El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén El RCD Espanyol vuelve a la senda de la rentabilidad. El club, que en los últimos años vio cómo los recargos de la Agencia Tributaria se comían los beneficios, cerró la temporada 2015-2016 con un resultado neto de 2,112 millones de euros, la cifra más alta de prácticamente la última década. Y la previsión es que en el ejercicio en curso, con la reestructuración del balance ya realizada, la mejora pueda ir a más.

Fuentes de la entidad explican a Palco23 que “2016-2017 es el primer año completo y el de lanzamiento, mientras que esperamos que 2017-2018 sea el de la consolidación en el ámbito financiero”. Para ello ha sido determinante la última ampliación de capital por 75,2 millones de euros, así como los nuevos contratos audiovisuales, que en 2015-2016 ya supusieron una importante mejora y explica, en parte, el regreso a la rentabilidad.

Espanyol 16-17 Celebración Baptistao 650

La llegada de Rastar, que patrocina la camiseta, ha permitido fichar a jugadores como Leo Baptistao.

La cifra de negocio ordinaria subió un 36,7%, hasta 55,609 millones de euros, que en un 65% corresponde a lo cobrado por las retransmisiones (36 millones de euros). Además, el club se anotó unas ganancias de 3,811 millones por la compraventa de jugadores y se imputó 12,11 millones por otros ingresos de explotación, en los se contabilizan las quitas obtenidas en algunos préstamos de anteriores accionistas. En total, 71,5 millones.

El negocio audiovisual es el que más creció, con un alza del 57,2%, pero también subieron los ingresos comerciales en un 17%, hasta 10,73 millones. En este sentido, desde el club recuerdan que ahí se contabilizaron los últimos cobros procedentes de Power8, así como el estreno de Rastar Group en la camiseta tras hacerse con la mayoría del capital.

Por el contrario, la explotación del estadio presenta tendencias contrapuestas. Por un lado, y fruto de la pérdida de abonados que se ha logrado frenar este año, la recaudación por socios cayó un 1,6% y se situó en 6,81 millones. En cambio, la venta de entradas mejoró en 100.000 euros, hasta 1,75 millones, mientras que la participación en amistosos organizados por La Liga en el extranjero supusieron 288.582 euros.

El ritmo de crecimiento de los ingresos ha sido mucho mayor que el de los gastos, donde además se han producido algunos extraordinarios importantes. Por ejemplo, se tuvieron que abonar 5,4 millones de euros por la cancelación anticipada de algunos préstamos, provocando que los gastos de explotación hayan subido un 83%, hasta 24,5 millones de euros. También suben otros servicios externos, en un ejercicio marcado por el cambio accionarial y los gastos que implica eso.

En cuanto a los costes de personal, que siguen siendo la principal partida, estos subieron un 18,5% y supusieron 29,1 millones. No obstante, este aumento no se debe tanto a una mejora repentina de las nóminas del primer equipo, sino al fútbol base, que pasa de 297.482 euros a 2,998 millones de euros. También crece el gasto en salarios no deportivos, que subió de 2,49 millones a 3,1 millones de euros, después de que en diciembre se pusiera fin al expediente de regulación de empleo (ERE) temporal que se aprobó en 2013.

 

En cuanto a las amortizaciones de inmovilizado, los datos de 2015-2016 aún reflejan la imagen de una entidad que había ido perdiendo opciones de acceso al mercado de fichajes, con un gasto de 5,5 millones, prácticamente la mitad respecto a ejercicios anteriores. Una cuestión que ahora volverá a cambiar, tras un verano en el que se han realizado importantes inversiones en jugadores, tanto procedentes de otros equipos como de algunos que ya estaban en plantilla pero cuyos derechos ostentaba un tercero.

Una decisión con la que aspiran a seguir apuntalando el proyecto iniciado hace un año y sentar las bases del futuro. Para esta temporada, la dirección encabezada por Ramon Robert prevé obtener unos ingresos de 78 millones de euros, un alza del 9%. El peso de la televisión será aún mayor, ya que con 49,4 millones representará el 63,3% de toda la facturación.

Este fuerte aumento irá acompañado de avances en el resto de áreas. Por ejemplo, la recaudación por socios y por venta de entradas alcanzará los 9,5 millones de euros, ya que, según explican a este diario desde la entidad, se están captando más abonados que hace un año y el ingreso medio por persona también es favorable. El área comercial y demás generará 14 millones, con previsión de que el fuerte impulso lo reciba a partir de 2017 o 2018, con la explotación de los locales que hay en los bajos del RCDE Stadium y la potencial venta de sus naming rights.

Todo ello, unido a cierta contención en los gastos de explotación (volverán a estar por debajo de 14 millones), es lo que permiten elevar los gastos en plantilla, que pasarán de 29 millones a 48,8 millones, de los que 43,4 millones de euros corresponden al personal deportivo. También suben los salarios del equipo administrativo, debido a que es el primer ejercicio completo sin aplicación del ERE. “No ha sido una prioridad reducir costes; ya estaban muy ajustados”, comentan.

Una combinación de datos que permitirán al departamento financiero, encabezado por Joan Fitó, presentar un resultado de explotación histórico de 15,5 millones de euros, el doble que en la última temporada y que permitirían obtener un nuevo beneficio neto importante. “Ya no pensamos en llegar a final de mes, sino en poder invertir en nuevos proyectos”, resumen, ya algo más aliviados, en el Espanyol.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles