del ascenso.

La asociación Minoritarios CCF, por su parte, se oponía a tal medida porque consideraban prioritaria “la realización de una nueva ciudad deportiva para el primer equipo y las categorías inferiores del club”. “Ese beneficio podría haberse destinado en primer lugar a la compra de unos terrenos para construir la ciudad deportiva, consensuando su emplazamiento con el equipo de gobierno local, o en caso de desacuerdo, a la búsqueda de alternativas próximas al municipio”, enfatizaron.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles