El diario económico
del negocio del deporte

Marc Menchén Ada Colau ha demostrado en muy poco tiempo que su mandado como alcaldesa de Barcelona no estará marcado precisamente por el apoyo al deporte. En campaña electoral advirtió que el Espai Barça no podría rebasar en ningún caso algunas líneas rojas que impondrá, a la semana de acceder al cargo advirtió de que podría retirar la subvención de cuatro millones de euros al Circuito de Catalunya para albergar la Fórmula 1 y la MotoGP, después retiró la candidatura de los Juegos Olímpicos de Invierno, y ahora ha puesto en duda que se mantenga el apoyo a la Barcelona World Race (BWR).

La advertencia la lanzó la segunda teniente de alcalde del Ayuntamiento y militante de ICV, Laia Ortiz, en un pleno dedicado a la lucha contra la pobreza. La dirigente desgranó las medidas que planteará el consistorio para combatirla y avanzó sobre el coste económico de los programas que se activarán: “Querrá decir hacer renuncias, como la subvención a la World Race o a eventos que no tienen efecto redistributivo, por mucho que se diga que generan prosperidad. No es compartida”, dijo.

Bernard Stamm y Jean Le Cam, a bordo del Cheminées Poujoulat, ganaron la BWR de este año. /Gilles Martin-Raget

Bernard Stamm y Jean Le Cam, a bordo del Cheminées Poujoulat, ganaron la BWR de este año. /Gilles Martin-Raget

El aviso no ha pasado desapercibido para los organizadores de eventos, que desde la salida de Xavier Trias (CiU) como alcalde han visto amenazada una política favorable a la organización de eventos deportivos para promocionar Barcelona a nivel internacional y atraer nuevos turistas. Las fuentes consultadas indican que una de las pocas esperanzas que tienen es la muleta del PSC, que históricamente también apoyó estos actos y podría frenar estas decisiones.

La fijación de Colau con la BWR ya podía intuirse, a tenor de las declaraciones que en una comisión de finales de 2014 realizó Janet Sanz, entonces regidora por ICV y actualmente cuarta teniente de alcalde del Ayuntamiento. Entonces, y en un debate sobre esta regata a vela, afirmó: “el dinero que el Ayuntamiento ha destinado al Godó, la Fórmula 1 y la Barcelona World Race suma lo mismo que lo destinado por el gobierno municipal en todo el mandato a los parados de larga duración; algo incomprensible”.

La oposición del gobierno municipal responde al hecho de que este año se tuviera que apoyar a la organización con 4,3 millones de euros ante la drástica caída de los ingresos por patrocinio en un año marcado por la celebración de otros grandes eventos deportivos en la ciudad, como el Mundial de Baloncesto. Sin embargo, de esa aportación, sólo contabilizaron como subvención 1,2 millones, ya que los 3,19 millones de euros restantes corresponden a la compra  de la concesión del centro de interpretación actual de la BWR, en el muelle de Llevant del Puerto de Barcelona.

Esta aportación contrasta con el impacto económico del evento, que un estudio de Esade cifra en 60 millones de euros gracias a las audiencias que genera la regata y el gasto asociado de los equipos y los aficionados en la ciudad. Y, pese a ello, si el Ayuntamiento retira el apoyo a la Barcelona World Race, su desaparición podría ser más que probable, ya que es el propietario del evento a través de una fundación en la que también están la Cámara de Comercio, el Puerto y Fira de Barcelona. Y no sólo supondría una estocada para la competición deportiva en sí, sino también para todos los programas de difusión científica que llevaba asociado para las escuelas.

Laia Ortiz Ada Colau Janet Sanz

La alcaldesa, Ada Colau, entre Laia Ortiz Janet Sanz, ambas tenientes de alcalde. / Eldiario.es

 

Sin fecha para la próxima edición

Las dudas sembradas por el equipo de Colau se producen cuando aún no se ha fijado fecha para la que sería la cuarta edición de esta regata de vuelta al mundo a vela a dos (con dos tripulantes por barco) y sin escalas. La tercera arrancó a mediados de diciembre de 2014 y concluyó este mes de abril. En esta ocasión, el presupuesto se situó en 45 millones de euros: 20 millones de euros procedieron de los patrocinadores, 6 millones del remanente de la segunda edición, 4,3 millones de la citada aportación municipal y el resto, que procedió de generación de recursos propios.

El nivel de gasto de este año es muy inferior a los 145 millones de euros de la cita de 2010-2011, pero casi dobla los 20 millones del estreno de la Barcelona World Race en 2007-2008. Desde CiU defendieron entonces que no eran comparables, porque en 2014-2015 se incluían los costes de los programas de difusión científica entre escolares.

Los patrocinadores principales de la competición fueron Estrella Damm, Renaulty Johnson&Johnson, mientras que en la división de patrocinadores oficiales se encontraban Ono, Danone, Gaes, Boehringer Ingelheim, Gramona e Invictus, el perfume de Paco Rabanne. A esta lista se le añade una veintena de proveedores y colaboradores, tanto del sector público como el privado.

En esta edición participaron ocho tripulaciones, que navegaron a bordo de barcos IMOCA 60, de 18 metros de eslora y un mástil de hasta 29 metros de altura, equivalente a un edificio de diez plantas. Hugo Boss, Gaes, Renault y Neutrogena son algunas de las marcas que daban nombre a los equipos.

 

Pérdida de  posiciones como capital del deporte

Está por ver cómo afectarán las políticas de Colau a la estrategia iniciada por el PSC y seguida por CiU, que consistía en apostar por la celebración de eventos deportivos para mantener vivo el legado de los Juegos Olímpicos de 1992 y colocar a la ciudad como referencia de este sector para atraer nuevos visitantes.

La capital catalana ocupa actualmente la séptima posición en la clasificación de ciudades deportivas, según un informeque elabora anualmente TSE Consulting en colaboración con el medio Around the Rings desde 2012. Es una posición más que en 2012, pero fuera del podio al que subió en 2013 gracias a su segunda posición. Por delante se han situado Sydney (Australia), Río de Janeiro (Brasil), Tokyo (Japón) Lausanne (Suiza) y Melbourne (Australia). Madrid ocupa la posición número 27, mientras que ciudades que han fiado todo al deporte para darse a conocer mundialmente, como Doha o Singapur, aún están fuera del top ten.

A la presencia del Barça y el RCD Espanyol, la ciudad ha colocado citas clave en el calendario internacional, como el Barcelona Open Banc Sabadell, al que subvenciona con un millón de euros anual a través de un acuerdo de patrocino que está firmado para los próximos tres años y por lo tanto difícilmente podría revertirse.

Un análisis de las subvenciones del Ayuntamiento en los últimos dos años también revela una aportación anual de 125.000 euros para La Volta; 150.000 euros para el concurso hípico de saltos internacionales CSIO, o 150.000 euros para el Rally Racc-Catalunya. Para este año se han previsto, además, 150.000 euros para el ORC World Championship, otra regata que se enmarca en la estrategia de situar a Barcelona como capital de los deportes náuticos.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

Un nuevo patrocinador que vuelve a señalar antideportiva a la ACB. En poco menos de año [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Mateu Alemany

Director general del Valencia CF

Alfonso Roberes

Consejero delegado de Mabel Sport

Mario Hernando

Director general del World Padel Tour

Todos los perfiles