El diario económico
del negocio del deporte

M.Menchén La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) acaba de poner el foco sobre la ACB. El organismo ha anunciado la incoación de un expediente sancionador contra la asociación que organiza la principal liga de baloncesto de España, al apreciar “posibles prácticas restrictivas de la competencia” a la hora de decidir si acepta a un equipo que logra el ascenso por méritos deportivos.

El proceso se inicia tras la denuncia del Club Baloncesto Tizona, que en las últimas temporadas ha visto cómo reiteradamente se quedaba fuera de la ACB por no poder cumplir con las exigencias económicas. En esta ocasión, la entidad sólo pudo abonar parcialmente el canon de entrada (pagó 150.518 euros) y no pudo presentar toda la documentación necesaria.

La CNMC considera que “existen indicios racionales de que la ACB podría haber cometido una infracción” de varios artículos de las leyes relativas a la defensa de la libertad de mercado, “por conductas restrictivas de la competencia que pueden suponer la exclusión injustificada de terceros clubes de las competiciones deportivas organizadas por la ACB y de los ingresos económicos asociados a las mismas”.

En concreto, el organismo dependiente del Gobierno ha decidido iniciar el expediente porque, en su opinión, los clubes de baloncesto que ascienden desde la LEB por méritos deportivos y que “no han sido previamente miembros de la ACB” estarían siendo obligados a cumplir unas condiciones económico-administrativas “que podrían resultar inequitativas y discriminatorias”.

Los clubes que jamás han participado en la máxima competición de esta disciplina están obligados a abonar un canon de entrada que ronda los tres millones de euros, cifra a la que hay que añadir 1,5 millones para el fondo de garantía de ascensos y descensos, además de los 50.000 euros de la cuota de participación y un aval de 300.000 euros para responder ante posibles incumplimientos.

A todo esto, y si el club no se había constituido previamente en sociedad anónima deportiva (SAD), también debe hacerlo. En este caso, como adelantó Palco23, el capital mínimo que ha establecido el Consejo Superior de Deportes (CSD) para este año es de 1,59 millones de euros. Se trata del importe más bajo de la última década, ya que incluso en 2005 se exigía más dinero: 1,60 millones.

En definitiva, cualquier recién llegado a la ACB puede verse en la obligación de reunir cinco millones de euros en un plazo máximo de apenas tres meses, el que va desde que se consuma el ascenso de categoría hasta la fecha límite que impone la patronal para inscribirse.

“La incoación de este expediente no prejuzga el resultado final de la investigación. Se abre ahora un periodo máximo de 18 meses para la instrucción del expediente y para su resolución por la CNMC”, añade la organización a la espera de resolver el asunto.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles