El diario económico
del negocio del deporte

M.Menchén Los escándalos de corrupción que han afectado a la imagen de la Fifa en los últimos años han acabado teniendo un impacto significativo en las cuentas del gobierno mundial del fútbol. La organización ha publicado hoy las cuentas del último año, que reflejan unas pérdidas de 122 millones de dólares (110 millones de euros), y que atribuyen a “los hechos sin precedentes que tuvieron lugar en 2015″. “Confíamos en que las reformas en curso ayudarán a restablecer la confianza de los socios comerciales y alcanzar los objetivos de presupuesto para el ciclo 2015-2018″, han añadido.

El ente que preside Gianni Infantino desde febrero recuerda que es la primera vez desde 2002 que la Fifa pierde dinero en un ejercicio fiscal, pese a que los ingresos se aumentaron un 7,6% respecto a 2011 (primer año del anterior ciclo) y alcanzaron los 1.152 millones de dólares. La mejora, según explican, se debe esencialmente a la renovación al alza de los contratos de televisión.

 

Sin embargo, este crecimiento no fue suficiente para compensar el fuerte incremento de los costes de las competiciones y, sobre todo, a “los gastos imprevistos como honorarios legales y gasto en reuniones extraordinarias”. En total, la partida de gastos subió un 23,2%, hasta los 1.274 millones de dólares. De ahí que se haya pasado de un beneficio neto de 36 millones en 2011 a unas pérdidas de 122 millones de dólares, según las cuentas que audita KPMG.

Infantino ha querido mostrar el perfil de buen gestor que le caracterizó en la Uefa y ha asegurado que “durante mi presidencia me comprometo a hacer que esto ocurra y a dirigir la Fifa hacia un futuro mejor y más sostenible para que todos podamos volver a centrarnos por completo en el fútbol”. Su objetivo es conseguir que el ciclo 2015-2018 arroje un beneficio de 100 millones de dólares, mientras que los ingresos deberían alcanzar los 5.656 millones, lo que supondría una caída de casi cien millones.

Tras analizar estos resultados, el comité ejecutivo de la Fifa ha decidido revisar el presupuesto del período 2015-2018, con el objetivo de asegurar que no se producen nuevamente este tipo de situaciones, pero sobre todo para cumplir la promesa de Infantino de que se destine más dinero a las federaciones para que promuevan el desarrollo del fútbol. Los fondos reservados para este tipo de proyectos se han incrementado un 57,4%, de 900 millones a 1.417 millones de dólares. De esta cantidad, 1.151 millones se dirige hacia las asociaciones miembros, 240 millones de dólares es para las confederaciones, y 26 millones se destinarán a las asociaciones regionales.

 

De los ‘hospitality’, a las nóminas de los dimitidos Blatter y Valcke

El desglose que ha ofrecido la Fifa es absoluto, tanto por la partida de ingresos como por la de gastos. Los derechos de televisión ligados al Mundial de 2018 y otras competiciones ya han generado 629 millones de dólares, mientras que los patrocinios supusieron otros 257 millones. La facturación asociada a los derechos de hospitality y uso de licencia de la marca Fifa ascendieron a 35 millones y 12 millones de dólares, respectivamente.

Entre los socios comerciales que dieron por finalizada su vinculación y que aún no tienen sustituto figuran grandes corporaciones como Sony, Emirates, Castrol, Continental o Johnson&Johnson. En la actualidad, los únicos partners en activo son Adidas, Coca-Cola y Visa, que amenazaron con romper si no se ataja la corrupción, la gasista rusa Gazprom y la automovilística Hyundai-Kia Motors.

En cuanto a los costes, la partida más importante corresponde a los 781 millones destinados al desarrollo de eventos, incluida la cita mundialista de Rusia. Los programas de desarrollo absorbieron 161 millones de dólares más, mientras que la gobernanza requirió 95 millones, de los cuales 62 millones de dólares se utilizaron exclusivamente para cuestiones legales, muchas de ellas asociadas a los casos de corrupción destapados a finales de 2015.

Sin embargo, uno de los datos probablemente más curiosos es la nómina del expresidente Joseph Blatter. De los 92 millones destinados al pago de nóminas, el dirigente suizo ahora inhabilitado percibió 3,63 millones, mientras que su mano derecha y también apartado, Jéròme Valcke, se embolsó 2,12 millones.

 

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles