El diario económico
del negocio del deporte

Palco23 KPMG ha decidido poner fin a uno de sus contratos más importantes en la industria del fútbol. La firma de servicios profesionales ha renunciado al papel de auditor de la Fifa, apenas diez días después de que la Justicia haya destapado importantes irregularidades en el pago de bonos entre los ejecutivos de la anterior cúpula que encabezaba Joseph Blatter. El expresidente es quien eligió a esta firma en 1999 y desde entonces no había optado por rotar de firma.

El gobierno mundial del fútbol, que ahora dirige Gianni Infantino, indica en un comunicado que “damos la bienvenida a este cambio, ya que da a la organización la oportunidad de trabajar con una nueva firma de auditoría, la cual será nombrada pronto, inicialmente por el consejo de la Fifa como un arreglo temporal antes de que se haga un nombramiento formal en el próximo congreso de mayo de 2017″.

“El nombramiento de un nuevo auditor, junto al de un nuevo director financiero y un nuevo director de compliance, son pasos esenciales en este proceso”, indica la Fifa sobre su plan para que “la función financiera sea externamente revisada y completamente reformada”. Ello, admiten en su propio comunicado, “a la luz de las graves acusaciones que implican transacciones financieras señaladas por las autoridades suizas y estadounidenses”.

La nueva auditoría de cuentas, así como la revisión de procesos y procedimientos, se inició inmediatamente después de que remitieran a la Fiscalía de Suiza documentos que acreditan que el expresidente y dos de sus hombres de confianza (el ex secretario general, Jerome Valcke, y el ex director financiero, Markus Kattner) se repartieron 79 millones de francos suizos (75,3 millones de euros) a través de bonificaciones, incentivos y aumentos salariales durante cinco años que ellos mismos se firmaron.

La Fifa ha aclarado en un comunicado todas las acciones que están bajo sospecha desde 2007 hasta el pasado mayo de 2015, cuando finalizó el mandato de Blatter. Según los documentos de la entidad federativa, el expresidente y sus dos hombres de confianza firmaron entre ellos todas las operaciones sin contar con una aprobación por parte del comité.

Se calcula que entre Valcke y Kattner se embolsaron unas bonificaciones de 14 millones de francos suizos (12,6 millones de euros) durante el Mundial de Brasil 2014 y 15,5 millones de francos suizos (14 millones de euros) en la candidatura de la Copa del Mundo de Rusia 2018. Es decir, que Valcke puedo llegar a acumular 17,5 millones de francos (15,8 millones de euros), mientras Kattner se pudo haber apropiado indebidamente de 9,8 millones de francos (8,8 millones de euros).

A este  problema de supervisión se le une un pésimo año 2015, en el que la fuga de patrocinadores y los costes legales derivados de los múltiples casos de corrupción llevaron al organismo a sufrir pérdidas por primera vez desde 2002. En concreto, se perdieron 122 millones de dólares  pese a que los ingresos se aumentaron un 7,6% respecto a 2011 (primer año del anterior ciclo) y alcanzaron los 1.152 millones de dólares.

ALTA EN EL NEWSLETTER
Blogs
Due diligence

En partidos complicados, muchas veces el defensa central es el que salva el partido con un remate en el último min [...]

TODOS LOS BLOGS
Perfiles

Fran Fragoso

Director general de Basic-Fit Spain

Antonio Chaves

Director general del Celta de Vigo

José María Cruz

Director general del Sevilla CF

Todos los perfiles